CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación Medio ambiente

Monocultivos y su impacto ambiental

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

El aumento de la población mundial ha servido como excusa perfecta para incrementar los niveles de producción en todos los ámbitos, incluso el agrícola. La necesidad de las industrias por satisfacer la creciente demanda les ha hecho buscar alternativas de producción a gran escala que les resulten rentables, evidentemente sin importarles qué o a quiénes afectan en el camino. Es el caso de los monocultivos, una práctica que les permite producir en grandes volúmenes a bajo costo pero que no es amigable con los ecosistemas. Te explicamos de qué se trata y cuáles son sus consecuencias en el medio ambiente.

qué son los monocultivos

¿Qué son los monocultivos?

Se trata de la industrialización del proceso productivo. De la siembra o cultivo masivo de plantaciones de una sola especie en grandes extensiones de tierra, donde se aplican patrones intensivos de cultivo, riego, fertilización y recolección basados en el empleo de técnicas y maquinarias desarrolladas con avanzada tecnología.

Esta práctica surgió para desplazar modelos agrícolas tradicionales, de autoabastecimiento. Su origen se remonta a finales de la época colonial, pero fue con la llegada de la Revolución Industrial cuando la mecanización se instaló en la agricultura y no quiso sino expandirse, algo que logró gracias a la aparición de los pesticidas y fertilizantes químicos, y por supuesto, de políticas ambientales doblegadas al poder económico mundial.

Esta es la forma más empleada en los últimos años en el mercado globalizado para la producción de algodón, eucalipto, pino o las tan polémicas palmas africanas, caña de azúcar, y soja.

¿Tienen alguna ventaja?

Por supuesto, desde el punto de vista mercantil. Para las empresas que se dedican a este tipo de plantaciones. A corto y mediano plazo.

  • Con los monocultivos se logra la producción de grandes cantidades de alimentos en poco tiempo. 
  • Requiere de una mano de obra reducida.
  • La producción en masa permite que los costos sean más bajos y, por tanto, también lo sea el precio en el mercado. Al menos eso nos hacen creer.

Esto solo significa que a mayor producción, mayores ventas, mayores ganancias.

Como ves, no hay nada realmente positivo qué decir.

¿Y qué hay de las desventajas de los monocultivos?

Son muchas más que las “ventajas”. Te lo aseguro. Fíjate:

Estas plantaciones necesitan de grandes extensiones de tierra, lo que significa la eliminación y sustitución de árboles y cultivos tradicionales. Hacerlo se traduce en:

  • Pérdida de hábitats y ecosistemas, de fauna y flora, en fin de la biodiversidad. El monocultivo afecta la existencia y desarrollo de especies vegetales y por consiguiente, la de microorganismos, insectos y otros tipos de especies que hacen vida en el suelo y protegen los cultivos.
  • Degradación y erosión del suelo. El cultivo y la cosecha constante debilitan el suelo, le cambian el pH y no le dan tiempo suficiente para que se regenere y recupere los nutrientes necesarios. A largo plazo, el terreno se vuelve infértil. Si quieres saber más sobre este punto, te recomendamos nuestro artículo “Desertificación del suelo. Causas y consecuencias”.
  • Alteraciones en el ciclo hidrológico. Donde hay monocultivos hay disminución y agotamiento de los recursos hídricos, pues para mantenerlos se necesitan grandes cantidades de agua. No en vano en Tailandia se le llama al eucalipto “el árbol egoísta”.
Impacto ambiental de los monocultivos
El uso de maquinarias y productos químicos contamina los suelos, las fuentes de agua y el aire
  • Mayor riesgo de propagación de plagas y enfermedades. Al tratarse de plantaciones de una sola especie que emplean constantemente los mismos productos químicos, es posible que se generen plagas muy resistentes a ellos y que sean difíciles de combatir.
  • Contaminación del aire debido al uso de productos químicos tóxicos, que recordemos contribuyen notablemente al calentamiento global y por supuesto, al cambio climático.
  • Disminución de variedades autóctonas. Al plantar nuevas especies, las locales comienzan a desaparecer.

Transformaciones que evidentemente terminan por degradar el paisaje.

Lo negativo alcanza lo social

Los monocultivos han sido un factor determinante en la generación de cambios sociales en la zona donde se implantan.

Aunque se promueven con la firme promesa de generar empleos, en realidad sucede lo contrario. Las plantaciones industriales llevan a los pobladores locales a perder sus fuentes de ingreso y sustento y les excluye de sus planes al precisar de poca mano de obra.  

Se usan como excusa para la expropiación de tierras cultivables que satisfacen (o satisfacían) las necesidades de supervivencia de comunidades locales; para forzar el desplazamiento, la expulsión, de campesinos e indígenas, que generalmente se dedican a la agricultura. Esto inevitablemente origina conflictos entre los actores empresariales y pobladores.

Pero el abandono del medio rural también lleva a la pérdida de conocimientos agrícolas tradicionales.

De modo que no hay manera de dejar a un lado lo que significa la concentración y privatización de los recursos y la distribución no equitativa de los beneficios generados por los cultivos.

Impacto social de los monocultivos
La agroindustria vulnera el derecho de las comunidades locales a una vida digna

Los monocultivos son la promesa de los países industrializados para el desarrollo económico global. Son la forma que los países menos desarrollados, los del Sur, han encontrado para aumentar las exportaciones destinadas a pagar una deuda externa que resulta social y ecológicamente insostenible. Colombia, Paraguay y Guatemala son tan solo algunas de las naciones en las que abundan los monocultivos a gran escala, que le dan prioridad a la producción de cacao, palma de aceite o caucho a medida que se ocupan territorios generalmente habitados por comunidades campesinas a las que además se les priva el acceso a la tierra y se les vulnera el derecho al agua y a una vida digna.

ejemplos de deuda ecologica
Deuda ecológica: ¿Quién le debe a quién?

Para conocerlo, haz click sobre la imagen

Los monocultivos, que tanto defiende el capitalismo salvaje que ahora se esconde bajo la etiqueta “verde”, pueden destruir la soberanía alimentaria, como si no les bastara con los daños ambientales incalculables y en algunos casos, irreversibles que han causado. Son pan para hoy hambre para mañana.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: