CARGANDO

Tipo de búsqueda

Calentamiento global Efecto Invernadero Medio ambiente

¿Sabes qué es la neutralidad de carbono y cómo se alcanza?

El proceso del cambio climático del planeta luce imparable. Lograr que las temperaturas globales no sigan aumentando requiere que las emisiones sean neutrales. Pero ¿qué es la neutralidad de carbono? ¿Cómo se alcanza la neutralidad de carbono? ¿Cómo se certifica que un país o una empresa son neutrales en emisiones de carbono?

¿Qué es la neutralidad de carbono?

A menudo, la neutralidad de carbono es un concepto que aparece de manera recurrente en informaciones relacionadas con la cuestión medioambiental y recogidas por los medios de comunicación. Sin embargo, para muchos ese concepto no está muy claro o existen algunas confusiones al respecto.

La neutralidad de carbono se alcanza cuando un país o una industria o empresa, no emiten más carbono del que pueden absorber por vías que la misma naturaleza provee, por ejemplo los bosques o los océanos, o por medio de tecnologías diseñadas para absorber el dióxido de carbono presente en la atmósfera.

Aunque se habla mucho de la definición de neutralidad de carbono, los actores que intervienen aún no se ponen de acuerdo. Existen variaciones sobre el mismo tema y cada quien adopta la que más le conviene. Para algunos, la neutralidad está referida solo al dióxido de carbono o CO2, para otros la neutralidad tiene que ver con todos los gases de efecto invernadero emitidos.

Los límites al cambio climático

El cambio climático es un fenómeno que ya está ocurriendo y todos los días se experimentan sus efectos. El año 2020 está camino a convertirse en el más caliente de la historia, las catástrofes naturales son cada vez más frecuentes e intensas, los océanos se acidifican y los eventos climatológicos son más extremos.

¿Qué es la neutralidad de emisiones?
El transporte vehicular y aéreo son altos emisores de gases de efecto invernadero.

Para mitigar los efectos del calentamiento de la Tierra, y el consecuente cambio climático, los expertos del Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) consideran que se debe limitar el aumento de las temperaturas globales a 1,5 grados centígrados. Para que esto sea posible es esencial alcanzar la neutralidad de emisiones para la primera mitad del siglo XXI.

Este objetivo también se encuentra contemplado en el Acuerdo de París, suscrito por 195 países, y que este año arriba a su primer lustro de haber sido firmado.

Ya varios países han hecho anuncios donde se comprometen a ser neutrales en carbono en plazos ya establecidos. China, uno de los países más contaminantes del planeta ha prometido la neutralidad en emisiones de carbono para el 2060. Por su parte, la Unión Europea, mediante el Pacto Verde Europeo, está comprometida para ser neutral en emisiones para 2050.

Este Pacto fue respaldado por el Parlamento Europeo el 7 de octubre de 2020. En ese entonces, el Parlamento amplió las metas de reducción de emisiones al 60% para el año 2030 tomando como referencia los niveles de 1990.

¿Cómo se alcanza la neutralidad de emisiones de carbono?

La neutralidad de carbono se da cuando el resultado neto de emisiones es igual a cero. La forma más natural sería dejar de emitir gases de efecto invernadero más allá de lo que puedan absorber los bosques o los océanos, pero eso, en el actual contexto económico, es imposible.

¿Cómo se alcanza la neutralidad de carbono?
Nueva Zelanda solo se compromete a limitar sus emisiones de CO2, cuando su industria ganadera es la responsable de un tercio de las emisiones de otros gases de efecto invernadero.

Los bosques son sumideros de carbono porque las plantas, mediante la fotosíntesis, toman el CO2 de la atmósfera y lo transforman en oxígeno. De esta manera se reducen naturalmente los niveles de carbono presentes en la atmosfera.

Abandonar progresivamente el uso de combustibles fósiles, como el petróleo y el carbón es la medida más ambiciosa que deberían plantearse los Estados. Sobre todo los más industrializados y dependientes de estas formas de energía y que son las principales causantes del calentamiento global.

Para reducir las emisiones y alcanzar la neutralidad existen dos tipos de medidas que deben tomar los agentes emisores: medidas de reducción y medidas de compensación.

Las medidas de reducción son:

  • Reducción del consumo de energía proveniente de combustibles fósiles
  • Reducción de las actividades que producen emisiones como el transporte aéreo y vehicular     
  • Mejora de la eficiencia energética en los procesos productivos.
  • Inversiones en tecnología baja en carbono.
  • Apostar firmemente por las energías renovables, como la eólica, la fotovoltaica o la hidroeléctrica.

Por su parte, las medidas de compensación son las que se deben tomar cuando ya no es posible reducir más las emisiones. Una de esas medidas es la adquisición de bonos verdes o bonos de carbono. Son instrumentos que certifican que determinados proyectos ayudan a disminuir las emisiones globales y propician el desarrollo sostenible.

En este video se explica de manera muy pedagógica cómo es posible llegar a ser neutro en emisiones.

¿Es posible lograr la neutralidad de emisiones?

Más de 100 países, los más contaminantes, ya se han comprometido en la reducción de sus emisiones. Entre los emisores más importantes que han hecho anuncios para lograr la neutralidad de carbono para 2050, están Reino Unido, Japón y Corea del Sur. Sin embargo, algunos expertos climatólogos se muestran escépticos con respecto a esos anuncios.

La investigadora Kelly Levin, del World Resources Institute, advierte que hay que estar atentos a los detalles que se ocultan tras ciertos anuncios. Por ejemplo. Nueva Zelanda ha dicho que solo se compromete a retener las emisiones de CO2 para ser neutral para 2050, cuando es un hecho conocido que un tercio de sus emisiones son de gas metano proveniente de la ganadería.

También hay expertos a los que no les entusiasman las fechas. Que una empresa o país se ponga como meta el 2050, no indica que vaya a trabajar desde ahora en la reducción de sus emisiones. Son tres décadas más de emisiones.

Otro punto que provoca suspicacias entre los científicos es que muchas empresas, como las petroleras, aerolíneas o la Nestlé, solo hablan de plantar árboles o de invertir en tecnología para almacenar CO2. Tanto una como otra medida son bastante controvertidas y poco confiables.

Plantar miles de millones de árboles, tal como lo proyecta la trasnacional de alimentos Nestlé, implica necesariamente tomar grandes extensiones de tierra que se le quitarían al cultivo de alimentos. Por su parte, la tecnología para almacenar carbono está en ciernes y su efectividad no ha sido probada.

Hay que dejar de crecer

El actual modelo de desarrollo, que promueve el crecimiento económico, no es viable desde el punto de vista medioambiental. El último informe de la ONU, del año 2019, sobre el estado del medioambiente, es enfático cuando dice que a nivel mundial, el factor que más contribuye al aumento de las emisiones es el crecimiento económico.

Las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero siguen aumentado. El uso de combustibles fósiles como principal fuente de energía para la industria, la generación de electricidad y la movilidad, son las actividades que tienen mayor responsabilidad en este incremento.

No existen casi evidencias de que, si seguimos por la senda por donde transitamos, podamos alcanzar las metas del Acuerdo de Paris ni las del Pacto Verde Europeo.

Conocer qué es la neutralidad de carbono y cómo se puede lograr, es un buen inicio para saber si podremos, como humanidad frenar el aumento de las temperaturas globales y mantenerlas en 1,5 grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales.

Etiquetas: