CARGANDO

Tipo de búsqueda

Turismo ecológico

Un turista responsable es un turista bien informado

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

El turista, como figura de primera línea de la actividad turística y sus dinámicas, es un componente fundamental de la ecuación de la industria. Sobre sus hombros recae buena parte de la responsabilidad de hacer del turismo una industria, no solo rentable, sino que también sea respetuosa con el medio ambiente y el entorno cultural y natural. A este tipo de turista se le conoce como turista responsable.

turista responsable
La cordialidad debe ser la actitud durante un viaje

Los países en vías de desarrollo apuestan con mayor fuerza a esta actividad económica, pues representa una alternativa de desarrollo sustentable. La actividad turística ha pasado a ser la principal generadora de divisas entre las economías menos desarrolladas del mundo (este indicador no incluye la exportación de petróleo).

La Organización de Naciones Unidas (ONU) marcó para el año 2030 alcanzar lo que se conoce como Objetivos de Desarrollo Sostenible. El turismo está relacionado con buena parte de dichos objetivos y orientar al turista en un sentido de disfrute respetuoso es crucial para la concreción de las metas planteadas. 

¿Cómo ser un turista responsable?

Vayan pues, nuestras recomendaciones para ser un turista responsable y sensibilizado.

  • Información que no falte

Investigar sobre el sitio de destino hace que se tenga una valoración más respetuosa del sitio de acogida. Conocer sobre su historia, cultura, religión, sistema político y otras particularidades hará del turista un individuo más comprometido. Aprender algunas palabras del idioma o dialecto local es una iniciativa que ennoblece al visitante.

  • Dejar los prejuicios en casa

El punto anterior nos remite a este. El respeto por las costumbres y creencias de un sitio facilitan la adaptación al lugar y por tanto una estancia placentera para todos los involucrados. Hay que evitar el uso de prendas de vestir que resulten escandalosas para los lugareños. Para ello, infórmese sobre códigos de vestimenta antes del viaje. También conviene recordar que las personas no son parte del paisaje. Es un buen gesto pedir permiso antes de hacerles fotografías.

  • Escoger el medio de transporte

Es necesario pensar de manera detenida en el medio que se utilizará para el traslado. Siempre será más recomendable el transporte colectivo, local y no motorizado. Un autobús siempre será mejor que un coche particular y bienvenidos sean siempre los recorridos en bicicleta.

consejos para ser un turista responsable
Investigar sobre el sitio de destino hace que se tenga una valoración más respetuosa del sitio

Para ir a algunos destinos, desplazarse en avión es inevitable. No podemos desaconsejar el uso de este medio de transporte pero si se escogen vuelos directos, la huella de carbono será menor. Hay que evitar a toda costa vuelos innecesarios.

  • Por la maleta se saca al pasajero

Hacer un equipaje ligero, que contenga artículos que no generen desperdicios, como jabones en barra y no en envase. Siempre que se pueda, hay que evitar consumir agua en botellas de plástico de un solo uso. Llevar bolsas reusables y así evitar las de plástico, es una práctica que debe ser extendida.

  • Evitar cometer daños

Acatar siempre las recomendaciones de guías y acompañantes y no salir de los sitios destinados a los recorridos. Tampoco llevarse “souvenirs” que pertenezcan al sitio que se está visitando y bajo ningún concepto adquirir animales o plantas que se encuentren protegidos o en riesgo de extinción. Prácticas como la de llevarse a casa ejemplares de la fauna o la flora locales deben ser execradas del comportamiento común de los viajeros responsables.

  • Hoteles con compromiso

Siempre que sea posible, resulta conveniente escoger un alojamiento que observe conductas de respeto hacia el medio ambiente. Hay establecimientos que están muy comprometidos con el uso racional de los recursos como el agua o la electricidad. Tomar en cuenta lo limitado de los recursos energéticos es fundamental para un turista consciente. Conviértase en un observador acucioso de formas de consumo responsables.

  • Apostar siempre por lo local

La gastronomía, la artesanía y otras manifestaciones culturales propias del lugar deben estar entre las preferencias a la hora de disfrutar de la estancia. Y no limitarse sólo al disfrute. Los países anfitriones y sus habitantes agradecerán siempre una difusión de las bondades y atractivos que ofrecen a quienes los visitan. 

como ser un turista responsable
El respeto por la diversidad cultural, por el entorno natural y los recursos
  • Respetar los derechos humanos

Hay que evitar siempre hacer distinciones basadas en la raza, la religión, sexualidad o creencias religiosas o políticas. Todos, tanto visitantes como anfitriones, están en la libertad de actuar de acuerdo a su acervo cultural, siempre y cuando no se vean vulnerados los derechos de los semejantes.

Hay un aspecto concerniente a este apartado que se debe cuidar de manera muy especial. Existe una lacra recurrente en la actualidad y es observable en muchos sitios de destino turístico: la explotación sexual y laboral de niñas, niños y adolescentes y mujeres. Si se es testigo de alguna situación que alerte de estas prácticas, el llamado es a denunciar ante las autoridades locales y evitar ser un testigo silente.

  • Evitar pensar en privilegios

Visitar algunos sitios sin duda es un privilegio, para los sentidos y para alimentar el espíritu. Sin embargo, se debe adquirir una actitud de humildad frente a quienes nos reciben. Pagar por un servicio y ser cliente de algún establecimiento no nos otorga una patente de corso para “tener siempre la razón”. La cordialidad debe ser la actitud durante un viaje.

Recuerde: un turista responsable es, sobre todo, un turista informado, consciente y comprometido con la actividad que está realizando y con el destino que visita. El respeto por la diversidad cultural, por el entorno natural y los recursos, así como la consideración hacia quienes brindan acogida, deben regir la práctica turística.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas:

A continuación