CARGANDO

Tipo de búsqueda

Medio ambiente Salud

Prohibido el tráfico y consumo de animales salvajes en China

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

La medida del Parlamento chino prohíbe totalmente y de forma inmediata el tráfico y consumo de animales salvajes en China, por su posible relación con el Coronavirus.

coronavirus origen animal

Atendiendo al llamado que hacía unos meses atrás el presidente de China, Xi Jinping, el Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional (APN) aprobó la propuesta de prohibir “completamente” el comercio (electrónico o en establecimientos) y consumo de animales salvajes, vivos o muertos.

La prohibición recae sobre aquellas especies que se encuentren bajo protección estatal o sean criadas en cautiverio para su posterior consumo.

De esta manera, tanto la alimentación, como la caza y el tráfico ilegal de animales que tienen “importante valor social, científico y ecológico” serán castigados con sanciones y multas severas.

Por su parte, el uso de animales salvajes en China para casos concretos de investigación, queda sujeto a la aprobación de las autoridades pertinentes. En caso de proceder, será sometido a estrictos controles de inspección.

La medida responde a la necesidad de abolir la mala costumbre de consumir animales salvajes y proteger de forma eficaz la salud y la vida de la población toda vez que se presume que la causa del Coronavirus está estrechamente relacionada con esta actividad.

Por lo pronto, la orden es “hasta que desaparezca la situación de epidemia en todo el país”. Sin embargo, el llamado de organizaciones es a que sea permanente y se ponga freno, de una vez por todas, al consumo de animales exóticos y salvajes, no solo en el país sino fuera de sus fronteras.

El motivo de la prohibición

El Coronavirus, o Covid-19, se ha ido expandiendo con gran facilidad por el mundo entero. Empezó en China, en la localidad de Wuhan, y a día de hoy tiene a más de 30 países contra las cuerdas. Alrededor de 77.000 mil personas han contraído este virus que a la fecha ya se ha cobrado unas 3.000 vidas humanas.

coronavirus muertes
El Covid-19 podría haberse propagado de murciélagos a humanos a través del pangolín

Los estudios científicos han determinado que una especie animal ha sido la responsable de la transmisión del virus a los seres humanos. Hasta el momento son dos los señalados: el murciélago y el pangolín. Ambos engrosan la lista de los animales exóticos ofrecidos en el que ya muchos consideran el epicentro real de la epidemia, el mercado de Wuhan. En sus pasillos es fácil encontrarlos. También hay erizos, ratas, murciélagos, salamandras y demás animales exóticos. Todos son exhibidos, vendidos y servidos como suculentas y jugosas degustaciones.

El pangolín, uno de los posibles transmisores del Coronavirus, es el animal más traficado del mundo, principalmente por sus escamas y carne. Cada año se venden alrededor de 160.000 ejemplares, lo que le sitúa en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la IUCN.

China no aprendió la lección

El gigante asiático se ha caracterizado, por años, por el consumo incesante de especies silvestres, algo que no solo acrecienta el riesgo de extinción de los ejemplares, sino que puede poner en riesgo la salud de las personas que los ingieren.

Por lo general, quienes venden estos animales no cuentan con los permisos para ello, ni las licencias de domesticación y crianza, y además, practican y/o promueven la caza ilegal. Sacrifican y comercian civetas, zorros, puercoespines, escorpiones, camellos, tigres y tantas otras especies cuyas pieles, huesos, escamas o cuernos dejen en sus cuentas apetitosas sumas de dinero.

Mientras tanto, miles de personas, entre locales y turistas, visitan los mercados chinos en busca de ellos. Algunos, para poner a prueba su paladar comiendo algún animal atractivo, distinto y osado. Otros, para emplearlos en la llamada medicina tradicional por sus “propiedades curativas”. Pero todos obviando un grandísimo (y gravísimo) detalle: la procedencia de los animales y las condiciones de higiene en las que son criados, transportados y preparados.

Panga-bajo-lupa-medioambiental
¿Qué pasa con el panga?

Para conocerlo, haz click sobre la imagen

Y son justamente esas cosas las que pueden incidir directamente en la salud de las personas que los consumen. No solo pueden causar intoxicaciones o problemas gastrointestinales, sus consecuencias pueden ser letales.

Ya China lo vivió en el 2003 cuando el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), un coronavirus similar el Covid-19, fue transmitido probablemente del murciélago a la civeta, que actuó como intermediaria y finalmente lo pasó a un humano. El lugar donde ocurrió esto fue en un mercado en Cantón. Allí, según dicen, se come “todo lo que corre sobre la tierra, nada por el mar o vuela por el cielo”. En ese momento, al igual que ahora, se prohibió el comercio y consumo de animales silvestres, y también fue una medida temporal.

Han pasado 17 años de aquel brote en el que fueron contagiadas unas 8.000 personas y murieron alrededor de 800, y desde entonces nada verdaderamente sustancial se ha hecho.

La norma parece insuficiente para luchar contra un comercio ilícito que factura millones de dólares cada año. La gripe porcina, H1N1, la gripe aviar H5N1 y H7N9 y el ébola son otros claros ejemplos de enfermedades infecciosas que provienen de animales. Y esto es un claro llamado de atención a evaluar la forma en la que nos relacionamos con ellos, en cómo nos ponemos en contacto con todo aquello que nos rodea. De no hacerlo, todo indica que seguirán en aumento las posibilidades de que la humanidad contraiga nuevos y más letales virus.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: