CARGANDO

Tipo de búsqueda

Derechos humanos Desarrollo sostenible Salud

Reducción de la jornada laboral, un beneficio para el medio ambiente y el ser humano

Cuando el actual sistema económico y social es derrochador, consumista, injusto y desigual, hay quienes proponen ideas audaces para cambiar algo que necesita ser cambiado. Una de esas ideas es la reducción a cuatro días de la jornada laboral, una medida que pudiera favorecer a los trabajadores, además de beneficiar al medio ambiente.

Reducción de jornada laboral y medio ambiente

La pandemia de Covid-19 llegó para hacer más visible la devastación de los ecosistemas y el cambio climático antropogénico, causados por la actividad económica. Desde el año 2020 la población mundial es testigo de cómo un virus, potencialmente letal, puede obligar a cambiar las estructuras. Hubo que parar casi toda la actividad económica y social y confinar a las personas.  

En un panorama que tiene pinceladas de distopía, resulta evidente que el actual modelo productivo, que explota al planeta, a sus recursos naturales y a los seres humanos, no da más de sí. Solo queda proyectar las líneas para un presente y un futuro más justo, dentro de un desarrollo sostenible. En ese sentido, ya en varios países se está ensayando trabajar menos cantidad de horas.

Reducir la jornada de trabajo, en un punto de inflexión como el actual, podría significar avanzar hacia un mundo más justo en lo social y en lo medioambiental. Algunos analistas consideran que no se trata solo de reducir las horas de trabajo. Además de trabajar menos, es necesario replantearse algunos conceptos e ideas establecidas acerca del trabajo y los trabajadores.

Jornadas más cortas, mejor ambiente

A principios del año 2021, el ejecutivo español aprobó un plan piloto, de aplicación nacional, para ayudar a las empresas que quisieran reducir la jornada laboral de sus trabajadores. El instrumento es el fruto de un acuerdo entre los partidos políticos Más País y Equo con el Gobierno de España, que se enmarca dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

Beneficios de la reducción

Este proyecto estará gestionado por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y está diseñado para apoyar a las empresas que quieran, dentro del diálogo social, mejorar su desempeño.

Aumentar la productividad, disminuir el impacto medioambiental, así como velar por la salud de los trabajadores, deberían ser las metas de las empresas que se acogerán al plan. Aunque el plan ha recibido no pocas críticas, como que beneficiará en mayor medida a los grandes grupos empresariales, tiene unos rasgos que le han valido elogios. Llevar la jornada laboral a cuatro días a la semana podría, en principio, conseguir:

  • Mayor conciliación entre la vida personal y laboral
  • Más espacio y tiempo para el ocio
  • Mejor alimentación
  • Fomento del consumo en pequeños comercios locales
  • Reducción del estrés, con la consecuente mejora en la salud
  • Mejorar la repartición igualitaria de las tareas domésticas

El ambiente sería uno de los grandes beneficiados

Con una jornada de cuatro días a la semana no solo mejoraría el ambiente laboral y doméstico. Los beneficios también impactarían en el medio ambiente. El confinamiento, como medida sanitaria para combatir la Covid-19, demostró que hay una sobre actividad económica y laboral que contamina el aire, el agua y la tierra.  Reducir el tiempo que se le dedica al trabajo bien podría llegar a ser una medida, efectiva y tangible para enfrentar la crisis climática.

Te puede interesar

Trabajar menos no solo permite tener una vida personal más placentera y equilibrada. También favorecería la reducción de las emisiones de CO2. Hay estudios que han demostrado que las jornadas laborales más largas estimulan estilos de vida más intensivos en emisiones. Los primeros días de la pandemia, en algunas ciudades la contaminación se redujo en un 58%.

Otro estudio, este de la Universidad de Massachusetts, hecho en 2012, determinó que restarle un día a la actividad laboral supondría bajar las emisiones de CO2 en un 4,2%. Los gases emitidos a la atmósfera descenderían hasta un 10,5% si la jornada de trabajo se reduce en 25%, subrayan los investigadores.

Pedro Gullón, profesor de la Universidad de Alcalá de Henares, afirma que, en términos absolutos, lo que motiva la movilidad principal es la asistencia a un centro de trabajo. Por lo tanto, reducir el tiempo dedicado a la jornada laboral indefectiblemente provocará una reducción en los niveles de contaminación atmosférica.

Agrega el académico que una reducción de las emisiones no solo es necesaria para acotar la emergencia climática. También debe abordarse para mejorar la salud de la población. La contaminación del aire es la responsable de unas 400.000 muertes al año solo en Europa, según datos de la European Public Health Alliance (EPHA).

Un concepto que debe revisarse

El trabajo, el hecho laboral que hoy conocemos, con sus ocho horas diarias de jornada, es el mismo de hace 100 años. En aquel entonces, exigir que un trabajador no pudiera ser explotado por más de 8 horas se consideraba una idea subversiva. Otro tanto ocurrió cuando se pidió que los trabajadores gozaran de vacaciones pagadas.

Reducir el tiempo de trabajo beneficia al ambiente

Ahora, un contexto crítico como el que se presenta, es el tiempo justo para repensar y replantear la organización del trabajo. La crisis sanitaria que se vive a nivel global no produjo la crisis económica, social y medioambiental. La pandemia es tan solo una expresión más de un modelo inviable y no sostenible, tal como lo es el cambio climático.

Su llegada solo ha servido para desnudar el rostro de un sistema que se sustenta en el neoliberalismo, donde las mayorías están excluidas de los sistemas de protección y el planeta y sus recursos están siendo arrasados. Entonces, una reducción de jornada laboral no solo significará una mejora para el medio ambiente, también pondrá en primera línea el cuidado de los seres humanos.

Etiquetas: