CARGANDO

Tipo de búsqueda

Desarrollo sostenible

Crece el autoconsumo en España

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

El sector fotovoltaico en España evoluciona y, según la Unef, el autoconsumo es el motor de su desarrollo y expansión.

Autoconsumo en España
España apuesta por la energía fotovoltaica

De acuerdo con el Informe Anual de la Unión Española Fotovoltaica (Unef), la energía fotovoltaica se ha convertido en la forma más barata de producir electricidad en los países que cuentan con gran recurso solar. Detalla que en Europa el sector creció un 23% en 2018, siendo Alemania, Italia, Reino Unido, Francia y España los que más potencia fotovoltaica han instalado. Y es precisamente España, el país de Europa con mayor radiación solar, donde el crecimiento va de la mano con el autoconsumo: un 90% de los 262 megavatios instalados en 2018 corresponde a este tipo de instalaciones, y un 10% (26 megavatios) proviene de plantas fotovoltaicas conectadas a la red.

Por su parte, Según datos del Anuario Fotovoltaico 2019:

  • La potencia instalada creció un 40%, hasta los 27 megavatios.
  • El número de instalaciones con potencias de hasta 10 Kw se incrementó en un 143%.
  • Las instalaciones con potencias superiores a los 10Kw aumentaron en un 58% y las de tipo 2 o que podían, según la legislación de 2015, verter a la red, un 30%.

Para la Unef, los sectores en los que más ha crecido el autoconsumo son el agroalimentario, la industria química, hospitales y centros escolares. En los hogares, el paso hacia las fotovoltaicas ha sido más lento. Sin embargo, se prevé que el autoconsumo siga creciendo y que se instalen entre 300 y 400 megavatios nuevos cada año.

La Ley está ¿a favor del autoconsumo?

España ha tenido una trayectoria particular en cuanto a energía fotovoltaica se refiere.

España ha tenido una trayectoria particular en cuanto a energía fotovoltaica se refiere.

Le Ley y las fotovoltaicas en España
La Ley en España ha cambiado para cumplir con lo pactado en el Acuerdo Climático

El Primer Plan de Energías Renovables (PER), que rigió entre 1997 y 2007, estableció primas a las energías alternativas que debían ser costeadas por los consumidores, lo que repercutía en las facturas eléctricas. Priorizó la electricidad proveniente de estas fuentes por encima de las generadas por combustibles fósiles y planteó la integración de las plantas fotovoltaicas a la red general de suministro.

Luego, el Plan de octubre de 2008 rebajó las primas. Eso permitió el aumento de las inversiones en fotovoltaicas.

Más tarde El Real Decreto de Autoconsumo (aprobado el pasado mes de abril por el Gobierno de España) habilitó la figura del autoconsumo colectivo en la que varios consumidores pueden asociarse a una misma planta de generación, redujo los trámites administrativos para la instalación y consumo de energía fotovoltaica, y estableció un sistema de compensación económica por la energía autoproducida y no consumida.

Esa norma llegó para completar la derogatoria del “impuesto al sol” el cual se aplicaba a la energía autoconsumida instantáneamente, aunque no pasase por la red. Solo se eximía a las instalaciones de potencia menores a los 10 kilovatios.

Estas modificaciones recientes se implantaron con el objetivo de reducir el consumo de energía producida a base de combustibles fósiles y de esta manera cumplir con las obligaciones adquiridas en materia de lucha contra el cambio climático.

El autoconsumo y sus ventajas

Producir electricidad fotovoltaica para el consumo propio, de eso se trata el autoconsumo. Esto supone que quien tiene un tejado, puede producir electricidad a partir de la radiación solar y por supuesto, consumirla.

Ventajas de la energía fotovoltaica
La energía fotovoltaica brinda beneficios al ambiente y al consumidor

Hoy en España, y en otros lugares del mundo, hay muchas personas instalando paneles solares fotovoltaicos para generar su propia energía eléctrica, para inyectarla en la red interna de sus viviendas o comercios.

Y aunque muchas de esas personas no lo saben, esto supone grandes ventajas, no solo para el medio ambiente sino también para quienes la consumen.

  • Es renovable.
  • Reduce el uso de combustibles fósiles, por tanto no contamina.
  • Contribuye al desarrollo sostenible.
  • Está disponible en todo el planeta. Puede llegar a donde la red convencional no llega.
  • Incluso en días nublados los paneles recogen la luz del sol.
  • Es de fácil mantenimiento.
  • Se puede usar a pequeña, mediana y gran escala.

Para el consumidor, se traduce en:

  • Ahorro en la factura eléctrica.
  • Menor dependencia de las compañías eléctricas.

En un país donde el sol es uno de los recursos más preciados, era impensable que el llamado impuesto al sol y los altos costes trabaran el autoconsumo. Pero parece que ya hay claras señales de que se avanza en el camino correcto.

El autoconsumo en España ha surgido como forma de hacerle frente a la pobreza energética, y como una forma sostenible de contribuir con el medio ambiente y de recortar gastos. Ojalá más pronto que tarde, todos los tejados de las casas y edificios no solo en España sino en el mundo, sean solares.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: