CARGANDO

Tipo de búsqueda

Naturaleza Salud

¿Qué es el diseño biofílico? Ciudades conectadas con la naturaleza

Existe una tendencia en la arquitectura y la construcción que cada día gana más adeptos. Es un estilo de diseño donde se incorporan elementos naturales, como las plantas, el agua, la luz o el viento, en las edificaciones urbanas. Se le conoce como diseño biofílico y su principal premisa es que los seres humanos que habitan las ciudades reconecten con la naturaleza. Veamos de qué se trata.

Qué es el diseño biofílico

¿Quién no ha sentido paz y tranquilidad en un jardín o en un parque, aunque estos estén ubicados en medio de una urbe inhóspita? Elementos naturales como las plantas —con sus colores y aromas—, o el agua, con su movimiento y sus sonidos, permiten que el ser humano vuelva a establecer un vínculo con la naturaleza. De esa propuesta parten los arquitectos y diseñadores que impulsan el diseño biofílico.

Si te piden describir un momento de paz y de bienestar, seguramente hablarás de un sitio rodeado de naturaleza, seguramente de un bosque o una playa. Este pensamiento, bastante común, demuestra que el ser humano, aunque viva en una urbe, siempre añora el entorno natural. La naturaleza y el ser humano tienen un vínculo que se rompe en las ciudades y es necesario volver a conectar.

El principal impulsor del diseño biofílico es el arquitecto británico Oliver Heath. Desde su web afirma que esta corriente aprovecha la atracción natural que sienten las personas por la naturaleza para mejorar los entornos donde se vive, trabaja o se descansa. Ese abandono, a veces forzado, de los entornos naturales hace que se pierdan de vista las bondades que brinda la naturaleza.

La naturaleza del diseño biofílico

La palabra biofilia es un vocablo acuñado en la década de 1980 por el biólogo Edward O. Wilson. La etimología indica que significa, de manera literal, amor a la vida. Este concepto explica que el contacto con la naturaleza es vital para el ser humano porque es una conexión inherente a su esencia.

Te puede interesar

Aunque algunos quieran calificar este enfoque como algo esotérico, la verdad es que diversos estudios comprueban que la conexión con la naturaleza es beneficiosa. Estar en contacto con elementos que evoquen nuestro origen nos da calma y un sentido positivo de la vida. La naturaleza hace sentir bien y desde ahí se debería desarrollar cualquier proyecto que involucre a las personas.

Algunos arquitectos y diseñadores sostienen que el diseño biofílico funciona porque la fisiología del ser humano ha estado modelada por la naturaleza. A lo largo de millones de años la geografía, el clima y los ritmos de los ecosistemas han moldeado al humano actual.

¿Cuáles son las bases del diseño biofílico?

El diseño biofílico es un proceso complejo. No se trata solo de poner plantas en un vestíbulo o en un sitio de trabajo. El fin principal es hacer toda una estructura que convierta a los espacios en sitios placenteros donde trabajar, vivir o recrearse.

Principios del diseño biofílico

Según Oliver Heath, eso se logra a través de tres principios esenciales del diseño biofílico:

1. Introduce a la naturaleza en el diseño

Colocar lugares de trabajo, o de descanso, junto a ventanas con vistas a montañas, agua o el cielo, hace que un espacio se transforme en un mejor lugar. La salud, física y emocional, agradecerán también el uso de plantas, jardines verticales, el movimiento y el sonido de cascadas de agua. Que no falten, igualmente, el aire fresco, a través de ventanales o terrazas.

2. Utiliza elementos que emulan la naturaleza

Optimizar nuestro vínculo con la naturaleza no tiene por qué hacerse solo con elementos naturales. También hay materiales que imitan sus formas. Existen alfombras y revestimientos de paredes y pisos que recuerdan a las olas del mar o a un suelo cubierto de hojas otoñales. Igualmente, ciertos materiales logran evocar la naturaleza como la madera, la piedra o la lana.

3. Crea espacios naturales

Acá las palabras claves son crear y querer. No es tan solo un asunto de poner una planta o usar piedra. En el diseño biofílico es necesario crear ambientes donde las personas quieran, deseen, estar. Sobre todo, en ambientes laborales, el diseño basado en la naturaleza puede hacer que los trabajadores sean más creativos y reflexivos. Los entornos de oficina son espacios donde las personas pasan buena parte de su tiempo, por tanto, es necesario hacer más grato y auspiciador el ambiente.

Un diseño que beneficia a las personas

El futuro del diseño arquitectónico y urbanístico estará marcado por el enfoque biofílico. Un estudio de 2012, determinó que el diseño biofílico reduce el estrés, fortalece la claridad de pensamiento y favorece los procesos de curación. Puede, además, tener un beneficio económico para las empresas, puesto que entornos agradables reducen el ausentismo por bajas médicas.

Importancia del diseño biofílico

Las distintas manifestaciones artísticas y arquitectónicas a través de la historia hablan, además, de que este enfoque no es nuevo. Incluso, eso explica por qué a medida que crecían las ciudades en el siglo XIX, fue importante crear grandes parques y jardines públicos que redujeran el estrés y apaciguaran al ser humano en entornos no naturales, ajenos a su naturaleza.   

No es casual que el crecimiento urbano coincida con el auge de enfermedades físicas y emocionales. A medida que la población mundial se urbanice, los beneficios del diseño biofílico se harán más importantes. Porque a pesar de la industrialización y el desarrollo, la esencia del ser humano está conectada con los procesos y los ritmos de la naturaleza.

Lamentablemente, mucho del diseño arquitectónico actual está divorciado de la naturaleza y del ser humano. Si bien es casi intuitivo que los entornos naturales nos hacen bien, muchos prefieren ignorar ese hecho. La palabra recreación, aplicada algunas veces a sitios urbanos, habla de re crearnos, de volver a componernos, y hay que hacerle justicia al término.

Según las proyecciones sobre población, en las próximas décadas, más del 70% de los seres humanos vivirá en ciudades. Saber qué es el diseño biofílico, y cómo podría impactar en las personas, es vital para hacer de los entornos urbanos lugares sanos y cercanos a la naturaleza que es, al fin y al cabo, la cuna de la vida.

Etiquetas: