CARGANDO

Tipo de búsqueda

Animales Medio ambiente

Animales que cambian de apariencia para defenderse de sus depredadores, en especial del hombre

Hay animales que son expertos en cambiar de forma, color o textura para asemejarse a su entorno o a otros seres vivos y así hacer frente a sus múltiples necesidades: termorregulación, apareamiento, comunicación o protección. El mimetismo, por ejemplo, es un mecanismo que han desarrollado  para evitar ser atacados y sobrevivir.  El camaleón y los insectos palo son solo algunos de estos animales que cambian de apariencia para defenderse de sus depredadores. Te invitamos a conocer más sobre ellos.

Animales que cambian de apariencia para defenderse de sus depredadores

Diversos organismos de la naturaleza tienen la capacidad de camuflarse en su entorno para obtener alguna ventaja que les permita ocultarse o huir de quienes amenazan su existencia.

Esa magnífica habilidad para camuflarse responde al nombre de cripsis, una palabra de origen griego que significa “lo que se esconde” y se manifiesta a través de técnicas de inamovilidad, cambios de coloración o textura y alteración de olores y sonidos.

La primera es muy común entre los reptiles, quienes son capaces de permanecer completamente quietos en un mismo lugar hasta engañar al ojo de sus depredadores.

Hay otros animales que destacan por su capacidad adaptar su coloración a la del hábitat en el que se encuentran y así dificultar su diferenciación con el paisaje. Otros, simulan la textura del entono que les rodea hasta crear una mimetización perfecta que les resguarda ante situaciones amenazantes; o varían los olores y sonidos emitidos para pasar inadvertidos ante especies cuyo sentido primario no es precisamente el visual.

Como ves, el reino animal ha evolucionado de una forma fascinante para defenderse de otros seres vivos, incluso del hombre, con la única finalidad de sobrevivir y desarrollarse.

A continuación te dejamos varios ejemplos de animales que cambian de apariencia para defenderse de sus depredadores:

1) El camaleón

Es quizás en animal más conocido por su capacidad de camuflaje. Él cambia de color dependiendo de la hora, la temperatura del ambiente y su estado psicológico, el cual se ve alterado por la cercanía a un posible adversario o la intención de apareamiento.

Gracias a una batería de pigmentos que contiene en unas células especiales llamadas cromatóforos, no solo puede reflejar los colores del ambiente que le rodea y ocultarse para pasar desapercibido, sino también comunicar su excitación sexual y su dominancia sin tener que recurrir a la lucha.

2) La rana de cristal

Esta especie puede volverse invisible ante los ojos de sus depredadores y presas, pues tiene una piel transparente que si bien deja ver sus órganos (corazón, hígado e intestinos) es capaz de engañar a quienes la rodean.

3) Insecto palo

Su cuerpo verde, alargado y plano, en algunas oportunidades le ayuda a simular las ramas de los árboles y como es capaz de mantenerse inmóvil durante mucho tiempo, logra pasar inadvertido frente a sus depredadores.

También hay mariposas que tienen la capacidad de combinar los colores de sus alas con los de los árboles o ramas donde se posan para camuflarse de sus adversarios.

4) Caballito de mar pigmeo

Esta especie marina que habita en el sudeste asiático (Filipinas, Japón e Indonesia) cuyo cuerpo está cubierto de tubérculos pigmentados, tiene la maravillosa habilidad de mimetizar los pólipos de los corales gorgonia. Se adapta a su coloración y se mezcla con el entorno para pasar desapercibido ante sus rivales.

animales que cambian de color
El mimetismo es uno de los comportamientos más fascinantes del reino animal.

5) Gecko de cola de hoja

El cuerpo de este pequeño reptil que hace vida en Madagascar es capaz de imitar una hoja seca. Cuando está en reposo tiene la facilidad de cambiar de color hasta simular las nervaduras de las hojas y camuflarse entre el follaje de los árboles. Gracias a eso logra defenderse de posibles depredadores y capturar grillos y saltamontes desprevenidos.

6) Pez roca

Él no destaca precisamente por su habilidad para nadar sino por ser uno de los peces más venenosos del océano y porque la tonalidad y textura de su piel le permiten confundirse fácilmente con el suelo marino.

7) Lenguado

Este es otro pez capaz de modificar el color de su cuerpo para esconderse de sus enemigos naturales y del hombre, pero también para facilitar la caza de gusanos, moluscos y crustáceos.

En el mundo acuático, los pulpos, calamares y sepias, también son grandes maestros. Ellos pueden cambiar de color rápidamente simulando las tonalidades del fondo marino circundante o imitando a otros animales del mar, como rayas o medusas, para amenazar o advertir a los posibles predadores y para establecer diálogos entre macho o para solicitar el apareamiento entre machos y hembras.

8) Araña cangrejo amarilla

Ella cambia fácilmente su color entre blanco y amarillo para ocultarse entre las margaritas y los girasoles. Así la Misumena vatia, de cuerpo plano y patas alargadas, se protege de sus enemigos y logra atrapar más presas.

Algunos otros escarabajos, como la Charidotella egregia (escarabajo caparazón de la tortuga) también tienen esa cualidad de disfrazarse en la naturaleza para ahuyentar a sus enemigos. Este, por ejemplo, puede cambiar de color e incluso, volverse casi invisible.

El engaño animal está a favor de la evolución y la supervivencia

No solo hay animales que cambian de apariencia para defenderse de sus depredadores. Existen algunos que no necesitan modificar su forma, coloración ni textura para camuflarse y luchar por la supervivencia. Por ejemplo, en el caso de las cebras y los tigres, sus particulares rayas les hace difícil distinguirlos en medio de una densa vegetación. En el caso de los osos polares, su pelaje blanco les da la oportunidad de huir o esconderse durante el invierno en zonas nevadas. Mientras que el cambio de pelaje, de forma estacional, de los zorrillos y las liebres les permite mezclarse con mayor facilidad en su entorno para despistar a una presa o defenderse de los ataques de otros animales.

Esto nos deja clarísimo que no solo el hombre es capaz de engañar. La naturaleza también puede hacerlo, pero ella, a diferencia del ser humano, acude al engaño como una herramienta adaptativa y evolutiva. Gracias a eso, diversas especies, animales y vegetales, terrestres y marinas, evitan convertirse en la presa de un depredador, consiguen alimento e, incluso, se aparean  y preservan la especie.

animales expertos en camuflarse
El pelaje de algunos animales sirve de camuflaje para confundir a los depredadores.

Hay muchísimos animales que cambian de apariencia para defenderse de sus depredadores y proteger su vida. Algunos lo logran pues se vuelven casi imperceptibles al ojo, sobretodo del humano, pero lamentablemente, hay otros que no tienen la misma suerte. A veces su maravillosa cualidad no es suficiente para librarse de las malvadas intenciones de quienes incentivan la deforestación y la destrucción de hábitats para saciar sus intereses económicos y políticos.

Artículos Relacionados

Etiquetas: