CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación Salud

El radón y el cáncer de pulmón, una relación mortal

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Un adversario mortal, sin olor ni color. Silencioso  y escurridizo. Así es el radón, un gas que la comunidad médica ha relacionado con la aparición del cáncer de pulmón, una patología que suma cada año millones de nuevos casos. Se dice que es la segunda causa de muerte por esta patología, después del tabaco en personas fumadoras, y la primera en no fumadoras. ¿Por qué? Sobre eso hablamos en este post.

el Radón y cáncer de pulmón

El radón representa alrededor del 50% de toda la radiación natural que recibe al ser humano a lo largo de su vida. Parece insípido. Es inodoro e incoloro. De hecho, es casi invisible e imperceptible, a diferencia de los efectos que ocasiona en la salud humana.

El Radón, un gas radioactivo letal

Una exposición prolongada al radón puede ser letal. Una vez en el aire, este gas se descompone en pequeñas partículas radioactivas (progenie del radón) que al ser inhaladas en grandes dosis, se acumulan en el tejido pulmonar, ocasionándole daños graves a su ADN, a tal punto de ser un agente potencialmente cancerígeno. Así lo declaró la Agencia de Protección Ambiental de USA (EPA) en 1987, la  Agencia Internacional de Investigación en Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) en 1988, y en lo sucesivo, el National Toxicology Program (NTP), luego de identificar como causa de muerte de cientos de trabajadores de minas subterráneas de uranio expuestos al radón, el cáncer de pulmón.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre el 3% y el 14% de los tumores pulmonares están provocados por la exposición al radón. Por ello, se le considera como la segunda causa de cáncer de pulmón después del tabaquismo.

Un estudio de Small Cel’ asegura que el radón tiene gran influencia en el cáncer de pulmón de células pequeñas (CPCP) o cáncer microcítico. Según sus resultados, de 113 casos evaluados, 63 se asociaron a la exposición del radón residencial, 95% de ellos correspondía a personas fumadoras o exfumadoras.

El riesgo asociado al radón que corre un fumador es 25 veces superior al que corren los no fumadores

Pero estos riesgos no son exclusivos para quienes consumen cigarrillos. En las personas no fumadoras, el radón es la principal causa de esta patología. Valga decir que la combinación de altos niveles de radón en el cuerpo y el hábito de fumar aumenta los riesgos de la aparición de los tumores pulmonares.  

Otros estudios de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) dan cuenta de que en Galicia, Madrid, Extremadura y Castilla y León en España, los límites de radón exceden la cifra recomendada por la OMS (100 becquerelios por metro cúbico – Bq/m3) y el número de casos de cáncer de pulmón es bastante elevado.

Consejo de Seguridad Nuclear

Haz click en la imagen y consulta la cartografía del potencial de radón en España, desarrollada por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN)

Galicia lleva la peor parte. Esta es, según los datos del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), la comunidad con más presencia de esta sustancia natural en su subsuelo. Su suelo granítico rico en uranio afecta al 70% de su territorio. En consecuencia, de acuerdo con un estudio liderado por el Laboratorio de Radón de Galicia de la Universidade de Santiago, en al menos 10% de las viviendas la concentración de radón supera los 300 becquerelios por metro cúbico. Estas condiciones han expuesto a sus habitantes a mayores probabilidades de presentar la enfermedad y morir a causa de ella. Quienes viven en Cruceiro de Roo lo saben muy bien, un municipio donde las tasas de cáncer son muy elevadas y donde se convive con el enemigo mortal día a día.

El gas radón es la fuente del 47% de la dosis radiactiva que recibe la población española.

Pero eso no es todo. Algunos estudios han sugerido que la exposición al radón también puede provocar:

  • Alteraciones en la sangre, si se recibe en bajas dosis, entre 0,25G y 0,5G
  • Leucemia en niños y adultos
  • Efectos perjudiciales en el estómago y el cerebro

Sin embargo, estas relaciones al parecer carecen de resultados concluyentes hasta el momento.

Así que sin ánimos de alarmar, si se tiene dificultad para respirar, una tos que va empeorando progresivamente, constante dolor o presión en el pecho, enronquecimiento y dificultad para tragar, lo ideal es acudir al médico para descartar que el radón esté haciendo de las suyas. Y aun y cuando no tenga ninguno de estos síntomas, es importante protegerse de este gas, por eso a continuación te vamos a contar dónde se acumula frecuentemente y qué puedes hacer para mantenerlo a raya.

¿Dónde se encuentra el radón? ¿Cómo se mueve?

Está presente en la naturaleza. Se produce por la descomposición del uranio. Proviene de los suelos graníticos y de aguas subterráneas. Pero también está en las paredes rocosas de algunas cuevas y ciertos materiales de construcción, por lo que es posible encontrarlo en paredes, pisos, techos y objetos decorativos.

Tiende a acumularse cerca del suelo pero se puede colar por las grietas de las edificaciones, empalmes de pisos y paredes o espacios vacíos entre tuberías y cables, sumideros, desagües y poros de bloques de cemento o paredes de hormigón. Es capaz de desplazarse a través del aire, y sin pedir permiso, por el interior de viviendas, escuelas u oficinas. Así que puede estar presente en la sala, habitaciones, cocinas, baños y cualquier otra área.

dónde se encuentra el radón

Por lo general, se encuentra en el aire en bajas concentraciones, pero en los espacios cerrados, subterráneos, bodegas o en edificaciones con grietas en sus cimientos, puede acumularse en grandes cantidades. Al igual que en el interior de aquellas edificaciones construidas con materiales que emiten este gas.

Entonces, son más propensos a la exposición al radón quienes pasan mucho tiempo en sótanos, cuevas u otros espacios subterráneos, como los mineros; quienes trabajan en fábricas de procesado del uranio o en plantas de tratamiento de agua, e incluso, quienes consumen agua potable proveniente de manantiales o pozos.

¿Cómo cuidarse del radón?

Evitarlo al ciento por ciento es casi imposible, pues se esparce no solo en el aire que circula a través del interior de las edificaciones, sino que también lo hace en el exterior. Pero sí es posible reducir la exposición. ¿Cómo? Previniendo su filtración y asegurando la renovación del aire interior para que el radón no se estanque. Para ello, la OMS recomienda:

  • Mantener las viviendas ventiladas y secas, en especial los garajes y los sótanos.
  • Sellar las grietas y fisuras en paredes y suelos. En estos casos se recomienda asegurarse de contar con la habilidad y preparación requerida y de utilizar adecuados equipos de protección a fin de evitar un posible aumento del nivel de exposición o la creación de otros peligros potenciales.
  • Apostar por la remediación durante la construcción.
  • Instalar un sistema de extracción mecánica del radón en las áreas donde haya mayor concentración del gas radioactivo.
cómo disminuir la exposición al radón

En resumen, el Manual de la OMS sobre el radón en interiores: una perspectiva de salud pública, entendiendo que este gas que algunos consideran invisible se presenta como un problema de salud pública, sugiere a nivel normativo global:

  • Proporcionar información sobre las concentraciones de radón en interiores y los riesgos que representan para la salud.
  • Implantar programas nacionales contra el radón.
  • Establecer un nivel de referencia medio.
  • Implementar códigos de construcción orientados a la prevención de los efectos nocivos del radón.
  • Realizar protocolos de medición del radón para monitorear sus niveles.
contaminación radioactiva
¿Qué es la contaminación radioactiva?

Para saber más, haz click sobre la imagen

El radón y sus efectos en la salud humana es algo sobre lo que poco se habla, pero que urge ser informado. Comparte esta publicación y ayuda a concienciar sobre la necesidad de eliminar este gas tan mortal como silencioso de las nuevas construcciones y de controlar su presencia en las ya existentes.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: