CARGANDO

Tipo de búsqueda

Comercio justo Desarrollo sostenible

¿Cómo funcionan las empresas tipo b o empresas con triple impacto?

Año tras año saltan cifras espeluznantes sobre la desaparición de animales y especies producto del cambio climático que avanza a pasos agigantados, la caza furtiva y por supuesto, la destrucción de hábitats por la acción del hombre. El 2020 no fue la excepción. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza reportó unas 5.200 especies en peligro de extinción, lo que supone alteraciones significativas en ecosistemas que cumplen funciones vitales para el desarrollo de la vida en el plantea. Adicionalmente, la desigualdad social, la pobreza y el hambre siguen sin erradicarse. Aquí, todos (individual y colectivamente) tenemos gran responsabilidad, así que desde nuestra trinchera tenemos que aportar. Las empresas tipo b han decidido sumarse al cambio que el mundo necesita. Si quieres saber cómo lo están haciendo, continúa leyendo.

cómo funcionan las empresas tipo b

La desigualdad distribución de la riqueza y el cambio climático nos plantean grandes y complejos desafíos que nos interpelan como sujetos y como sociedad. La respuesta que se ha tratado de dar hasta ahora no ha sido la más eficaz. Organizaciones civiles, organismos internacionales e incluso, el propio mercado saben que es así y los prosumidores, en los últimos años, vienen demandando de forma imperiosa un cambio.

A razón de ello, ha surgido un nuevo modelo de negocios: las empresas tipo b (Benefit Corporation o B Corps), que buscan ser agentes de cambio combinando rentabilidad y sustentabilidad.

Estas empresas con triple impacto, como también se les conoce, fueron creadas en 2007 en Estados Unidos por Jay Coen, Bart Houlahan y Andrew Kassoy y en la actualidad se han expandido por todo el mundo. Su objetivo es dar soluciones a problemas sociales y ambientales con cada producto o proyecto que llevan adelante. Lo que quiere decir que no son solo simples actores generadores de ganancias económicas, sino que sus políticas están diseñadas para reportar beneficios positivos y cuantificables para todo el mundo.

Persiguen la sustentabilidad de los recursos de la sociedad y del planeta a largo plazo, por lo que sus estrategias y decisiones corporativas incorporan intereses y compromisos (legales y conscientes) compartidos, con los empleados, proveedores, clientes y el medioambiente al que pertenecen todos.

¿Qué es el triple impacto?

La visión de las empresas tipo b sobrepasa la lógica cruel de mercantilismo puro y siniestro y va ligada a la responsabilidad corporativa. El modelo de gestión de este nuevo concepto empresarial se basa en la sinergia de tres componentes: el valor económico, la mirada social y el impacto ambiental.

Las empresas tipo b son agentes de cambio

1. Económico

Por razones obvias, como toda empresa, los emprendimientos o negocios de triple impacto, pretenden obtener beneficios económicos para los socios, accionistas e inversionistas y así poder mantenerse a flote en el mercado. La diferencia aquí es que no están dispuestos a generarlo a cualquier costo. Sí, buscan ganar dinero pero no sacrificando el bienestar humano, ni poniendo en riesgo los recursos naturales que se utilizan como materia prima.

2. Social

Las políticas salariales, los beneficios para los empleados y sus familiares, el clima laboral, el pago de impuestos, la inclusión de las minorías, la construcción de clima de trabajo armonioso y las donaciones son tan solo algunos de los objetivos que debe contemplar una empresa de tipo b para incrementar su valor social.

3. Medioambiental

Las empresas de triple impacto tienen en cuenta el capital natural. Estudian el impacto ambiental que la actividad económica puede tener, directa e indirectamente, sobre determinados recursos y buscan la manera de reducirlo o evitarlo. ¿Cómo? Apoyándose en el consumo ético y la economía circular en todos los eslabones de la cadena de valor, para así procurar que la materia prima necesaria para la producción provenga de fuentes naturales renovables y que se reutilice y recicle al máximo los desperdicios.

Acá, la transparencia es fundamental. Las empresas de de tipo b tienen el compromiso de presentar informes periódicos de sus procesos productivos para avalar el cumplimiento de sus objetivos sostenibles.

Las empresas tipo b tienen vocación sostenible

Para las empresas de triple impacto, el éxito no está centrado en los rendimientos financieros. Estos son considerados como meras herramientas para lograr un propósito social y ambiental: solucionar problemas que preocupan y afectan a la humanidad, especialmente los relacionados con la desigualdad social y los desafíos medioambientales.

Entonces, su misión, además de generar utilidades razonables, es:

  • Recuperar y revalorizar los ecosistemas degradados y el tejido social.
  • Promocionar la transparencia en la rendición de cuentas y de desempeño, tanto en el sector público como en el privado.
  • Gestionar adecuadamente los recursos y residuos.
  • Usar y promover el consumo de tecnologías limpias y renovables.
  • Proteger la biodiversidad.
  • Reducir las emisiones de gases contaminantes.

Por tanto, las empresas tipo b o ‘B Corp’ se presentan como una nueva forma de hacer negocios, una menos egoísta y avariciosa, que ofrece garantías económicas, sociales y ambientales sustentables y sostenibles para las futuras generaciones.

hay más de 2.500 empresas con certificación b

Ya hay muchos negocios en el mundo que han obtenido la certificación B, expedida por la Organización B-Lab, que los acredita formalmente como empresas ajustadas a los criterios del índice de triple impacto. Algunas nacieron bajo esta nueva dinámica empresarial. Otras, han hecho su proceso de reconversión en el camino. Pero, todas estas empresas, hoy con estándares sustentables, han entendido que sumarse a la ola del triple impacto no solo es una exigencia de la realidad ambiental sino de la creciente demanda de consumidores que llaman a reformular las reglas del mercado y el concepto del desarrollo.

Los grandes cambios económicos, medioambientales y sociales que hoy en día experimentamos nos han llevado a romper con el modelo tradicional de la economía lineal y avanzar hacia una cultura empresarial a favor de la sostenibilidad. Enhorabuena, pues la sociedad necesita de un nuevo modelo de desarrollo basado en la igualdad, la inclusión social y la sostenibilidad ambiental; y el planeta, de personas, productos y servicios más amigables, respetuosos y justos.

Cuéntanos, ¿Cuántas empresas tipo b hay en tu país, región, o comunidad?

Etiquetas: