CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Naturaleza

Pérdidas en América Latina y El Caribe producto de fenómenos climáticos

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

Un informe divulgado en la primera semana de este 2020 por la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, reveló que desde el año 2000, unos 152 millones de latinoamericanos y caribeños han sido afectados por 1.205 desastres naturales, entre los que se cuentan terremotos, inundaciones, huracanes, sequías, incendios, entre otro tipo de fenómenos climáticos que se han cobrado la vida de muchas personas y que han dejado un agujero en las economías de los países afectados.

Fenómenos climáticos en Latinoamérica y El Caribe

América Latina y El Caribe a lo largo de los últimos 20 años han padecido los embates de inundaciones, sequías, terremotos, incendios, eventos volcánicos, temperaturas extremas, así como tormentas. Estas últimas, de acuerdo a lo dicho por la propia ONU, con el pasar de los tiempos se van volviendo más poderosas, produciendo un aumento en las precipitaciones, una mayor marejada debido al cambio climático y un efecto muy negativo en la economía del país afectado.

El paso de huracanes y tormentas

De acuerdo al informe de la oficina de la ONU, las tormentas se han convertido en un fenómeno meteorológico constante que azota a la región latinoamericana y caribeña, precisamente esa frecuencia así aún más difícil que los países puedan recuperarse con más éxito de los daños.

Un ejemplo de ello es Dominica, país caribeño que en 2017 aún no se había recuperado de los cuantiosos daños que había dejado la tormenta tropical Erika, cuando ya tenía que hacerle frente al huracán María, que dejó un saldo mortal de 64 personas y afectó a toda la población que hacía vida en la isla, dejando un alto impacto económico que superó los más 800 millones de dólares.

Si volvemos al 2015, es importante centrarse en un dato abrumador para algunos, y es que las tormentas débiles suelen ser igual de dañinas que las fuertes, así lo comprobó Dominica.

Cuando Erika llegó a ese país lo hizo con vientos sostenidos de apenas 80 kilómetros por hora, pero lo que le faltaba en intensidad le sobraba en lluvias, provocando inundaciones y deslizamientos. El resultado final: 20 muertos, el 40% de la población afectada y daños valorados en 483 millones de dólares, una cantidad que equivale al 90% del producto interno bruto de ese país.

En los últimos 20 años países como Cuba, Haití y México han sido afectados por 110 tormentas, que han provocado la muerte de 5.000 personas, dejando a 29 millones siniestradas y daños valorados en 39.000 millones de dólares.

La mayoría de esas muertes, el 85% específicamente, se produjeron en Haití, que tiene en su espalda el duro peso de ser el país más pobre y vulnerable de El Caribe.

El terrible peso de los terremotos

Si nos vamos al ámbito general, tenemos que el informe de la ONU revela que la región en los últimos 20 años ha registrado 75 terremotos, que han provocado la muerte de 226.000 personas y dejado siniestradas a una 339.000.

Afectando a 14 millones de personas en total, los movimientos telúricos en Latinoamérica y El Caribe han dejado perdidas contabilizadas en 54.000 millones de dólares.

De mayor a menor, los países más propensos a movimientos telúricos son Chile, Ecuador y Guatemala, seguidos muy de cerca por Costa Rica, Nicaragua y El Salvador.

Si bien América Central y América del Sur destacan por ser regiones más propensas a terremotos que la región caribeña, si algo no hay que dejar pasar por alto es que en los últimos 10 años el peor terremoto de la historia se produjo en un país caribeño.

Haití sintió en enero de 2010 toda la furia de la tierra, si bien el terremoto fue de magnitud 7,0, representó el 98% de las muertes y el 89% de heridos totales por terremotos en los últimos 20 años en todo El Caribe.

Terremotos y tormentas
Haití y Dominica sintieron de lleno la furia de la naturaleza

El peligro recurrente de las inundaciones

En los últimos 20 años se han registrado 548 fenómenos de este tipo, dejando pérdidas que alcanzan los 1.000 millones de dólares y afectando a unos 53 millones de personas.

Países como Brasil, se encuentran dentro de los principales con mayor población expuesta a este tipo de catástrofes, seguido de Colombia, Panamá, Costa Rica, Venezuela, Perú, Bolivia, Uruguay y Argentina, que también se han visto afectados.

La sequía estacionaria

Desde la ONU aseguran que el impacto de este fenómeno es difícil de medir, según datos disponibles publicados en el informe, la sequía se ha cobrado la vida de 45 personas, afectando a más de 53 millones de personas y provocando más de 13.000 millones de dólares en daños totales.

El fenómeno El Niño de 2015 y 2016 fue uno de los más fuertes del siglo pasado, originando interrupciones graves en los patrones climáticos que provocaron inundaciones y sequías durante varias fases.

Este evento redujo la producción agrícola hasta un 75%.

Sequía e inundaciones

El alto precio de las llamas

Los incendios forestales ocurren en toda la región, pero el más impactante fue el incendio en la Amazonía en Brasil y Bolivia el año pasado, donde se quemaron más de 5 millones de hectáreas, causando daños importantes a infraestructuras y comunidades indígenas.

Por qué se quema el Amazonas
Incendios en el Amazonas

Para conocerlo, haz click sobre la imagen

Al hacer un repaso por todos los daños que han causado los fenómenos climáticos en América Latina y El Caribe, imposible es pasar por alto el llamado a crear cultura sobre las previsiones que se deben tomar ante los fenómenos naturales, así como implantar una conciencia ciudadana, donde cada vez seamos más los que ayudemos a cuidar de nuestro planeta.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas:

A continuación