CARGANDO

Tipo de búsqueda

Salud

Tomará un tiempo tener la vacuna contra el coronavirus

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

A pesar de la premura, alimentada por el creciente número de contagios, y de las advertencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS por sus siglas), sobre el tiempo estimado para obtener una vacuna, laboratorios de distintas partes del mundo trabajan a marcha acelerada para  dar con una inmunización contra el coronavirus que no será una realidad en lo inmediato.

Obtener la vacuna contra el coronavirus tomará un tiempo

Algunos hablan en términos de meses, otros aseguran que no se podrá contar con una vacuna antes de un año. Los más optimistas no se atreven a ofrecer una vacuna antes de los 18 meses, porque aunque se diera con una en este momento, hay varios factores que también influyen y deben tomarse en cuenta antes de dar una posible fecha.

El rápido avance del virus, el desconocimiento que se tiene sobre él, la fase de pruebas en humanos y la capacidad de producir vacunas a gran escala, son las principales dificultades que se deben sortear hasta llegar a obtener una inmunización contra el Covid-19.

En China, a poco tiempo de aparecer el virus, se anunció que los investigadores habían dado con la secuencia genética del virus. De inmediato el hallazgo fue puesto a la orden de la comunidad científica mundial, lo que dio pie a que varias farmacéuticas de Estados Unidos entraran en una veloz carrera por empezar hacer ensayos en humanos, algunos de esos ensayos se iniciarán en el mes de abril de 2020.

Falta todavía un trecho para alcanzar una vacuna

Aunque Canadá e Israel aseguran que tienen una vacuna contra el temido Covid-19, aplicarla en humanos todavía es cuestión de muchas pruebas y ensayos en humanos. Si los laboratorios logran superar todas las pruebas pertinentes, sería para noviembre, en un escenario optimista, cuando se pueda usar la inmunización.

El coronavirus aún no tiene vacuna
Los ensayos en humanos toman varios meses y no se admiten prisas.

Se tenga una visión optimista o más cautelosa con respecto al tiempo que llevará llegar a una vacuna, lo cierto es que antes de 2021 parece poco probable, puesto que los ensayos para comprobar que sean seguras en los humanos toman varios meses y son tiempos que no admiten prisas ni se pueden acelerar.

Por ahora no hay sino tratamientos para tratar a los contagiados, algunos de carácter experimental. Se han reportado casos de éxito con tratamientos indicados en principio para el VIH, y en China, epicentro inicial del virus, se han venido utilizando el Remdesivir, formulado contra el ébola, y la cloroquina que ha sido usada en el tratamiento de la malaria.

Desde Cuba ofrecen el fármaco Interferón Alfa 2B Recombinante, un antiviral desarrollado en convenio entre Cuba y China, que se viene utilizando con buenos resultados contra la hepatitis B y C, el herpes zóster, el VIH-Sida y el dengue. Las autoridades de la isla aseguran que están en capacidad de ofrecer el tratamiento a los países que lo soliciten sin afectar los inventarios del medicamento para su población.

Una carrera con jugoso premio

Varias farmacéuticas estadounidenses se encuentran compitiendo en una acelerada carrera por llegar a fabricar la vacuna que proteja al mundo del coronavirus Covid-19.

Nombres muy conocidos como Johnson & Johnson y Sanofi SA, otros menos populares como Moderna, Regeneron, Inovio Pharmaceuticals, entre otras, se encuentran trabajando, no solo contra el tiempo sino contra sus competidores. Porque ganar esta carrera significa obtener ganancias colosales difíciles de cuantificar.

laboratorios compiten por lograr vacuna contra coronavirus
La carrera por obtener la vacuna cuenta con un premio muy jugoso.

En una información recogida por BBC Mundo el día 4 de marzo de 2020, se afirmaba que el valor de las acciones de Inovio Pharmaceuticals en la bolsa había tenido un repunte luego de que esta anunciara que en el mes de abril iniciaría ensayos clínicos para una nueva vacuna que lograra ponerle contención a la propagación del Covid-19.

En esta apremiante competencia por dar con un fármaco capaz de inmunizar frente al Covid-19 se invierte dinero privado y también el que proviene de fondos públicos. En febrero, el Ministerio de Sanidad británico le comunicó a la multinacional de medicamentos GlaxoSmithKline (GSK) que invertiría 26 millones de dólares en la investigación que el laboratorio adelanta junto a la Organización Mundial de la Salud y el Instituto Pasteur, para conseguir la vacuna contra el virus originario de Wuhan, China.

Luego de dicho anuncio las acciones de la multinacional alcanzaron su mayor valor desde enero. Pese a que el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial hayan reducido las proyecciones del crecimiento de la economía mundial en 2020, por los efectos que está teniendo el coronavirus, para las firmas de investigación farmacéutica como Glaxo, una crisis sanitaria global representa una oportunidad de expandirse y hacer negocios.

En un contexto de economía de libre mercado no se puede esperar otro tipo de comportamientos por parte de las empresas dedicadas al negocio farmacéutico. Aunque se trata de la salud, un derecho humano que debería ser amparado lejos de cálculos financieros y econométricos, el de las vacunas y tratamientos no deja de ser un negocio en el que muchos quieren invertir.

La gran corona de la carrera por la vacuna contra el Covid-19 es muy sustanciosa. El papel de organismos como la OMS y los Estados debe fortalecerse para que prevalezca el sentido humanitario que debe tener la elaboración de un medicamento para salvar vidas por encima de intereses particulares.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: