CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación Desarrollo sostenible

Quema de residuos a cielo abierto tiene consecuencias graves para la salud y el medioambiente

Hasta ahora, la gestión de los desechos producidos por el sistema económico desarrollista es bastante precaria, deficiente y contaminante. Una de las formas más usadas para desaparecer los residuos es la incineración, una actividad altamente nociva. Veamos cuáles son las consecuencias de la quema de residuos a cielo abierto que tanto perjudican la salud humana y el medioambiente.

Consecuencias de la quema de residuoss

Si en algo es muy eficiente el sistema económico desarrollista es en generar desechos a una alta velocidad. La población mundial sigue en una escalada de crecimiento y con ella, el consumo. Crecemos más y consumimos cada día más y de manera voraz. Esa rapidez hace que sea una tarea muy difícil gestionar los residuos generados.

En todas partes del mundo, el manejo de los residuos se ha centrado en la eliminación de los mismos, en apartarlos de la vista. Estas acciones, que algunos llaman “de final de tubería”, tienen que ver con la creación de vertederos, rellenos sanitarios o incineradores. Todas estas “soluciones” no toman en cuenta la necesidad de reducir el consumo, por ejemplo.   

Lamentablemente, la mayoría de las personas no está suficientemente concienciada sobre el destino de sus residuos. La mayoría desconoce que muchas veces esos desechos se queman en condiciones inadecuadas. Un estudio que ha visto la luz recientemente, advierte que buena parte de la basura generada es quemada y que esa práctica genera graves daños a la salud de las personas.

Los autores del informe aseguran que la desactivación y la eliminación de productos y estructuras al final de su vida útil, puede acarrear consecuencias en el medio ambiente y en la salud humana si no se llevan a cabo de manera responsable y adecuada.

¿A dónde van a dar nuestros residuos?  

Pocas veces nos hacemos esta pregunta. O simplemente no nos importa. Sin embargo, una buena manera de empezar a tomar conciencia sobre la forma en la que consumimos, se trata de conocer a dónde se destina la basura una vez recolectada y qué es lo que sucede con ella.

El mencionado estudio fue encargado por Engineering X y llevado a cabo por expertos de la Universidad de Leeds y la Asociación Internacional de Residuos Sólidos. Una de las conclusiones a  la que llegaron los investigadores es que una cuarta parte de los residuos generados en todo el mundo, es decir, unas 500 millones de toneladas, quedan sin recoger.

Otra parte de esos residuos es mal gestionada tras su recogida, básicamente se queman al aire libre. Esta nefasta práctica está muy extendida, sobre todo, en los países donde los ingresos son más bajos y los sistemas de recolección y eliminación son muy deficientes o prácticamente inexistentes.

Los autores advierten que esta quema de residuos a cielo abierto es la mayor amenaza para la salud de muchas personas alrededor del planeta. Adicionalmente, se desconocen datos fehacientes acerca de la magnitud de esta realidad, lo que facilita que haya opacidad alrededor del tema.

Detrás de la quema de residuos hay seres humanos

Si ya la práctica de quemar basura resulta una actividad con altas dosis de toxicidad, su letalidad aumenta porque se lleva a cabo en sitios cercanos a las viviendas. Esa mezcla de emisiones, que se liberan a la atmósfera y a los suelos, perjudica la salud de las personas que hacen vida cerca de sitios donde se destinan los residuos.

La quema de residuos impacta sobre la salud de las personas

Los gases que se forman durante la incineración al aire libre están clasificados como contaminantes orgánicos persistentes y se les considera:

  • cancerígenos,
  • mutagénicos,
  • producen alteraciones inmunológicas,
  • alteran el desarrollo,
  • producen anomalías en la reproducción y
  • son irritantes de la piel, ojos y otras mucosas.

Por otro lado, en la actividad de manejar y gestionar los residuos intervienen millones de seres humanos, unos 11 millones en todo el mundo. Los “recicladores”, como se les llama en muchos sitios, son hombres, mujeres y niños que de manera informal se dedican a recoger, validos a veces solo de sus manos, las millones de toneladas de residuos generados cada año.

Estas personas no solo se exponen a los riesgos de la recolección de desechos, incluida la quema, sino que a menudo son criminalizados y perseguidos. A pesar de que gracias a su trabajo se recolecta y se clasifica entre el 20% y el 50% del total de los residuos que se producen en todo el planeta, ellos van a morir junto a sus familias en la pobreza y el desamparo.

¿Qué hacer?

Uno de los hallazgos del estudio señala que no hay suficientes datos que ofrezcan información sobre cuánta basura se quema, en qué condiciones y en que grado impacta en la salud de los seres humanos y en el medioambiente.

la quema de basura produce toxinas

Por otro lado, prohibir las quemas de residuos no es una solución real. Si se deja de quemar hoy, un billón de toneladas de residuos sólidos se dejará de tratar y eliminar en todo el mundo. El asunto de la quema es muy complejo. Muchas veces se recurre a la incineración porque es la manera más eficaz de evitar algunos riesgos.

Por ejemplo, hay residuos médicos hechos de PVC que son incinerados porque contienen patógenos y virus potencialmente mortales y muy contagiosos. Sin embargo, la quema del PVC produce dioxinas que también son peligrosas. Por tanto, antes de establecer medidas que eviten las quemas de residuos, se debe pensar en que sean sostenibles y que funcionen para todos.

Aunque el ser humano ha alcanzado cotas de desarrollo muy altas, todavía es incapaz de gestionar de manera adecuada los desechos que genera. La quema de residuos a cielo abierto genera consecuencias en la salud de los seres humanos e impactos en el medio ambiente. Abordar este problema es urgente si es que queremos de verdad un desarrollo sostenible.

Etiquetas: