CARGANDO

Tipo de búsqueda

Animales Medio ambiente

Las tortugas bobas no viajan solas

Aunque no lo creas, hay especies que en su recorrido migratorio sirven como hábitat y refugio a otras. Es el caso de los quelonios. Las tortugas bobas no viajan solas. Su caparazón es un ecosistema flotante sobre el que pueden andar poblaciones diversas y muy abundantes de organismos diminutos.

Las tortugas bobas no viajan solas

Las tortugas bobas, también conocidas como tortugas caguamas o Caretta caretta, suelen nadar miles de kilómetros de las inmensidades oceánicas del Atlántico, el Pacífico, el Índico y el Mediterráneo. Recorren el mar abierto y aguas poco profundas en busca de alimento y zonas de anidación y reproducción. Pero, aunque son animales solitarios, esos viajes los emprenden con muchos acompañantes.

Diversas investigaciones han constatado que las tortugas marinas transportan gran diversidad de especies en su caparazón, cuello y aletas. Hace unos años, investigadores de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, identificaron hasta 16 tipos diferentes en tortugas lora (Lepidochelys olivacea) y tortugas verde (Chelonia mydas) que anidan en la playa Teopa del estado de Jalisco, en México. En ese entonces hablaron de crustáceos, moluscos, cangrejos, rémoras, sanguijuelas y algunas más. Pero un nuevo estudio habla de cuán diversos y abundantes pueden ser los polizones más pequeños.

Las tortugas bobas pueden transportar miles de organismos

El ecólogo marino de la Universidad del Estado de Florida, Jeroen Ingels, y su equipo examinaron a 24 tortugas bobas que llegaron a la isla St. George, en Florida, en junio de 2018. Escogieron el lugar porque es una de las zonas de mayor anidación en el golfo de México.

Las esperaron a su llegada y tomaron muestras de sus caparazones empleando espátulas y esponjas. Las llevaron al laboratorio y comenzaron a identificar lo que encontraron.

Observaron que estos quelonios además de transportar cangrejos y moluscos en sus caparazones también llevaban una media de 34.000 ejemplares de organismos cuyo tamaño es inferior a un milímetro.

Sin embargo, el trabajo, que fue publicado en la revista Diversity señala que una de las tortugas bobas examinadas llegó a transportar hasta 150.000 individuos de meiofauna marina.

Entre los animales microscópicos más abundantes, contaron los nematodos, pequeños gusanos que están presenten en casi todos los entornos terrestres. También hallaron larvas de crustáceos y camarones e hidroides, unos pequeños depredadores con aspecto similar a las medusas.

A razón de ello, Ingels afirma que “hay literalmente un mundo sobre ellas.”

A la tortuga boba también se le dice cabezona
A la tortuga boba también se le dice cabezona, pues su cabeza es más grande que la del resto de especies de tortugas marinas.

La vida encima del caparazón

No por ser un caparazón significa que las especies que comienzan a hacer vida allí no harán su mejor esfuerzo para sobrevivir. La competencia biológica también se manifiesta allí. Los polizones más grandes intentarán siempre devorar a los más pequeños. Los camarones y cangrejos tienden a mantener asechados a los animales más diminutos. Los nematodos van por las bacterias y los detritos y, en ocasiones, por otros nematodos.

La lucha por el alimento y por el espacio en el caparazón es una cuestión de supervivencia. Es la forma de mantenerse vivos en esa balsa que les ayuda a desplazarse por el mar.

Ahora bien, algunos de esos animales, sobre todo los de mayor tamaño, pueden no ser muy buenos pasajeros. Los percebes, por ejemplo, se adhieren tan fuerte a la concha que pueden causar daños en el caparazón de las tortugas bobas y aumentar la resistencia al nadar. Llevarlos a cuestas puede dificultarles su desplazamiento y por tanto, la huida ante sus depredadores. Mientras que otros epibiontes (organismos que viven sobre otro de mayor tamaño) pueden ser beneficiosos, o por lo menos, no afectan el ciclo vital de su gran anfitrión. Especies como el cangrejo Planes minitus, por ejemplo, tienen una excelente labor de desparasitación.

Su mayor atractivo es su escudo

El caparazón de las tortugas marinas es como una caja rígida inseparable del resto del cuerpo. Este exoesqueleto constituido por dos capas hace las veces de una armadura que la protege de amenazas y enemigos naturales, como tiburones, cangrejos y gaviotas. En la parte exterior tiene placas o escamas, y en la parte interna, toda una compleja estructura ósea muy sólida. Esto les permite resguardarse en el interior y además les sirve de sujeción a los músculos de sus patas.

En las Caretta caretta, esta concha es más larga que ancha. Es de color marrón y se mezcla con tonos rojizos y amarillentos. Pero, lamentablemente ese particular traje exterior, en ocasiones no es suficiente para librarse del ataque de sus depredadores ni del saqueo de sus nidos, la pesca incidental ni mucho menos de la cacería ilegal ansiosa de aprovechar su caparazón, sus huevos, su carne y su piel.

Su vulnerabilidad ante estos escenarios han llevado a la tortuga cabezona a ser considerada por la US Fish and Wildlife Service como especie en peligro de extinción desde el año 1970. Hasta el momento la situación no ha variado.

Según “Lista Roja de especies amenazadas” (IUCN -Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza-), en la que seis de las siete especies de tortugas marinas aparecen, la Caretta caretta está clasificada como “vulnerable”

Las tortugas bobas habitan en aguas templadas, tropicales y subtropicales de todo el mundo
Las tortugas bobas habitan en aguas templadas, tropicales y subtropicales de todo el mundo

Las tortugas bobas no viajan solas. Llevan en sus espaldas un universo vivo de microorganismos que aún no se sabe con certeza cómo se suben allí, pero que usan esos grandes caparazones para hacer largos viajes y alcanzar una distribución amplia, en hábitats separados en tiempos y espacio.

Estas cabezonas ayudan a los diminutos organismos a cruzar fronteras que por sí solos no podrían atravesar. Las llevan por nuevas rutas migratorias y les permiten conocer nuevos destinos. Definitivamente son unos ferris que trasladas una selecta variedad de viajeros.

Etiquetas: