CARGANDO

Tipo de búsqueda

Derechos humanos Medio ambiente

Trabajo infantil: El cambio climático impide a los niños disfrutar su infancia

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Uno de los rostros más tristes del cambio climático tiene los rasgos de un niño o una niña, obligados a trabajar para poder subsistir en un planeta y un sistema cada día más hostil.

El trabajo infantil es una de los vicios que le roba a la niñez una etapa de goce de su infancia, su potencial como ser humano productivo y su dignidad e integridad física y espiritual.

El cambio climático favorece el trabajo infantil

Cada 12 de junio, se conmemora el Día internacional contra el Trabajo Infantil. El impulso de esta fecha por parte de la Organización del Trabajo (OIT), tiene que ver con la necesidad de crear conciencia sobre cómo la pobreza condena a millones de niños al trabajo, la mayoría de las veces trabajos forzados y degradantes, privándolos de escolarización y en muchas ocasiones llevándolos a la muerte.       

Según cifras de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) hay 152 millones de niños trabajando. Algunos incluso empiezan a hacerlo antes de aprender a leer o a escribir. De ese  número, 72 millones realizan trabajos considerados peligrosos.

Diversas organizaciones han venido desarrollando el trabajo de hacer visible la forma en que el cambio climático se ensaña especialmente contra los más vulnerables entre los pobres: los niños y niñas.

En el año 2017, la Fundación Tierra de Hombres realizó un trabajo de investigación, basado en tres experiencias concretas, sobre el vínculo que existe entre trabajo infantil y el cambio climático.

Entre las conclusiones la organización recomendaba que se deberían destinar más recursos a la investigación de los lazos entre las afectaciones del clima y cómo estas pueden determinar el futuro de la infancia.

Cambio climático y trabajo infantil

La afectación en los ciclos normales del clima está provocando sequías e inundaciones cada vez más intensas, frecuentes y letales, que empujan a la población de los países más expuestos al cambio climático a desplazarse de las zonas rurales a los grandes conglomerados urbanos para sobrevivir.

El trabajo infantil genera pobreza
La infancia es para la formación y los juegos

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, Unicef, afirma que más de 500 millones de niños viven en zonas propensas a inundaciones y un aproximado de 160 millones de infantes está ubicado en áreas cada vez más afectadas por las sequías.       

La deforestación, la degradación de los suelos, la contaminación de fuentes de agua, también contribuyen en el fenómeno de desplazamiento.

refugiados climáticos
Los Refugiados Climáticos

Para saber más, haz click sobre la imagen

Los cultivos y las cosechas se pierden como consecuencia de estos impactos, empobreciendo a las familias campesinas, que se ven obligadas a cortar el presupuesto destinado a la educación y a la alimentación de los niños.

Al empobrecerse el núcleo familiar, como consecuencia de la pérdida del sustento y el desplazamiento, los más jóvenes deben abandonar la escolaridad para contribuir con la economía familiar.

Una vez fuera del sistema educativo, los niños se hacen blanco fácil de la explotación infantil, exposición a sustancias tóxicas y vulnerabilidad a realizar trabajos considerados degradantes y execrables desde el punto de vista ético.

Aunque las cifras que hablan del número de niños explotados han disminuido, 94 millones desde el año 2000, todavía hay una significativa cantidad de infantes haciendo trabajos considerados peligrosos en más de un aspecto.

¿Qué es el trabajo infantil?

La OIT hace la salvedad de que no todo trabajo infantil es negativo y debe ser eliminado. Cuando el trabajo no afecta ni la salud ni la escolarización del infante, y tampoco vulnera su integridad física o moral, puede considerarse positivo.

Hay trabajos infantiles que forman
Hay trabajo que forma e instruye a los niños.

Tal es el caso de la labor que cumplen los niños dentro de su casa, colaborando con sus padres en las labores propias del hogar.

También el trabajo que se hace en época de vacaciones escolares o fuera del horario de clases, así como el que se lleva a cabo dentro de los negocios familiares, son actividades que contribuyen a la formación integral de los niños, les otorgan calificación y experiencia para desempeñarse como adultos productivos en el futuro.

El trabajo infantil que debe ser execrado, condenado y combatido es el que les arrebata a los niños el goce de su niñez. El trabajo que los expone a peligros y atenta contra su integridad física y psicológica, el que obstaculiza su escolarización y les impide a los niños asistir a clases y compartir con sus iguales, es el trabajo que resulta peligroso y deleznable.

Hay modalidades de ocupación infantil consideradas de extrema gravedad. Los niños que son separados de sus padres y puestos a trabajar en condiciones de esclavitud o abandonados en las calles de las grandes urbes a muy temprana edad, expuestos a toda clase de amenazas, son las formas más peligrosas del trabajo infantil.

La estrecha relación que existe entre trabajo infantil y el cambio climático casi siempre se oculta.

Es imperativo que se haga visible esa relación porque si bien las consecuencias de la afectación del clima no hacen distingos entre la población, con la niñez son especialmente letales.

La degradación de los ecosistemas, el agotamiento de los recursos, como el suelo o el agua o la pérdida de biodiversidad están acelerando el cambio climático. Cada año, millones de seres humanos están expuestos a sus estragos y los niños y niñas en la primera línea.

Es urgente que desde los gobiernos y las organizaciones no gubernamentales se adopten políticas públicas, destinadas a las familias vulnerables de los países más pobres. De esa manera, los procesos de adaptación y resiliencia frente al cambio climático impedirán que la lacra del trabajo infantil siga obstaculizando un verdadero desarrollo justo y sustentable.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: