CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación Contaminación marina

¿Qué es la contaminación marina o marítima?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

La contaminación marina o marítima consiste en el desecho realizado por personas, voluntaria o involuntariamente, de cualquier sustancia, producto químico o material sólido de lenta degradación o no degradable en el medio marino y costero; causando deterioro o daños a la vida marina y por consiguiente peligros a la salud humana.

La contaminación marina es un problema arraigado en patrones y comportamientos de consumo insostenibles. Cantidades crecientes de basura, principalmente procedentes de fuentes terrestres, terminan en los océanos, lo que resulta en un problema emergente a nivel global. El plástico es el material más abundante en estos desechos, aunque la cantidad y el tipo de basura varían regionalmente.

Qué es la contaminación marina
La contaminación causa deterioro en la vida marina

La acumulación de desechos es un problema que afecta a todos los océanos y se encuentra en la superficie del mar, en el fondo de éste y en las playas. Una gran amenaza que surge de la contaminación marina con plásticos, es que estos se descomponen en diminutas partículas conocidas como microplásticos.

Causas de la contaminación marina y sus principales contaminantes

Entre las causas comunes de la contaminación marítima se incluyen: las actividades portuarias, la acuicultura, las aguas residuales tratadas y no tratadas, la agricultura, el transporte marítimo, la exploración de petróleo en alta mar, el consumo de combustibles fósiles y las actividades industriales. Esto ocasiona la alteración de los mares porque muchas sustancias son persistentes, es decir, tienen una vida útil indefinida o pasan mucho tiempo en el medio marino, lo que dificulta su aislamiento y eliminación.

contaminantes de los mares
Los hábitats que normalmente estarían llenos de vida se convierten, esencialmente, en desiertos biológicos

Los hábitats marinos de todo el mundo están contaminados con desechos artificiales. Las fuentes terrestres como la escorrentía (escurrimiento o aliviadero) agrícola, la descarga de nutrientes y pesticidas, y las aguas residuales no tratadas, incluidos los plásticos; representan aproximadamente el 80% de la contaminación marina a nivel mundial.

En términos generales, los principales contaminantes marítimos son:

Nutrientes y floraciones de algas

En ocasiones, no es el tipo de material, sino su concentración lo que determina si es un contaminante. Por ejemplo, nutrientes como el nitrógeno y el fósforo, son elementos esenciales para el crecimiento de las plantas. Sin embargo, de manera desmedida pueden estimular un crecimiento excesivo de algas, desencadenando un incidente llamado floración de algas o eutrofización. Algunas pueden ser dañinas para los humanos y para la vida marina.

El exceso de nutrientes que ingresa a un cuerpo de agua, también puede provocar zonas hipóxicas (bajas de oxígeno) o muertas. Al hundirse y descomponerse grandes cantidades de algas en el agua, el proceso de descomposición consume oxígeno y agota el suministro disponible para una vida marina saludable.

La mayoría de las especies que viven en estas áreas mueren o, si son móviles (como los peces), abandonan el área. Los hábitats que normalmente estarían llenos de vida se convierten, esencialmente, en desiertos biológicos.

Desechos marinos

Los desechos marinos son otro problema persistente de contaminación en nuestro océano. Estos, vulneran y destruyen la vida marina, interfieren con la seguridad de la navegación y representan una amenaza para la salud humana.

Nuestros océanos y vías fluviales están contaminados con una amplia variedad de basura marina, que van desde pequeños microplásticos hasta aparejos de pesca perdidos y embarcaciones abandonadas. Hoy, no hay lugar en la Tierra inmune a este problema.

La mayoría de escombros que cubren nuestras playas provienen de desagües pluviales y alcantarillas, así como de la costa y de actividades recreativas.

Derrames de petróleo

Los productos derivados del petróleo son la principal fuente de energía para la industria y la vida cotidiana. El petróleo es también la materia prima para muchos productos químicos como los plásticos, las pinturas y los cosméticos.

La producción mundial de petróleo crudo es mayor a tres mil millones de toneladas por año, y aproximadamente la mitad es transportada por mar. En consecuencia, el potencial de derrames de petróleo es significativo, así como la amenaza ambiental que resulta de estos.

El petróleo crudo está compuesto por elementos que se separan en aromáticos, saturados, resinas y asfaltenos. Unos son biodegradables (se descomponen naturalmente) en ambientes marinos, pero otros son bastante resistentes.

Por su parte, la perforación en alta mar, es decir, explorar nuevos recursos petroleros; constituye otra fuente de contaminación por petróleo.

Consecuencias de la contaminación marina

Los contaminantes están muy extendidos en el medio marino y pueden disolverse en el agua, almacenarse en sedimentos o ser ingeridos por animales. Algunas de estas sustancias tóxicas se producen naturalmente a bajas concentraciones, y otras son introducidas por los humanos.

Contaminación marina
Para evitar los escombros marítimos, debemos entender de dónde provienen

La contaminación marítima es un problema grave y generalizado. Sus consecuencias se pueden dividir en tres categorías generales:

Consecuencias ecológicas

Se manifiestan a través de la mortalidad o perjuicio de las plantas y animales del medio marítimo, alterando su ciclo natural. Muestra de estas consecuencias son:

Los enredos

Los enredos de materiales que circunvalan por el mar, son una gran amenaza para la vida silvestre marina. Redes abandonadas, cuerdas, sedal y otros equipos de pesca, bandas de embalaje, bandas de goma, cuerdas de globo, anillos de seis paquetes y una variedad de desechos pueden acabar enredándose sobre las aves, peces, tortugas, etc. Los enredos pueden provocar lesiones, enfermedades, asfixia, inanición e incluso la muerte.

Ingestión de sustancias nocivas

Los animales pueden confundirse e ingerir escombros en lugar de alimentos, o el desecho puede ingerirse accidentalmente con otro alimento natural, posiblemente por estar adherido al mismo. Sabemos que esto puede ser perjudicial para la salud de peces, aves marinas y otros animales del mar.

La ingestión de residuos puede conducir a una deficiencia alimenticia, lesiones internas, bloqueo intestinal, debilidad o incluso la muerte. Las consecuencias de la acumulación de plástico en la cadena alimentaria aún se desconocen en gran medida, pero están comenzando a generar preocupaciones sobre la salud humana.

Deterioro en el hábitat

La pérdida de hábitat y biodiversidad está afectando cada vez más a la capacidad que tiene el océano para proporcionar alimentos y otros servicios. Los residuos marinos pueden dañar hábitats tan importantes como los arrecifes de coral. Muchos de estos hábitats sirven como base de los ecosistemas marinos y son cruciales para la supervivencia de muchas otras especies.

Importancia de los arrecifes de coral
La importancia de los arrecifes de coral

Para conocerlo, haz click sobre la imagen

Los contaminantes tóxicos para las plantas y los animales del mar pueden acumularse a través de los niveles tróficos (conjunto de especies u organismos de la cadena alimenticia). Por otro lado, las sustancias con propiedades de alteración endocrina pueden afectar a la reproducción de la fauna.

Especies invasoras

Si un organismo marino se adhiere a los escombros, puede viajar cientos de millas y llegar a una costa de donde no es nativo. Si la especie es invasiva, y logra establecerse en un nuevo entorno, puede superar o sobrepoblar a las especies nativas, alterando el ecosistema. Las especies invasoras pueden tener un impacto devastador en la pesca y pueden ser costosas de erradicar.

Consecuencias económicas

Tienen que ver con el detrimento de las actividades desarrolladas en el ámbito marítimo que generan ingreso a la sociedad y que se ven afectadas debido a la contaminación de los océanos. Algunas pueden ser:

Disminución del turismo

En el caso de áreas turísticas populares, la contaminación marítima sería una dificultad para captar la atención de viajeros e inversionistas. ¿Te gustaría nadar en una playa llena de basura? Las comunidades costeras podrían no tener los recursos para limpiar continuamente los escombros. Todo esto contribuiría a la pérdida económica de la localidad.

Riesgos de navegación

Los desechos marinos pueden ser bastante grandes y difíciles de ver en el océano, si están flotando debajo de la superficie del agua. Los tropiezos de las embarcaciones con residuos marítimos podrían ocasionar daños costosos, ya sea a su estructura o a través del enredo de hélices o mediante la obstrucción de entradas.

Consecuencias sociales

Se trata de la reducción del valor estético y de la seguridad pública. Ejemplo de ellas son:

Alteración de la belleza natural

Los desechos marinos son una monstruosidad a lo largo de las costas de todo el mundo y degradan la belleza del entorno costero.

Algunas playas ya están cerradas al público porque el agua no es apta para el baño, debido a que se encuentra cubierta de basura. Los microplásticos y los gránulos de plástico se encuentran en la mayoría de las playas del mundo.

Conflictos sociales

La competencia por la disminución de los recursos y servicios proporcionados por el océano puede causar tensiones y conflictos a nivel local e internacional.

¿Cómo prevenir la contaminación marina?

La forma en que se aborda la contaminación marina debe cambiar. La prevención es clave para resolver el problema de los vertidos al mar. Imagine un fregadero desbordado, antes de limpiar el agua, el primer paso sería cerrar el grifo. Así es exactamente como funciona la prevención. Debemos actuar para prevenir los desechos marinos, y evitar que este problema vaya a más.

Para evitar el problema de las basuras marítimos, debemos entender de dónde provienen. Sabemos que estos residuos pueden ingresar a nuestras vías fluviales y al océano de varias maneras; la gestión ineficaz o inadecuada de los desechos, los vertidos a los ríos y mares y la escorrentía de las aguas pluviales que arrastran contaminantes hacia el mar.

Si queremos detener el flujo de basura, todos, incluidos el gobierno, las empresas y cada ciudadano, tendremos que hacer algunos cambios significativos. Somos parte del problema y, por lo tanto, también debemos ser parte de la solución. Por eso, algunas medidas de prevención a considerar serían:

Evitar la contaminación marina
  • No desechar nada cerca de la costa, cuando vayamos a la playa asegurarnos de recoger toda nuestra basura y echarla en los lugares provistos para ello.
  • Pescar responsablemente. Se deben seguir las prácticas de “captura y liberación” y ayudar a reducir la sobreexplotación manteniendo más peces vivos.
  • Practicar la navegación segura. Anclando los barcos en áreas arenosas lejos de los corales marinos.
  • Prohibir los productos tóxicos del mantenimiento de los barco y no arrojando nada por la borda.
  • En casa, usando menos agua para que el exceso de escorrentía y las aguas residuales no fluyan hacia el océano.
  • Elegir productos químicos no tóxicos para el hogar y desechar los herbicidas, pesticidas y productos de limpieza adecuadamente.
  • No verter aceite o productos químicos por el desagüe, ya que ¡terminarían en el océano!
  • Tratar de evitar el uso de artículos de plástico de una sola porción y reemplazarlos por artículos reutilizables (bolsas de tela, vasos y cubiertos reutilizables, botellas no plásticas).

También, es importante conocer que se han establecido políticas para el manejo de la contaminación marítima. El problema de los residuos marinos fue reconocido por la Asamblea General de la ONU (Organización de las Naciones Unidas), que en su Resolución A/60/L.22 (Los océanos y el derecho del mar) del 29 de noviembre de 2005, en los artículos 65-70, insta a convocatorias nacionales, y exhorta a acciones regionales y mundiales para abordar el problema de la contaminación marina.

¡Tú puedes ser parte de la solución!

Si eres amante de la naturaleza y de sus hermosos mares, entonces eres un defensor innato de su bienestar. Si eres un profesional del medio ambiente, definitivamente además de sangre, corre por tus venas agua de nuestras espléndidas playas. Pero, si solo eres un nuevo conocedor de este tema tan inquietante, te aseguro que igualmente puedes realizar cambios significativos en tu rutina de vida para aportar beneficios a nuestros océanos, al planeta y por supuesto a cada ser vivo.

¡Realmente es un reto! Pero es esencial tomar conciencia de qué estamos haciendo para prevenir la contaminación del mar; y, decidir apoyar cualquier acción que nos lleve a lograr el sueño de sanear ese preciado medio marino que nos regala innumerables beneficios para una vida plena.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas:

A continuación