CARGANDO

Tipo de búsqueda

Medio ambiente

El huanglongbing está acabando con los cítricos

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Quizás son muy pocos los que han oído hablar del psílido cítrico asiático y otros menos del huanglongbing, pero sin dudas, muchos se habrán visto afectados por estos dos. El último es el término que recibe una enfermedad que mata los cítricos, el primero el insecto que la causa.

huanglongbing

¿En qué consiste el huanglongbing?

El huanglongbing es una enfermedad que consiste en el enverdecimiento de los cítricos, que hace que la fruta tenga un sabor amargo y se caiga de los árboles demasiado pronto. Se debe a una bacteria causada por un insecto, que es mortal y reduce la producción anual en los sembradíos si no se ponen en marcha acciones para frenar su devastación.

La enfermedad del enverdecimiento de los cítricos se convierte en un verdadero problema para los productores de este tipo de frutas, pues su sustento se ve dinamitado.

Incluso los pequeños productores se han visto obligados a abandonar sus árboles, porque si bien los precios del zumo y la fruta se disparan ante la escasez de insumos, estos no compensan el déficit de producción, afirman muchos.

La industria de los cítricos es un sector que no solo genera grandes dividendos, sino que además emplea a miles de personas, pero se requiere de la fruta para mantener firme esta actividad.

Algunos países, de la talla de Estados Unidos han invertido millones de dólares en investigaciones sobre formas de combatir la enfermedad del enverdecimiento de los cítricos, pero es difícil hallar la solución a esto.

La afectación no es solo en la producción, la confianza de los consumidores se ve también alterada, cómo explicarles a ellos que el zumo será 100% agradable al tacto y de buena calidad, una vez se ha conocido la propagación de la enfermedad.

cítricos enfermos

Centroamérica vive una situación amarga

Centroamérica es una región que año tras año obtiene cerca de 866 millones de dólares a través de la producción de cítricos. Una amplía fuente de ingresos que se ve afectada en la actualidad, pues el huanglongbing parece haber llegado a esa región para quedarse.

Según expertos del Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria, Centroamérica deberá aprender a convivir con este mal.

En total, Centroamérica destina a la citricultura unas 703.900 hectáreas que a su vez se encuentran en manos de unos 129.000 productores, donde se generan además 335.000 plazas de trabajo.

Gracias a la producción que se da en esta zona, se puede cumplir con la demanda local, pero además se puede cubrir con la demanda que proviene desde Estados Unidos, Europa, e incluso África.

Países que más desperdician comida
Alimentos que se desperdician

Para conocerlo, haz click sobre la imagen

A mediados de febrero pasado, El Salvador declaró emergencia fitosanitaria ante la presencia del mal.

La bacteria ha traído consigo un efecto dominó y ahora toda Centroamérica enfrenta la amenaza de esta enfermedad que tiene por efecto secar los árboles.

Expertos señalan que no pueden erradicar totalmente la enfermedad de esta región.

La enfermedad que mata los cítricos solo puede transmitirse mediante dos formas:

  • A través de un insecto vector o,
  • Por injerto de yemas infectadas.

Los síntomas de la infección comienzan a hacerse visibles en las plantas entre 6 y 12 meses después de ser contagiadas. La enfermedad es identificable porque las hojas y frutos se llenan de manchas.

La planta, cuyo rendimiento se ve afectado, muere en un lapso de dos a seis años.

Según los expertos, la propagación de la enfermedad tiene que ver con el cambio climático y los daños que produce son los siguientes:

  • Disminuye el nivel de azúcar de frutos.
  • Aumenta el nivel de acidez de las frutas.
  • Las frutas disminuyen su tamaño.
  • Se ve alterado el color y la forma de la fruta.
  • Reducción del contenido de zumo.
  • Impacto negativo en la calidad de la producción.

El huanglongbing no es cosa nueva, la enfermedad también conocida como dragón amarillo, es originaria de Asia, y los primeros países en ser infectados por esta peste fueron Belice y Honduras en el año 2009.

En 2010 se propagó a Guatemala y Nicaragua, y en 2011 llegó a Costa Rica, pero ahí no terminó todo, en 2014 Estados Unidos tuvo que hacerle frente a este mal y en 2016 la provincia Bocas del Toro, en Panamá también se vio afectada.

Ante la afectación, algunos países han sumado esfuerzos por diversificar la producción, así como instalar nuevos montes frutales. En Guatemala se decantaron por el limón persa, en Honduras se han venido enfocado en la naranja de Valencia y la piña, y El Salvador ha centrado sus esfuerzos en producir diferentes tipos de mandarina.

la otra batalla de los cítricos

Una vez los productores logren salvarse del huanglongbing, la enfermedad que mata los cítricos, tienen que hacer frente a una competencia desmedida donde en las tiendas desde las últimas décadas van apareciendo otras opciones de bebidas, incluidas las gaseosas dietéticas y las aguas saborizadas con recuentos bajos de calorías, para una sociedad que se preocupa por su peso.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: