CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Medio ambiente

¿Conoces al elefante africano?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

El elefante africano es un mamífero grande, pesado, de enormes orejas y una larguísima nariz. Vive en manadas bastante matriarcales, es muy inteligente y expresivo. Aunque no galopa ni puede saltar, sí que es capaz de caminar muy rápido y pararse sobre sus patas traseras. Si quieres saber más datos sobre él, este artículo es para ti.

elefante africano

Te presentamos al elefante africano:

Empecemos por mostrarte la ficha científica:

  • Reino: Animalia
  • Filo: Chordata
  • Clase: Mammalia
  • Orden: Proboscidea
  • Familia: Elephantidae
  • Género: Loxodonta
  • Especie: Loxodonta africana

Y ahora pasemos a las especificaciones:

El elefante africano es el mamífero de hábitos terrestres más grande que existe en el planeta.

Hay dos subespecies de este animal. Una, que vive en la sabana de África acostumbrada a las altas temperaturas, y otra que vive en la selva donde el clima por lo general es más frío y húmedo. Pero independientemente de la zona en la que habite, el elefante africano tiene características que le definen.

Suele ser tranquilo y pacífico siempre y cuando no se sienta amenazado o en peligro. El tamaño de su cerebro lo hace una criatura muy inteligente capaz de recordar durante largos años y con una precisión admirable las intrincadas sendas de su territorio. Su esperanza de vida ronda entre los 70 y los 90 años, claro está, si logra escapar de la mala intención del hombre.

Y para los ecosistemas resulta un gran aliado. Abre paso en las zonas boscosas, su pisada puede crear nuevos micro ecosistemas que sirvan de hogar a otros organismos y las semillas que pasan por su tracto digestivo sirven para germinar ciertos árboles en los bosques.

curiosidades del elefante africano

Características físicas del elefante africano

Varía dependiendo del género. El macho es más grande que la hembra. Tiende a medir poco más de 3 metros y pesar entre 5 y 6 toneladas, mientas que ella mide alrededor de 2 metros y pesa entre 4 y 5 toneladas.

Estas dimensiones pueden ser de gran beneficio para los ecosistemas, pues le ayudan a crear caminos que permiten el tránsito de otras especies. Pero esa virtud también puede considerarse destructiva, pues al abrir paso, acaba con la vegetación.

Su cuello prácticamente no se ve y en el punto más alto de su espalda se encuentran sus hombros que tienen una curvatura tan ligera que hace ver que el lomo es recto.

No tiene pelaje. El color varía entre gris y café, tonos muy parecidos al lodo o la tierra donde se revuelca. Es dura y es precisamente esta característica la que le ayuda a soportar las altas temperaturas del continente.

Pueden medir unos 1,5 metros de largo y sus bordes inferiores son un tanto triangulares. Gracias a ellas puede oír desde muy lejos a otros ejemplares de su especie.

Este animal no tiene glándulas sudoríparas, lo que significa que no suda, pero eso no impide que pueda sentir calor. Y seguro te preguntarás qué tiene que ver el sudor con sus orejas, ¿verdad? Pues las usa como abanico. Con ellas logran refrescarse un poco cuando el calor le abruma.

Características físicas del elefante africano

Está formada por la nariz y el labio superior de su boca. Es tan extensa que puede alcanzar más de dos metros de largo. Es tubular y posee al menos 40.000 músculos y tendones. Tiene dos proyecciones digitiformes, dos protuberancias o apéndices similares a los dedos, que le otorgan una gran fortaleza, flexibilidad y utilidad.

Con su trompa, bastante sensitiva por cierto, el elefante puede oler y palpar los alimentos, arrancar hierbas, agarrar pequeños objetos, absorber agua que luego llevará a su boca. También le sirve para emitir sonidos para saludar o dar señales de alarma, bañarse y pulverizarse la piel (cubrirse de polvo) para protegerse de los rayos ultravioletas y de las picaduras de insectos.

Estos dientes incisivos son muy grandes y sobresalen de su boca. Son de marfil y curvados hacia arriba. Una vez que se rompen, se dañan o se quitan, no vuelven a crecer.

Los usan para cavar agujeros y encontrar agua bajo la tierra, para remover la corteza de los árboles para conseguir alimento y para proteger su trompa. Pero también como herramienta de defensa. Los machos, en sus enfrentamientos con otros machos los emplean para impresionar a las hembras; y ellas para proteger a sus crías de los depredadores, en especial de los tigres y leones.

El elefante de África tiene un sistema dentario especial: 4 muelas acomodadas en pares en cada lado de la mandíbula que con el pasar de los años suelen desgastarse y que de forma natural se reemplazan. La primera muda de dientes ocurre a los 15 años, la segunda a los 30 y la tercera y última a los 40. El desgaste en este último periodo puede ocasionar la muerte del animal por inanición pues es probable que tenga grandes dificultades para comer.

Son cilíndricas. Las traseras tienen tres dedos y las delanteras 5.

Son muy grandes y esponjosas. Aunque con ellas no puede saltar ni galopar, su velocidad de marcha puede ir de 7 a 40 kilómetros por hora. Con ellas también puede nadar y escalar.

Es aplanada con un mechón de pelón al final de su extensión. Mide entre 1 y 1,3 metros de largo.

¿Sabías que el elefante africano usa sus orejas como abanico para refrescarse y que le encanta bañarse?

¿Cómo vive el elefante africano?

Habita en los bosques tropicales, sabanas, estepas y matorrales semidesérticos de África. Los ejemplares africanos se encuentran distribuidos desde la zona costera del Mar Mediterráneo hasta el Cabo de Buena Esperanza y el desierto del Sahara. Por lo general, prefieren las áreas más cercanas a las fuentes de agua, como lagos, ríos o grandes estanques.

No hay una época de año en particular en la que la hembra entre en celo. Puede pasar en cualquier momento, pero ella se apareará con el macho que resulte victorioso al competir por su posesión.

El embarazo es bastante largo, mucho más que el de cualquier otro mamífero. Son casi dos años de gestación, y cada elefanta tiene solo una cría cada dos o cuatro años. La cría puede medir casi un metro de altura y pesar unos 100 kilos.

Las hembras son las más sociales. Vive en manadas integradas por los elefantes jóvenes y otras madres, abuelas y tías de las crías. La que dirige la manada es la hembra más vieja, la matriarca.

Los machos abandonan la manada al alcanzar la madurez sexual que llega entre los 12 y 14 años aproximadamente. Y desde ese momento, a diferencia de las hembras, suelen andar solos. En algunos casos, puede que anden en pareja o en pequeños grupos, pero lo hacen como mecanismo de defensa contra sus depredadores.

En todo caso, sus desplazamientos en búsqueda de alimentos y fuentes permanentes de agua durante el comienzo de la temporada de lluvias los hace en masa, en grupos.

Esta forma de vida llega a crear tal conexión entre los elefantes que se brindan apoyo cada vez que hay un nuevo nacimiento o cuando fallece algún miembro del grupo. Todos se reúnen y demuestran su cariño y respeto con el movimiento o contacto de sus trompas.

Los elefantes bebés se alimentan de la leche de su madre hasta los 3 o 4 años, sin embargo, después de los 6 meses de nacido ya puede asumir su alimentación herbívora. El elefante africano come 100 y 300 kilos diarios de hierbas, flores, tallos, hojas, frutos, cortezas, pero no toda esta cantidad es digerida, se estima que solo el 40% lo es.

Para consumir sus alimentos derriba árboles y arranca hojas y ramas comestibles, lo que algunas veces puede generar desequilibrios en el hábitat.

También es un gran consumidor de agua. Bebe alrededor de 190 litros diarios.

¿Se parece al elefante asiático?

Un poco.

  • El elefante africano es más grande. El de Asia mide alrededor de 2 metros de altura y pesa unas 5 toneladas
  • Sus orejas son un tanto triangulares y caen sobre sus hombros, mientras que las del asiático son más pequeñas y rectas en la parte inferior.
  • Tiene dos protuberancias en su trompa, el asiático solo tiene una.
  • Tanto las hembras como los machos africanos tienen grandes colmillos. En Asia, solo los elefantes machos los poseen.
  • Su lomo, como te contamos anteriormente, es recto, el del asiático tiene forma de arco y su punto más alto es el centro de la espalda.
  • A diferencia de sus parientes de Asia, no se domestican con facilidad.

Situación actual del elefante africano

Pese a su corpulencia y su fuerza, no está exento de tener enemigos.

Sus poblaciones están en riesgo de desaparecer debido a las altas tasas de deforestación de las selvas tropicales centroafricanas y la caza furtiva que persigue sin descanso el marfil de sus colmillos y su carne. Ambas situaciones han llevado al elefante africano a estar en la lista de los animales en peligro de extinción. Está clasificado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como una especie “vulnerable”, categoría alcanzada con base en los hechos.

principales amenazas del elefante africano

Para el año 1900 existían entre 5 y 10 millones de elefantes, 79 años después solo quedaban 1,3 millones. Ese año y el siguiente fueron asesinados unos 600.000 y según estudios recientes, en los últimos 40 años, su población ha disminuido en un 70%. El World Wide Fund for Nature (WWF), ha advertido que en la actualidad quedan alrededor de 415.000 elefantes africanos  y que de no tomarse las acciones de protección necesarias y a tiempo,  le quedan dos décadas para desaparecer del planeta Tierra.

¿Podemos ayudarlo?

Desde luego que sí. Rechazando todo negocio que implique la caza del animal para su comercialización y apoyando las iniciativas de verdadero ecoturismo y de cuidado de su hábitat.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: