CARGANDO

Tipo de búsqueda

Derechos humanos Pueblos y culturas

En un planeta en emergencia, ¿qué es el ecofeminismo y qué aporta a la defensa del medio ambiente?

¿Existe alguna una relación entre la sumisión y la opresión de la mujer en el actual sistema y la destrucción del medio ambiente? El ecofeminismo cree que sí. Y esa relación está establecida en más de un aspecto. Pero, ¿qué es el ecofeminismo? ¿Por qué es necesario un enfoque feminista en la preservación del medio ambiente y el cuidado de la vida sobre el planeta?

Qué es el ecofeminismo

El ecofeminismo, como corriente de pensamiento y movilización, une dos luchas necesarias y urgentes. Por un lado, la emancipación y la justicia para las mujeres, como sujeto históricamente subordinado. Al unísono, la superación de un modelo de desarrollo depredador y derrochador que degrada a la naturaleza y sus recursos.

Decir que el cambio climático le plantea a la humanidad un gigantesco reto es casi un lugar común, sin embargo, no por ello la premisa deja de tener valor. Nos encontramos, como civilización, al borde del colapso medioambiental provocado por un modelo de desarrollo que ha devastado la naturaleza y ha elevado las temperaturas globales.

Este fenómeno ha provocado una modificación en los patrones climatológicos y atmosféricos que intensifican las sequías, inundaciones, huracanes e incendios. Estos eventos golpean a todos en el planeta, pero con mayor intensidad a las mujeres, sobre todo a las más pobres.

Ante un escenario tan desafiante, la ecología y el feminismo se han unido en el ecofeminismo como una posible respuesta a la catástrofe medioambiental. Evitar la destrucción de la naturaleza y darle a la mujer la justicia y la inclusión que le ha sido negada a través de la historia, son las guías del movimiento ecofeminista.

De qué hablamos cuando decimos ecofeminismo

El ecofeminismo no es uno solo. Es diverso en corrientes y líneas de pensamiento, pero todas confluyen en una idea básica: la destrucción de los ecosistemas y sus recursos empezó cuando se relegó a la mujer en la sociedad con sometimiento y subordinación.

Cuáles son los objetivos del ecofeminismo

Abordar el tema medioambiental, como un tema relacionado con el rol que se le ha impuesto a la mujer en la sociedad, se hace desde distintos enfoques. Algunos son:

  • El papel que cumplen las mujeres en el activismo medioambiental
  • La orientación de género en los efectos que tiene el cambio climático
  • La planificación urbana para hacer ciudades sostenibles y adaptadas a las tareas de cuidados
  • La orientación de género en la propiedad de la tierra
  • La perspectiva de género en la asignación de puestos sociopolíticos de relevancia en la defensa del medio ambiente
  • Cómo inciden los contaminantes en la salud de las mujeres
  • El rol de los valores considerados tradicionalmente femeninos en el cuidado del medio ambiente
  • Cómo confluye la dominación de la mujer y el dominio y explotación destructiva de la naturaleza

El ecofeminismo, en todas sus variantes, desmonta y vuelve a reformular conceptos que se han dejado establecidos por el patriarcado como inamovibles. La economía, la producción, el desarrollismo, el trabajo, el papel de los cuerpos humanos en el sistema, todo es susceptible de ser cuestionado y desmitificado por el pensamiento ecofeminista.

Un ecologismo con perspectiva de género y de clase

Aunque se corre el riesgo de simplificar al ecofeminismo como una lucha del feminismo con mirada ecológica y viceversa, el asunto es mucho más complejo. En 1974, cuando Françoise D’Eaubonne acuño el término ecofeminismo para hablar sobre la absoluta potestad de los varones sobre la fertilidad de las mujeres y la tierra, sus ideas fueron despreciadas.

Se le acusó entonces de establecer una conexión entre dos conceptos que no tienen nada en común. No obstante, el concepto fue tomando forma y fondo y luego se demostró que había una estrecha vinculación entre el capitalismo, la desigualdad de género, el racismo, el clasismo, la destrucción de la naturaleza y el cambio climático.

La teoría ecofeminista de D’Eaubonne aduce, además, que los impactos de los riesgos medioambientales golpean con mayor fuerza a las poblaciones más vulnerables, las comunidades del Sur Global que muchas veces son lideradas por mujeres. Para otras pensadoras feministas, hay tantas corrientes del ecofeminismo como ecofeministas.

Mientras en Europa y Estados Unidos el pensamiento ecofeminista se gestó en los recintos académicos, en América Latina, Asia y África el ecofeminismo se forjó en la práctica. Mujeres que tuvieron que hacerle frente en sus territorios a problemas relacionados con la explotación destructiva del medio ambiente.

El ecofeminismo como respuesta

El ecofeminismo nace de la necesidad de transformar todo lo que necesita ser transformado para salvarnos como especie. Y salvarnos de la extinción requiere que se erradique la forma en que hasta ahora nos hemos relacionado entre nosotros y con el resto de seres vivos y los ecosistemas.

Cuáles son las corrientes del ecofeminismo

Para Alicia Puleo, pensadora y académica ecofeminista, el objetivo más sentido y trascendental del pensamiento ecofeminista es redefinir al ser humano, y en consecuencia a los demás seres vivos. Añade la especialista que solo así es posible una convivencia pacífica en la Tierra.

En su libro Ecofeminismo para otro mundo posible, Puleo critica con contundencia al neoliberalismo, origen de la acelerada destrucción de los ecosistemas y de la feminización de la pobreza. Plantea la autora que el ecofeminismo es la fusión de dos movimientos que, aunque tienen un origen distinto, entroncan en un momento dado.

Considera Puleo que, a finales del siglo XX, el renacer del feminismo coincidió con el nacimiento del ecologismo. Ambos pensamientos fueron inscritos por los estudiosos dentro de los movimientos sociales.

Ideas que no buscaban reivindicaciones económicas, sino exigencias relacionadas con la calidad de vida. Esto es, un medio ambiente libre de contaminación y relaciones personales libres de dominación.

Pensamiento ecofeminista para todos

El capitalismo y su modelo desarrollista, como hijos del patriarcado, se orientan por la idea de dominio. De dominio de la naturaleza y de la mujer. Antes, esa necesidad de dominar se expresaba en la conquista de territorios. Hoy la dominación se manifiesta en la voracidad por las ganancias económicas en los mercados globales.

Para el ecofeminismo esta actitud de dominación es, a la luz de la emergencia climática, poco menos que un suicidio. Es necesario que las tareas que se les han asignado a las mujeres de manera tradicional, como el cuidado de la infancia y la vejez, así como las actitudes compasivas, de empatía y la atención, sean revalorizadas y vistas como valores necesarios en todos los seres humanos.

En un planeta contaminado y degradado por el actual modelo económico, el dominio del patriarcado ya no es posible ni ético. Conocer qué aportes se hacen desde el ecofeminismo es un paso para reconocer que dependemos de la naturaleza para sobrevivir y que estamos interconectados con las demás especies y con el medio ambiente.

Etiquetas: