CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Medio ambiente

¿Qué es el fenómeno de La Niña?

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

La Niña es un fenómeno climatológico que forma parte de los extremos climáticos del ciclo conocido como El Niño-Oscilación Sur (ENOS), y su comportamiento repercute en las condiciones climatológicas de varios puntos del planeta. Sus características, opuestas a las del Niño, hacen que se le diera ese nombre, aunque algunos le llaman, más apropiadamente, El Viejo o el Anti-niño.

Qué es el fenómeno de La Niña

Aunque sus irregularidades climáticas no son tan abruptas como las del Niño, este episodio también produce alteraciones en las corrientes de los vientos alisios y tiene como particularidad el descenso de las temperaturas en las aguas la zona ecuatorial del océano Pacífico.

La frecuencia de la Niña no está establecida de manera clara, pero los registros históricos hacen pensar que ocurre cada dos a siete años. Las primeras señales de su llegada se manifiestan en que los vientos alisios se hacen más fuertes y se incrementa el agua fría en la zona ecuatorial del Pacífico.

Los efectos de este fenómeno de componente atmosférico y oceánico no son iguales para todas las regiones del planeta. En las costas suramericanas con la llegada de La Niña, la corriente fría de Humboldt, o corriente de Perú como también se le conoce, tiene la posibilidad de desarrollarse mejor, las aguas se llenan de más nutrientes que favorece el incremento de población de las especies pesqueras. Esto representa un gran beneficio para la industria de la pesca y las comunidades locales que viven de esa actividad.

La Niña también propicia que los vientos alisios transporten mayor volumen de agua cálida hacia el Oeste, hacia la región de Oceanía, y es ahí donde se concentra la mayor nubosidad y las precipitaciones son más intensas. Mientras tanto, en el Caribe, los ciclones tropicales cobran fuerza y frecuencia.

¿Cuánto tiempo dura La Niña?

Este fenómeno se clasifica, según su intensidad, en débil, moderado y fuerte, y de acuerdo a eso puede tener una duración de 9 meses a tres años. Será más fuerte en cuanto menor sea su duración. La incidencia de la Niña en las variables meteorológicas será más severa en los primeros seis meses del desarrollo del evento climatológico.

Períodos de La Niña

Desde que se llevan registros del fenómeno de La Niña, que aparece por primera vez en los anales científicos en 1989, los investigadores han logrado identificar una serie de etapas por las que pasa esta manifestación.

Fases de La Niña
La Niña ocasiona que las corrientes marinas más frías afloren y las aguas se llenen de nutrientes.
  • Comienzo del fenómeno

Se inicia cuando el fenómeno El Niño toca a su fin. En esta etapa los vientos alisios se fortalecen y la zona de convergencia intertropical se desplaza hacia el norte de su posición habitual.

  • Desarrollo del fenómeno

En esta etapa se debilitan las corrientes marinas ecuatoriales procedentes de las costas asiáticas, lo que propicia que se afecten poco las aguas en las costas del Pacífico en Suramérica.

Se amplían los afloramientos marinos, que son grandes masas de agua fría que se elevan hacia la superficie del océano y mueven todos los nutrientes que se encontraban debajo de las capas superficiales del océano.

De igual manera se fortalece la corriente ecuatorial del sur que trae aguas frías que hacen que la temperatura de las aguas del Pacífico tropical, oriental y central disminuyan. También se detecta una mayor cercanía de la termoclina (una especie de barrera que impide el intercambio de nutrientes entre aguas superficiales y aguas profundas) lo que propicia que las especies marinas puedan conseguir más alimento durante más tiempo.

  • Maduración del fenómeno

Se le considera el final del período de La Niña y sucede cuando los vientos alisios recuperan su intensidad normal.       

Qué es el Niño del Índico
¿Qué es el Niño del Índico?

Para saber más, haz click sobre la imagen

Efectos de La Niña en el clima global

Los efectos climáticos de La Niña se viven de manera distinta en cada punto del planeta donde actúa. Algunos de los efectos más significativos que pueden esperarse son los siguientes:

  • Una disminución en los niveles del mar Pacífico en la región de Oceanía y un aumento en la región tropical y subtropical en las costas de Suramérica y Centroamérica.
  • Un aumento en la intensidad de los vientos alisios, lo que provoca que las frías aguas profundas queden en la superficie del Pacífico.
  • Una sensible disminución de la temperatura superficial del mar, lo que se constituye en el principal aviso de la llegada de La Niña.
  • Las lluvias en el sudeste asiático, partes de África, en Brasil y en Australia, aumentan y es normal que las inundaciones se den con mayor frecuencia. La humedad entre diciembre y febrero también se incrementa.
  • En Estados Unidos aumenta la frecuencia de los huracanes y tormentas tropicales, y en algunas partes de ese país podrían observarse registros históricos de nevadas irregulares.
  • En algunas regiones del oeste del continente americano, el Golfo de México y el noreste de África las sequías serán bastante significativas ante el fenómeno de La Niña.
  • Regiones de Europa podrían observar un incremento significativo en las precipitaciones.
  • Australia e Indonesia podrían experimentar un aumento en el número e intensidad de sus precipitaciones.
  • En la región de los Andes las inundaciones y los deslaves se intensifican producto del aumento de las precipitaciones.

Los ecosistemas marinos reciben muchos beneficios de La Niña. El afloramiento de las aguas frías, también conocido como surgencia, permite que los recursos pesqueros, el fitoplancton y el zooplancton puedan aprovechar los múltiples nutrientes de esas aguas. Este beneficio se replica en toda la cadena trófica, lo que contribuye a formar una de las zonas de mayor riqueza biológica del planeta.

¿Se pueden predecir eventos como La Niña?

Los eventos climatológicos son difíciles de predecir. Lo que sí es un hecho constatable es que, debido al cambio climático y las afectaciones en los ecosistemas y en la biodiversidad, fenómenos como El Niño o La Niña son más frecuentes e intensos y sus efectos negativos son más letales.

Efectos de La Niña
Durante La Niña las aguas del Pacífico oriental se convierten en un reservorio de diversidad biológica.

Queda establecer desde los gobiernos nacionales o locales, hasta los organismos y movimientos independientes, políticas y estrategias de prevención y protección destinadas a los sectores más vulnerables de la población.

Fenómenos meteorológicos como La Niña o El Niño, los dos extremos de un gran evento como El Niño-Oscilación Sur (ENOS), no tendrían que representar un riesgo para las vidas de las personas y las economías de los países.

Reducir las emisiones de GEI no solo redundará en frenar el cambio climático, también las aguas del océano Pacífico tendrían períodos de normalidad más extensos.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: