CARGANDO

Tipo de búsqueda

Ciencia Salud

Lo que no nos cuentan de las vacunas

Ahora que Reino Unido ha aprobado la vacuna de Pfizer y BioNTech, que promete un 95% de protección contra el coronavirus, hemos querido traer a lacontaminación.org un tema que ha generado polémica desde hace muchos años: la otra cara de la vacunas. Mucho se habla de sus beneficios, de su efectividad en la prevención de determinadas enfermedades, pero, ¿qué es lo que no nos cuentan de las vacunas? Te invitamos a leer cuidadosamente este artículo y a sacar tus propias conclusiones.

lo que no nos cuentan de las vacunas

Las vacunas son creadas a partir de microorganismos (virus o bacterias) con la finalidad de estimular la creación de anticuerpos que sirven para protegerse de enfermedades infecto contagiosas.

En la actualidad, gracias al “avance de la ciencia”, existen vacunas combinadas, que trabajan en la inmunización simultánea de varias enfermedades. Un ejemplo de ellas son las vacunas trivalentes, las pentavalentes y las hexavalentes, que en un único inyectable reúnen componentes de 3, 5 o 6 cepas de virus, respectivamente y por tanto, evitan la contracción de 3, 5 o 6 enfermedades.

Por lo general, se indica el suministro de varias dosis espaciadas en el tiempo como medida para mantener la inmunidad. Algunas se colocan en los primeros meses de vida y se refuerzan con otra dosis al cabo de unos años para mantener adecuadamente la memoria inmunitaria.

De esta manera, según afirma la industria farmacéutica se ha logrado prevenir, erradicar y controlar enfermedades que eran epidémicas y generaban gran mortalidad, como por ejemplo, la poliomielitis, la meningitis, la difteria, la tos ferina y el sarampión. Recientemente se han implementado programas de vacunación contra el virus de papiloma humano (VPH) y se trabaja en el desarrollo de vacunas para controlar la propagación del Ébola en África.

Ventajas de las vacunas

Farmaceutas y médicos aseguran que las vacunas constituyen una de las medidas sanitarias más beneficiosas para la humanidad, ya que:

  • Crean anticuerpos que desencadenan un sistema de defensa contra virus y bacterias.
  • Previenen enfermedades infecciosas, tanto en las personas vacunadas como en las no vacunadas, en niños y adultos.
  • Contribuyen a limitar la propagación de enfermedades causadas por bacterias farmacorresistentes, producto del uso incorrecto y excesivo de antibióticos.
  • Son medicamentos eficaces y seguros que permiten reducir el número de consultas médicas, hospitalizaciones y las tasas de mortalidad, y en consecuencia, disminuye los costes clínicos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “actualmente la inmunización permite evitar de 2 a 3 millones de muertes cada año” y si se mejora la cobertura vacunal mundial, se podrán evitar otros 1,5 millones de defunciones.”

Desventajas de las vacunas

Sus detractores, con evidencias en mano, aseguran que las vacunas, en especial las combinadas, contienen preservativos, estabilizadores y adyuvantes, como el tiomersal, que pueden generar reacciones adversas, tales como:

  • Erupciones.
  • Inflamación en la zona donde se inyectó la vacuna.
  • Fiebre.
  • Náuseas y vómitos.
  • Alergias a los componentes (aluminio, mercurio, formaldehído, etc.).

En personas con sistemas inmunes comprometidos, los efectos negativos pueden ser aun más graves:

  • Aparición de trastornos crónicos o enfermedades como la esclerosis múltiple.
  • Riegos de accidentes cerebrovasculares isquémicos que provocan el envejecimiento prematuro.
  • Convulsiones.
  • Disminución del contacto visual, falta de respuesta a los sonidos y pérdida de habilidades, síntomas que se relacionan directamente con el autismo.

Un informe del Instituto de Medicina (IOM) que data del 2011 expone evidencia clínica y científica sobre la relación de las vacunas y estos problemas de salud, así como también su vinculación con el Síndrome de Guillain-Barré (GBS) el y Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SIDS por sus siglas en inglés).

Por su parte, el sitio web de ThinkTwice Global Vaccine Institute, reúne documentos avalados por revistas científicas y médicas que revisan otros peligros asociados con las vacunas. Muestra información sobre la relación de vacunas que contienen aluminio con la “fatiga crónica, alteraciones del sueño, trastornos desmielinizantes y problemas de memoria”; el vínculo entre las vacunas y la aparición de diferentes tipos de cáncer y cómo el mercurio presente en varias vacunas aumenta los riesgos de retraso en el desarrollo, trastornos del habla y del sueño.

Debido a la poca mención que se hace de estos efectos adversos, muchas personas desconocen que hay enfermedades y padecimientos que son producidos por esas vacunas que nos venden como el camino a la salvación y de ahí es donde se agarra la industria farmacéutica y clínica, y por supuesto, el círculo empresarial de la ciencia e incluso, el de la alimentación y los gobiernos, para hacer crecer sus fortunas.

Pero, ¿Qué es lo que no nos cuentan de las vacunas?

El organismo del ser humano, desde tiempos milenarios, ha estado rodeado de virus, bacterias y peligros potenciales, los cuales ha logrado sortear y vencer con hábitos alimenticios saludables, basados en el consumo de frutas y vegetales. Pero, los poderosos han vendido la idea de que el cuerpo necesita vacunarse, una y otra vez, para lograr la inmunidad y evitar enfermedades. Han basado su negocio multimillonario en tratar de restarle valor a los conocimientos ancestrales, a la importancia de la alimentación consciente y al poder curativo de las plantas, no solo buscando la forma de obligar a las personas a vacunarse sino exponiéndolas a efectos secundarios que pueden conducir a la muerte.

Todo esto se ha tratado de silenciar o camuflar con el único propósito de seguir vendiendo vacunas a cambio de miles de millones de dólares. Sin embargo, han surgido asociaciones que han resistido las presiones y denunciado que las vacunas, pese a todo lo bueno que se dice de ellas, debilitan el sistema inmunológico y exponen a las personas a riegos y efectos secundarios.

Entre esas organizaciones está la “Liga Antivacunal” creada en Barcelona en 1935, la “Liga por la libertad de vacunación de Barcelona”, la “Asociación de afectados por las vacunas de Madrid” y otras tantas alrededor del mundo que agrupan a víctimas y afectados para exigir a la industria farmacéutica asumir la responsabilidad por las numerosas muertes y graves secuelas crónicas de las vacunas.

argumentos en contra de la vacunación

En algunos casos se ha logrado la supresión de determinados programas de vacunación masiva e indiscriminada, pero, lamentablemente, el sector empresarial con toda su maquinaria propagandista ha vencido esta lucha y nuestra sociedad sigue sustentada en un sistema que da prioridad a sus beneficios, comodidades e intereses económicos por encima de la salud del ser humano. En virtud de ello, la industria se resiste a catalogar los efectos secundarios de las vacunas y demás medicamentos e incluso, a reforzar las prácticas de higiene en los centros hospitalarios donde cada año se enferman o mueren cientos de personas por el uso de jeringas reutilizadas o por la incorrecta gestión de los residuos sanitarios infecciosos.

¿Lo natural es mejor?

Es cierto que las vacunas han desempeñado un papel importante en la prevención de enfermedades pero hay opciones naturales que cumplen la misma función y minimizan los riegos colaterales.

Ahí está la medicina homeopática, por ejemplo, una filosofía y práctica médica que se basa en la idea de que “lo similar cura lo similar” y trata enfermedades y dolencias con remedios naturales elaborados a partir de plantas y minerales que estimulan los recursos del organismo y su capacidad de regularse, recuperarse y fortalecerse.

Pero también está la alimentación consciente, sana y balanceada como propuesta para fortalecer el sistema inmunológico, digestivo y respiratorio y activar los mecanismos de defensa que tiene el cuerpo para neutralizar los agentes patógenos.

A esto se suma la práctica de actividades deportivas, como andar en bici, y el cuidado del medioambiente. Esto también contribuye a evitar el debilitamiento del sistema inmunológico y por tanto, la aparición de enfermedades.

Estas alternativas suelen ser desestimadas por muchos profesionales de la salud y medios de comunicación, quienes cada vez más cuestionan la postura antivacuna y la tildan de irresponsable, pero poco o nada hacen para frenar la marcha de otras epidemias: la obesidad, la diabetes y el cáncer.

Hay formas naturales de fortalecer el sistema inmunologico

Con este artículo no pretendemos hacer un llamado a no vacunarse sino más bien a acabar con la visión miope que la sociedad tiene hacia la vacunación, a investigar sobre la procedencia, ventajas y desventajas de las vacunas, a exigir a las instituciones que brinden información detallada de los medicamentos que ofrecen, a favor de la salud y el bienestar de la población. Pero también es un llamado a llevar una vida consciente y saludable. Lo que no nos cuentan de las vacunas crea riegos y desgracias que son prevenibles. Es responsabilidad de cada persona ver en quién deposita su confianza.

Etiquetas: