CARGANDO

Tipo de búsqueda

Desarrollo sostenible

Los huertos urbanos reverdecen París

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

La capital de Francia, París, destaca como una de las ciudades más pobladas de Europa. Es aquí donde los huertos urbanos está tomando las azoteas, para posicionarse hoy por hoy como el último grito de la moda. En 2014, cuando Anne Hidalgo fue electa alcaldesa de París, la política de origen español se trazó como misión convertir a París en una ciudad más verde y hoy esa apuesta parece estar siendo un hecho. La agricultura urbana se hace cada vez más protagonista en la ciudad del amor.

Huertos urbanos en París

El huerto urbano más grande del mundo

A finales de abril de este año, emergerá del concreto parisino la granja urbana más grande del mundo, instalada en el techo de una importante sala en el Centro de Exposiciones de París.

Inicialmente, el huerto urbano tendrá 4.500 metros cuadrados cultivados para una producción específica de 300 kilos de frutas y verduras por día.

Esta obra maestra que tiene un costo de inversión de 700.000 euros, cuando sea finalizada, que se estima sea para 2022, tendrá 14.000 metros de cultivos (equivalente a dos campos de fútbol), produciendo al menos una tonelada de frutas y verduras por día.

Una vez abra sus puertas este huerto, todos los que hacen vida en París, podrán darse no solo un paseo por esta granja aérea, allí podrán comprar la cosecha, incluso probar estos alimentos en el restaurante que está ubicado en la azotea del centro de arte y que tiene una capacidad para 300 personas.

La idea es hacer de la agricultura urbana un modo de vida, por lo que a esta granja podrán hacerse visitas educativas. Se parte del desarrollo de diversos eventos y no solo eso, habrá áreas que podrán se incluso alquiladas por los ciudadanos donde ellos puedan tener sus propios cultivos.

20 jardineros estarán a cargo de cuidar los 30 tipos de plantas entre frutas y verduras, los cuales utilizarán métodos orgánicos, sin pesticidas ni químicos.

Agripolis, empresa que se especializa en granjas ubicadas en centros comerciales, estará a cargo del cultivo, implementando técnicas innovadoras que ellos manejan muy bien.

Por ejemplo, en cultivos en aeroponía, se instalan tubos verticales que son perforados para introducir en ellos las raíces de hierbas aromáticas, ensaladas, fresas, rábanos, para luego ser bañados con vapor y nutrientes, de los cuales la mitad son naturales y la mitad sintéticos.

Para otros cultivos, en hidroponía, los pimientos, las berenjenas, los tomates o la calabaza crecerán en un recipiente sobre un sustrato de residuos de coco triturados, regados con el mismo líquido nutritivo.

Huerto urbano en azotea de París

El objetivo no es solo producir verduras en la ciudad, sino conectar a los habitantes con su urbe y con lo que consumen, si bien no puede alimentar por completo a todos los que habitan en la ciudad, la idea es contribuir con ello.

El fundador de Agripolis, ha destacado una y otra vez que su visión es cubrir los tejados planos o todas aquellas superficies que se encuentren abandonadas en zonas de cultivo; en definitiva, poner a producir el terreno ocioso.

La agricultura urbana, una tendencia que se vuelve ley

Si bien a lo largo de los últimos años la agricultura urbana se ha convertido en toda una tendencia a lo largo y ancho de Francia, pero siendo París su epicentro, esto podría venir arraigado desde el año 2015, cuando en ese país se instaló la economía circular, con la que se busca poner freno a la destrucción de una de las capitales más emblemáticas del mundo.

En esa apuesta por la economía circular, en París se puso el foco en la agricultura urbana por todos los beneficios que trae ella consigo, por lo que el 30 de junio de ese mismo 2015, fue aprobada una ley en la cual se daba luz verde a que cualquier ciudadano pudiese reverdecer su entorno más inmediato, la idea era llenar la ciudad de huertos urbanos o en su defecto conseguir que para 2020 una cuarta parte de la superficie parisina estuviese cubierta por áreas verdes.

Para poner en marcha sus proyectos, los ciudadanos solo tenían que acudir a cualquier municipio para hacerse con un permiso para la creación de un huerto, y donde cada persona se comprometía a mantener su granja en óptimas condiciones.

Una cuestión importante a destacar aquí es que en estos huertos se prohíbe el uso de pesticidas tóxicos, y es que la idea es reducir la contaminación tan presente en las grandes ciudades. A esto se se suma la imagen, siendo los cultivadores los que mejoren la estética del lugar.

Francia reverdece

La idea ha dado buenos resultados y de acuerdo a datos oficiales son más de mil las licencias que se han otorgado a los habitantes de París, y así la ciudad de las luces va agarrando tonalidad verde, gracias a los huertos urbanos que llegó para quedarse.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: