CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación de los ríos Medio ambiente

Ríos contaminados con antibióticos son un peligro para la salud

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

Un estudio llevado a cabo en distintos cauces fluviales alrededor del mundo concluyó que los niveles de antibióticos presentes en esos ríos eran alarmantemente peligrosos. Para la investigación, que fue llevada por un grupo de científicos, con la Universidad de York de Reino Unido a la cabeza, se colectaron muestras de las corrientes de 72 países alrededor del mundo para buscar la presencia de 14 antibióticos.

contaminación fluvial con antibioticos

En los resultados dados a conocer a la opinión pública mundial en el año 2019, en ríos tan icónicos como el Támesis, el Danubio, el Sena, el Tigris o el Tíber se encontraron estas sustancias que han pasado a convertirse en un problema de salud pública y una amenaza a los ecosistemas fluviales.

Los antibióticos con más presencia en las aguas estudiadas son la trimetoprima, antibiótico usado para tratar infecciones del aparato urinario, y la ciprofloxacina, un antibiótico de amplio espectro. El punto más elevado de contaminación se ubicó en Bangladesh donde la presencia de metronidazol, un medicamento prescrito para tratar infecciones vaginales, superó 300 veces los límites considerados “seguros”.

Estos medicamentos llegan a los ríos por el inadecuado tratamiento y gestión de desechos humanos y animales. También por fugas de las plantas de tratamiento de aguas y por los desechos que arrojan directamente a las aguas fluviales las propias plantas farmacéuticas. La revista científica New Scientist publicó un estudio donde asegura que en India las fábricas de antibióticos están lanzando sus desechos a los cursos de agua, con consecuencias catastróficas para el ecosistema y para la gente que vive cerca.

Ya en España se habían adelantado en los estudios de la contaminación de ríos. El Gobierno de Aragón debió prohibir el consumo humano de peces sacados de tres afluentes del río Ebro, pues según los resultados de unos análisis llevados a cabo en su cauce, determinaron que había agentes químicos en las aguas de los ríos Gállego, Cinca y el Huerva.

La universidad del País Vasco también hizo de conocimiento público sus hallazgos en materia de contaminación de los cauces fluviales por antibióticos, antidepresivos y hasta componentes de cremas solares.

La gran preocupación por esta realidad es que todavía están por determinarse cuáles serán las consecuencias y el alcance de la contaminación por antibióticos de los ríos para el ecosistema y para el ser humano.

Resistencia microbiana, el gran problema de salud pública del futuro

Los antibióticos representaron, desde su descubrimiento y desarrollo en los años 30 del siglo XX, uno de los hitos más importantes para el desarrollo de la medicina. Gracias a ellos, se pudo empezar a combatir de manera efectiva algunas enfermedades de origen bacteriológico, como la neumonía, la tuberculosis, la meningitis, la fiebre tifoidea, la sífilis, entre otras dolencias que significaron la muerte para buena parte de la población del planeta. Hoy son objeto de gran preocupación entre la comunidad científica.

Rios contaminados con antibioticos
Los antibióticos están llegando a las corrientes fluviales afectando al ecosistema y a la salud humana.

El cáncer, la hipertensión o la diabetes dejarán de ser en un futuro cercano motivo de preocupación para la humanidad. El gran problema de salud pública en los años por venir, de no tomarse los correctivos necesarios, será la resistencia microbiana a los antibióticos.

Tal como lo afirma la Organización de Naciones Unidas (ONU) en un reciente informe divulgado en su página web y recogido por diversos medios de comunicación, en el año 2050, 10 millones de seres humanos perderán la vida como consecuencia de la resistencia antimicrobiana y 24 millones serán arrojados a la pobreza extrema por la misma causa. Esto como consecuencia del uso inadecuado de antibióticos y la pésima gestión en el proceso de desecho y su disposición final.

Al día de hoy, alrededor de 700 mil personas fallecen anualmente por infecciones que resisten a la acción de medicamentos prescitos para su tratamiento, entre ellas, más de 200 mil fenecen por una tuberculosis que no responde al uso de ciertos antibióticos. Infecciones respiratorias, urinarias y de transmisión sexual, que antes eran tratadas de manera eficiente se han transformado en afecciones imposibles de tratar.

¿Qué hacer frente a esta amenaza?

El desafío que representa para la humanidad la resistencia de las infecciones a los antibióticos es de grandes dimensiones. Exige el trabajo mancomunado de distintos sectores de la sociedad, desde el ámbito público, privado, la academia y toda la sociedad en su conjunto. Se hará necesario invertir recursos económicos y humanos en una adecuada infraestructura que permita un correcto manejo de desechos y aguas residuales.

antobioticos contaminan rios del mundo
La contaminación de los ríos con antibióticos está poniendo en grave riesgo la salud humana, animal y la de los cultivos.

También se debe robustecer el marco legal que regula la materia medioambiental, a fin de hacer más estrictos y eficientes los mecanismos utilizados para la disposición de desechos.

Por su parte los profesionales sanitarios, responsables de la administración y prescripción de los medicamentos antimicrobianos, deben aumentar su responsabilidad y ser más estrictos al momento de tratar a seres humanos, animales y especies vegetales.

No es poco el trabajo. La contaminación de los ríos con antibióticos está poniendo en grave riesgo la salud humana, animal y la de los cultivos. La resistencia microbiana, derivada de esta contaminación, pone en jaque los avances en la medicina y hace que aumenten los riesgos de intervenciones quirúrgicas que pudieran salvar muchas vidas.

Artículos Relacionados

Etiquetas: