CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación acústica

La contaminación acústica también nos afecta

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

Un enemigo latente pone en peligro la salud de los seres humanos en el mundo, este no se inhala, no se come, ni se contagia como la gripe, se mete en el organismo de las personas a través del oído, pero pone en riesgo todo su sistema. Si bien son muchos los que han escuchado hablar de la contaminación acústica, son pocos los que se han tomado en serio este tema, porque a diferencia de la contaminación ambiental no deja huellas tan evidentes.

contaminación sonora
El exceso de sonido daña la salud

¿Qué es la contaminación acústica?

Son varias las terminaciones que pueden dárseles; contaminación acústica, contaminación sonora o contaminación auditiva, diferentes tipos de denominaciones pero un mismo significado: presencia de ruidos molestos y ensordecedores que ponen en riesgo la calidad de vida tanto de las personas como de los animales.

A pesar de que el sonido no se acumula, ni perdura en el tiempo como sí lo hacen otros tipos de contaminación, existen algunos sonidos que por su nivel están catalogados como contaminantes sonoros, puesto que causan secuelas a los seres que se exponen a estos tipos de ruidos.

El oído de las personas está diseñado para tolerar niveles limitados de ruido, lo mismo pasa con los oídos de los animales. Y sin bien, la dinámica actual expone a los seres vivos a altos decibelios de ruido, hay que ir poniendo límites.

El cuerpo acoge al ruido extremo como una agresión y cuando el oído de los seres vivos es expuesto a niveles considerables de ruido se producen daños permanentes, no solo a nivel físico, sino también, emocional y/o psicológico.

En octubre de 2018, la Organización Mundial de la Salud, luego de un intenso estudio, recomendó reducir los niveles a menos de 53 decibelios por el día y 45 por la noche para el tráfico rodado, pese a las recomendaciones, en Europa se da otra realidad.

Estudios revelan que actualmente, el 40 por ciento de los que hacen vida en el viejo continente se exponen a niveles de ruido diurnos por el tráfico que superan los 55 decibelios, mientras el 20 por ciento se exponen a más de 65 decibelios, cuando se habla de la noche, se tienen que más del 30 por ciento de la población está expuesta a niveles superiores de 55 decibelios, por lo que no es de extrañar que hayan 13 millones de personas sufriendo de alteraciones del sueño.

contaminación sónica

Causas de la contaminación acústica

Como cada vez que se toca el tema de la contaminación, específicamente cuando se habla de las causas, imposible es no mencionar la presencia del hombre, en el caso de la contaminación sonora, no sucede de otra manera.

Las principales causas de la contaminación acústica se relacionan directamente con las actividades humanas, ya sea el transporte, las edificaciones, obras públicas, industrias entre muchas otras.

Cuando se habla de núcleos urbanos, las fuentes de contaminación sónica pueden englobarse en 4 categorías:

Gráfico contaminación acústica

Consecuencias de la contaminación acústica

De acuerdo a la Agencia Europea del Medio Ambiente, el ruido provoca cada año 16.600 muertes prematuras en toda Europa, así como 72.000 hospitalizaciones, siendo el tráfico, el primer verdugo, que además es responsable según la Organización Mundial de la Salud, de 10.000 muertes prematuras al año en España, producto de la emisión de gases que envenenan el aire.

Aunque pocos lo crean, la contaminación sónica va mucho más allá que un daño al oído, científicos revelan que el ruido excesivo tiene relación clara y directa con diferentes tipos de enfermedades, entre las que destacan; las enfermedades cardiovasculares, la hipertensión, los trastornos del sueño, el bajo rendimiento, el deterioro cognitivo, la sordera, incluso, algunos problemas de embarazo, la obesidad o la diabetes, hasta la reducción en la potencia sexual, están estrechamente relaciones con el excesivo ruido.

Daños más frecuentes, producto de la contaminación acústica

¡Bajémosle volumen a la contaminación!

Soluciones a la contaminación acústica

Son muchas las cosas que se pueden hacer, para que la contaminación acústica no siga causando tantas enfermedades, trastornos y que no se siga cobrando la vida de tanta gente, pero para que el éxito sea alcanzado falta algo esencial: conciencia.

Y es que hay que tener en cuenta que desde hace muchísimos años, los Gobiernos han puesto en práctica normativas y códigos legales que protegen a las personas del ruido excesivo, si se habla de medidas corporativas, se obtiene que empresas brindan equipos de protección auditiva a sus empleados, además de emplear materiales aislantes a fin de evitar que las ondas sonoras se esparzan.

Cuando se habla de prácticas individuales, cada vez son más las personas que usan tapones para los oídos, pero la contaminación sonora sigue por ahí, latente, diría mucha gente, a la pata de la oreja.

Acabar con la contaminación acústica no es tarea fácil, pero cada uno puede sumar de apoco esfuerzos que contribuyan a que todos los seres que habitan en la tierra tengan una mejor calidad de vida, el trabajo es de hormiguitas y debe realizarse a diario. Aquí algunas recomendaciones:

Artículos Relacionados

Etiquetas: