CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Medio ambiente

¿Qué es el fenómeno de El Niño?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

El fenómeno meteorológico de El Niño, es la fase cálida del denominado ciclo El Niño-Oscilación del Sur (ENOS), el cual se completa con un fase fría conocida como La Niña. Es un evento que se da cada 2 a 7 años y que ocurre cuando las aguas del océano Pacífico, próximas a las costas de Suramérica, se calientan. Esto provoca eventos climáticos extremos en varios puntos de la geografía. Se le llama fenómeno porque es una manifestación física que puede ser comprobada con la observación directa.

Qué es el fenómeno del Niño

El calentamiento de las aguas del mar Pacífico es producto de una superposición de corrientes en la zona intertropical. Las corrientes cálidas procedentes del hemisferio norte se enfrentan a las aguas muy frías características de la corriente de Humboldt o corriente del Perú. El fenómeno del Niño suele durar de 8 a 10 meses.

Las manifestaciones más significativas de este fenómeno son intensas lluvias, sequías e incendios forestales que afectan de manera especial a las costas atlánticas y pacíficas del sur del Continente Americano, las costas del Sudeste asiático y Australia. Estos eventos climáticos ocasionan sensibles pérdidas materiales y humanas y afectan la vida de millones de personas, sobre todo en países en desarrollo.

¿Cómo se origina El Niño?

Este fenómeno climático empieza cuando los vientos alisios del Pacífico que corren de este a oeste se debilitan de manera drástica y las aguas cálidas de las costas de Oceanía y Asia se dirigen a las costas de Suramérica. Al tocar costa empiezan a evaporarse y en consecuencia se producen precipitaciones de inusuales patrones: muy intensas y frecuentes. Al otro lado del Pacífico, las aguas se enfrían y le abren paso a un clima más seco e intensas sequías.

¿Por qué se llama El Niño?

El nombre de esta manifestación climatológica proviene de la sabiduría popular. Recibe su nombre de los pescadores del norte del Perú. La experticia de su trabajo les permitió observar que las aguas se calentaban y que el producto de la pesca mermaba en los meses cercanos a las fiestas navideñas. A ese evento lo bautizaron como la corriente de El Niño por el niño Jesús.

Causas de El Niño

Así como todos los fenómenos naturales, El Niño es un fenómeno complejo que tiene múltiples causas. Algunas que ya han sido ampliamente descritas son:

  • Cambios en el patrón de los vientos

Los vientos alisios del Pacífico ecuatorial, en condiciones normales, corren de este a oeste, de las costas de Perú y Ecuador a las costas indo australianas. Esto hace que las aguas frías tengan un afloramiento que favorece la pesca en esa costa.

Ahora bien, cuando se da el fenómeno de El Niño estos vientos alisios se debilitan, ya no hay movimientos de aguas, el afloramiento de aguas frías, o surgencia como también se le conoce, no ocurre y el agua en la región empieza a calentarse. Esto hace que aumente la evaporación y el aire cargado de humedad sube y causa las precipitaciones características de este fenómeno.

  • Movimientos de la Tierra

Los cambios en la velocidad de los movimientos de rotación y de traslación del planeta tienen influencia en las condiciones de los océanos y de la atmósfera.

  • Actividad humana

El cambio climático, favorecido por la depredación de bosques y ecosistemas, quema de combustibles fósiles, consumo indiscriminado de recursos naturales, provoca la acumulación de CO2 en la atmósfera y le abre paso al efecto invernadero. El aumento en las temperaturas del planeta, lógicamente repercute en la temperatura de las aguas oceánicas.

  • Radiación solar

La cantidad y la calidad de los rayos solares que llegan a la Tierra determinan el aumento o el descenso de las aguas.

  • Sismos

Los movimientos telúricos liberan energía acumulada en el subsuelo del Pacífico y este hecho repercute en el movimiento de las aguas.

Consecuencias de El Niño

Las repercusiones de El Niño son múltiples y muy severas. Las intensas y cruentas precipitaciones alternadas con períodos de sequías, el calentamiento de las aguas y las inundaciones producto de las lluvias, ponen en serio riesgo mortal a millones de personas. Algunas de las consecuencias de este fenómeno son:

Causas de El Niño
El Niño provoca un incremento en el número y en la intensidad de las precipitaciones.
  • Alteración en el patrón de las precipitaciones. El aumento en las temperaturas del Pacífico Oriental aumenta la evaporación y esto provoca que aumente la cantidad y la intensidad de las lluvias. Dicho comportamiento en las precipitaciones ocasiona inundaciones letales que acaban con la vida de seres humanos y animales, siembras de alimentos, así como pérdida de infraestructura.
  • Brote de enfermedades. Las intensas y abundantes lluvias hacen que las enfermedades asociadas a inundaciones y a la transmisión vía vectores, tales como diarreas, dengue, zika, tengan un rebrote y un incremento en el número de casos.
  • Sequías extremas. Mientras algunas regiones sufren la severidad de las precipitaciones y sus consecuencias, en otras las extremas sequías producen pérdidas agrícolas, devastadores incendios forestales, merma en las fuentes de agua potable e incremento de la desertificación.
  • Pérdida de biodiversidad. El Niño no solo atenta contra la vida humana. La biodiversidad también sufre sus rigores. El aumento en las temperaturas del agua del Pacífico impacta sobre los arrecifes de coral y produce cambios en el comportamiento de las especies pesqueras.
  • Disminución de la pesca. Cuando las aguas se hacen más cálidas y la surgencia de las aguas profundas no ocurre, los cardúmenes de peces lo resienten y se alejan. El resultado es una disminución en las capturas de peces y por tanto una merma en el abastecimiento de alimentos.
  • Afectaciones económicas. La pérdida de cosechas y cultivos, el perjuicio en infraestructura urbana y agrícola, el repunte de enfermedades, aumento de la desertificación, la disminución de la producción de alimentos, son causas de grandes pérdidas y afectaciones económicas para las naciones impactadas por El Niño.

¿Se puede evitar El Niño?

Aunque se sabe que el fenómeno meteorológico del Niño ocurre de manera cíclica desde hace milenios, los registros efectuados desde hace treinta años indican que este evento se está haciendo más intenso en sus manifestaciones y sus consecuencias. El cambio climático tiene mucho que ver con la fuerza del impacto del Niño en el planeta y los seres humanos.

Corresponde tomar muchas acciones tendientes a cambiar el curso del actual modelo de desarrollo. Es obvio que las acciones de los seres humanos han impactado en la naturaleza y eso es comprobable cada vez que el Niño hace su aparición.

Cambiar las fuentes de energía, dejar de quemar combustibles fósiles, parar de consumir de manera indiscriminada recursos que no pueden ser renovados, abandonar patrones de consumo que el planeta no puede sostener, son solo algunas de las iniciativas que se deben dar con el fin de mitigar los efectos del Niño en la naturaleza y en los seres humanos.

El desarrollo sostenible es ahora, más que nunca, un clamor. Queda poco tiempo para tratar de que la temperatura del planeta no se incremente más allá de los 2º C con respecto a las medidas preindustriales. Frente al Niño queda prepararse, ser resilientes y proteger a los países más vulnerables

Peores años de El Niño

Según investigadores de la NASA, en el siglo XXI el peor período de El Niño ocurrió entre 2015-2016. En medios de comunicación se le calificó a ese año como El Niño Godzilla. Sin embargo, se hacía la salvedad de que dicho año tendría que hacer muchos méritos para alcanzar en letalidad al Niño de 1997-1998 que afectó a buena parte del planeta.

Consecuencias del Niño
El cambio climático hace que los efectos del Niño sean más perniciosos.

Según las cifras de los registros hechos por autoridades peruanas, los peores períodos fueron los correspondientes a 1982-1983, donde fueron contabilizadas 512 personas fallecidas, número que no incluyó a los 8.500 decesos indirectos por enfermedades.

Seguidamente, el lapso de 1997-1998, que provocó la muerte de 366 seres humanos. Estas cifras corresponden solo a Perú.  A escala global, el Niño se cobró la vida de 23.000 personas y ocasionó pérdidas por 45.000 millones de dólares.

Varios indicadores hacían ver que el Niño del período 2015-2016 sería muy cruento. Uno es la elevación en los niveles del mar, que era muy similar a la de 1997. Esto señala que hay una gran capa de agua caliente en el océano Pacífico. La NASA se mostraba sorprendida de la similitud de los patrones de comportamiento de ambos lapsos.

Otro de los índices que señalaban la crudeza del fenómeno de 2015 fue el de las altas temperaturas registradas ese año. Numerosos estudios establecen que a mayores temperaturas, los efectos de fenómenos como El Niño, se agudizan.

El Niño es un fenómeno cíclico que está presente en el planeta desde hace miles de años. El cambio climático y la acción del hombre en los ecosistemas hacen que sus efectos sean más perniciosos. Sin embargo, sus efectos, ahora palpables de manera directa y dolorosa, pueden ser mitigados. El ser humano tiene una tarea pendiente con su especie y con el planeta: proteger la vida de los más vulnerables.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: