CARGANDO

Tipo de búsqueda

Derechos humanos

Siria y Yemen sufren: acceso al agua es un lujo en medio de la guerra

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

En pleno siglo XXI, se siguen dando situacions que muchos creen no deberían ni pensarse en la actualidad. Los derechos básicos como el acceso al agua representa en algunos lugares un lujo que no muchos pueden darse. Si bien en el mundo hay suficiente agua potable para abastecer a toda la población mundial, en la actualidad existen unos 1.200 millones de personas que acceden a este recurso hídrico de manera limitada. Una restricción que se agudiza en tiempos de conflictos armados, donde el agua es utilizada como arma de guerra o queda confinada a unos pocos, en medio de la devastación.

acceso al agua en Siria y Yemen
El agua es un recurso vital que debería estar garantizado para todos, pero eso no es así

El agua en Siria es utilizada como arma de guerra

De acuerdo a Unicef, cientos de miles de personas al noreste de Siria, país que se mantiene en guerra desde hace casi una década, podrían correr el riesgo de contraer COVID-19 de forma acelerada porque están padeciendo una profunda escasez de agua.

La estación de abastecimiento de agua de Aluk, ubicada en Ras al Aín, una ciudad fronteriza con Turquía y que de momento está siendo controlada por el gobierno de este último país; es decir, de Ankara, ya no está bombeando agua para las zonas controladas por las fuerzas kurdas sirias, por ser estas últimas enemigas de los turcos.

Esta información ha sido confirmada por el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, OSDH por sus siglas.

La estación de Aluk proveía de agua a unas 460.000 personas, incluyendo a los habitantes de la ciudad de Hasaké y del campo de desplazados de Al Hol, donde viven miles de familiares de combatientes del grupo yihadista autodenominado Estado Islámico.

Si bien a pesar de vivirse una guerra, las instalaciones relacionadas con los recursos de agua no deben utilizarse para obtener réditos militares o políticos, esto está ocurriendo en la asediada Siria.

Las autoridades kurdas advierten que las regiones bajo su control no están suficientemente equipadas para hacer frente a una eventual propagación de la pandemia por COVID-19.

Datos claves de la cruenta guerra en Siria

  • Destrucción de gran parte de las infraestructuras del país.
  • Más de 380.000 muertos.
  • Millones de desplazados.
  • Menos del 66% de los hospitales del país están operativos.
  • El 70% del personal médico ha huido del país.
agua en Siria
En Siria el agua es utilizada como un arma de guerra

Yemen, un país donde lavarse las manos es un lujo

Yemen es el país más pobre de la Península arábiga, desde hace media década está sumido en una cruenta guerra interna.

De acuerdo a la ONU, Yemen enfrenta en la actualidad la peor crisis humanitaria que se registre en el mundo y se debe a la intervención armada que hiciera en 2015, Arabia Saudita y sus aliados.

Este país padece actualmente una escasez de agua, a diario niños, jóvenes, adultos y ancianos deben recorrer largos trayectos en busca de un poco de líquido que les permita cubrir sus necesidades básicas.

Pero existe otra realidad latente, el agua que se consigue es generalmente insalubre.

Una realidad que contrasta con lo que se vive hoy en día en el mundo, donde gobiernos, medios de comunicación y diversos sectores invitan a la sociedad a lavarse con frecuencia las manos para frenar los contagios por COVID-19.

Pero ¿cómo cumplir con esta recomendación?

Este tipo de realidades hacen cada vez más apremiante la necesidad de democratizar el acceso a este vital líquido, el acceso al agua no debería verse como un negocio, sino como lo que es: un derecho.

Si bien el país afortunadamente no registra de momento ningún caso de infección por COVID-19, la Organización Mundial de la Salud, OMS por sus siglas, se preocupa por lo que pudiera ocurrir de llegar la enfermedad a un país donde el acceso al agua es escaso.

Los devastadores datos de la guerra en Yemen

  • Decenas de miles de muertos, principalmente civiles.
  • Más de tres millones de yemeníes desplazados viviendo en campamentos.
  • 24 millones de personas urgidas de ayuda humanitaria.
  • 18 millones de yemeníes, entre los que se contabilizan 9,2 millones de niños que no tienen acceso directo al agua potable, al saneamiento y tampoco a la higiene.
  • Tan solo 15% de la población tiene acceso al agua.

Estás dramáticas cifras se traducen en vivencias aterradoras, de las cuales ya hay experiencias pasadas.

Recordemos que en 2017, Yemen sufrió la peor epidemia de cólera y diarrea que se ha vivido en los últimos años, cobrando la vida de 2.000 personas.

Un país con una hambruna galopante que constantemente debe enfrentar epidemias de cólera y dengue, precisamente por la falta de acceso al agua.

Una situación que se agrava producto de un casi nulo sistema de salud.

agua en Yemen
En Yemen en medio de una crisis humanitaria, lavarse las manos es un verdadero lujo

En tiempos de guerra las personas son despojadas de su derecho básico, como lo es al acceso al agua, con el objetivo de quebrarles su soberanía. De ahí la importancia que los organismos internacionales hagan cumplir las normas y la función final para la que han sido creados.  

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: