CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación Pueblos y culturas

Comunidades indígenas afectadas por las petroleras en Ecuador

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Ecuador es un país que está ubicado en Suramérica y que cuenta con una población de más de 17 millones de habitantes, de ese total el 8% de la población se identifica como indígena, así lo ha informado el gobierno a través del Plan Nacional de Desarrollo 2017-2021, en conjunto son 11 nacionalidades y pueblos indígenas que habitan en la Tierra. Muchas de estas comunidades indígenas son afectadas por desastres petroleros.

agresión petrolera

Estas comunidades ancestrales, a lo largo de la historia han sido víctimas de múltiples abusos, pero una cuestión que se ha vuelto constante ha sido la agresión por parte de las petroleras, que han invadido sus territorios en busca de la explotación del llamado oro negro, provocando la destrucción de sus hábitats originarios.

El petróleo es el principal producto de exportación de Ecuador, que en el 2019 supuso 7.731 millones de dólares en ingresos. Si bien para las arcas del Estado representa un  producto pilar para el desarrollo, los pueblos indígenas no lo ven de la misma manera, sino todo lo contrario.

Si nos vamos a hechos recientes tenemos que el pasado 7 de abril, el principal oleoducto del país fue afectado por un derrumbe que causó daños en dos tuberías de hidrocarburos en la Amazonía ecuatoriana.

El accidente provocó el derrame de unos 15.000 barriles de crudo y combustible. Dicho escape causó una profunda contaminación, afectando a las poblaciones asentadas sobre las riberas del río Coca, cuyo caudal se conecta con otros afluentes hasta llegar al Amazonas. En total resultaron afectados tres ríos que proveen de agua y pesca a unas 60 comunidades indígenas que allí habitan.

Los ríos afectados se tiñeron de aguas negras y aceitosas, provocando la muerte de cientos de peces y poniendo en peligro a la fauna acuática que ahí convergía. Petroecuador, empresa estatal a cargo del oleoducto se comprometió a realizar una remediación ambiental que se estima dure hasta julio próximo, pero los pueblos ancestrales señalan que no es suficiente.

Los indígenas amazónicos que señalaron en los días recientes al hecho que habían más de 120.000 personas afectadas por el derrame de crudo en las provincias amazónicas de Orellana y Sucumbíos, limítrofes con Perú, se vieron en la necesidad de presentar ante un tribunal una acción de protección con medidas cautelares contra el Estado ecuatoriano por los daños producto del derrame, y es que este tipo de cuestiones no es algo nuevo.

comunidades indígenas de Ecuador

El ecocidio de petroleras en suelo ecuatoriano

Desde el año 1964 y hasta inicio del año 1992, la multinacional de Estados Unidos, Texas Petroleum Company, Texaco por sus siglas, realizó explotaciones de hidrocarburos en toda la Amazonía ecuatoriana, donde en la actualidad se encuentran las provincias de Sucumbíos y Orellana.

Durante casi tres décadas, la empresa estadounidense extrajo unos 1.500 millones de barriles de crudo de Ecuador. Durante ese proceso de extracción, Texaco vertió residuos tóxicos y derramó petróleo en ríos y esteros de la zona, que destacan por ser la principal fuente de aprovisionamiento de agua de las comunidades que hacen vida ahí.

Las prácticas anti-técnicas de Texaco devinieron en la contaminación petrolífera de más de 2 millones de hectáreas y el consecuente daño ecológico irreparable de la selva amazónica.

Además de los millones de desechos tóxicos arrojados al suelo y a las aguas ecuatorianas, esta petrolera estadounidense, arrojó al aire, miles de millones de pies cúbicos de gas quemado.

Todo este nivel de contaminación y desastre afectó a por los menos 13 tipos de ecosistemas así como a unas 2.000 especies de fauna, pero desafortunadamente las consecuencias de estos pasivos ambientales no solo afectaron al medio ambiente sino también a las comunidades indígenas.

Para el año 2013, peritos internacionales atribuyeron la muerte de más de mil ciudadanos, todos afectados de cáncer sin contar los daños sufridos en su estructura cultural y de creencias por el desplazamiento forzado del que fueron víctimas.

Algunas organizaciones ecologistas han descrito la situación como el peor desastre petrolero del mundo, que afectó a más de 30.000 indígenas, que hoy día siguen padeciendo las consecuencias de las arbitrariedades de algunas petroleras.

Pese a las múltiples campañas que se han llevado a escala mundial para que esta petrolera haga una reparación a las víctimas, más ha podido el gran capital, y los tribunales se siguen pronunciando a favor de la compañía estadounidense diciendo una y otra vez que no le deben nada a Ecuador.

la mano sucia de Chevron

Y es que la petrolera, adquirida en 2001 por Chevron ha impulsado sendas campañas de desprestigio contra las comunidades indígenas afectadas, y a veces pareciera que puede más el dinero que los derechos de la sociedad, puesto que esta poderosa petrolera ha logrado zafarse del problema eludiendo sus responsabilidades, mientras que los indígenas afectados siguen y seguirán padeciendo las consecuencias del ecocidio que provocó lo que en la historia reciente se ha reconocido por muchos como la mano sucia de Chevron.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: