CARGANDO

Tipo de búsqueda

Desarrollo sostenible Energías renovables Medio ambiente

¿Por qué es necesario que la movilidad urbana sea sostenible?

¿De qué deberíamos estar hablando cuando de movilidad urbana sostenible se trata? En la mayoría de los grandes núcleos urbanos la dictadura del automóvil gobierna con mano de hierro. Avanzar hacia un modelo de movilidad, respetuoso con el medio ambiente y con los ciudadanos, debería ser prioridad a la hora de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

¿Qué es la movilidad urbana sostenible?

Una parte importante de la contaminación en urbes responde a la enorme cantidad de vehículos de particulares que circulan en las calles. Con la implementación de sistemas de movilidad sostenible se logra reducir, de manera significativa, el impacto en el medio ambiente, limitar el consumo de energía no renovable y una sustancial mejora en la calidad de vida de la gente.

La movilidad en entornos urbanos debería propender hacia la sostenibilidad. Adoptar distintas modalidades de transporte sostenible, adaptadas a la realidad y a las necesidades de cada urbe, forma parte de las acciones necesarias para reducir las emisiones y mejorar la calidad de vida en el presente y en el futuro.

Cada día más, el tema de la movilización respetuosa con el medio ambiente, y de calidad para los usuarios, es prioridad. Es un tema obligado en las agendas de los gobiernos, sean nacionales, regionales o locales. No hay futuro posible sin una movilidad sostenible.

El colapso de los sistemas de transporte convencionales, sumado al cumplimiento por parte de los países signatarios de compromisos asumidos en tratados como el Acuerdo de París, allanan el camino hacia la plena sostenibilidad del transporte de personas, productos y mercancías.

¿Por qué es necesaria la movilidad urbana sostenible?

La mayoría de la población mundial se asienta en áreas urbanas. Según cifras de la ONU, en la actualidad, 55% de la población vive en las ciudades. La organización prevé que para el año 2050, dos de cada tres habitantes del planeta vivirán en núcleos urbanos. En la medida en que aumente el número de habitantes, crecerán las ciudades.

Bicicletas y movilidad urbana sostenible
Los desplazamientos en bicicleta son prioridad en muchas ciudades del mundo.

Este fenómeno se hará más patente en los países en desarrollo. De nuevo, las cifras de la ONU lo revelan: el 95% de la expansión urbana se hará en esos países. Una realidad como la descrita, obliga a pensar en planes que hagan de las ciudades sitios donde la sostenibilidad sea la norma.

Te puede interesar

La alta concentración de habitantes en una ciudad obliga a pensar en sistemas de gestión urbana distintos, innovadores y creativos. Sistemas que permitan que las ciudades sean puntos de encuentro entre el medioambiente y el ciudadano, no mero depósito de seres humanos, envueltos en nubes de contaminación sin más expectativa que tratar de cruzar la ciudad a tiempo.

Y uno de los factores que más contribuye a la contaminación en las urbes es el transporte vehicular. En regiones como Latinoamérica, países como Argentina o Brasil, el número de vehículos por cada mil habitantes supera los 300. Esto origina una serie de impactos, no solo en el medio ambiente, también en la vida cotidiana y en la salud de las personas.

Algunos de los efectos del exceso de vehículos en las grandes ciudades son:

¿Cómo debería ser un plan de movilidad urbana sostenible?

Para que un sistema de movilidad urbana sea sostenible y eficiente debe proporcionar una serie de beneficios, tanto al medio ambiente como a las personas. En un plan de movilidad sustentable se busca brindar mayor accesibilidad a los distintos puntos de una ciudad de la manera más eficiente desde el punto de vista medioambiental.

Un sistema de movilidad eficiente, respetuoso con el medio ambiente y con los habitantes de las ciudades, debería tener como eje de acción que las ciudades dejen de ser fuentes de emisiones y contaminación y se conviertan en sitios funcionales para los ciudadanos, la economía y el medio ambiente.

En tiempos como el actual, marcados por una crisis sanitaria sin precedentes, es el momento idóneo para aplicar ciertas pautas que brinden seguridad y comodidad a los ciudadanos en los desplazamientos. No se trata solo de crear nuevas maneras de transportarnos. También es necesario crear cercanía, integración con el entorno más cercano, es decir, reducir la necesidad de desplazamientos.

El mayor valor de un plan de movilidad sería que los habitantes de una ciudad puedan estudiar, trabajar, abastecerse de alimentos y hasta divertirse cerca de su vivienda. De esta manera, se reduce el uso de combustibles fósiles y los índices de contaminación y aumenta el bienestar y la unificación de la población en torno a una ciudad “verde”.

Acciones concretas para una movilidad urbana sostenible

Son varias las ciudades alrededor del mundo que vienen implementando políticas estructuradas y cohesionadas para lograr una movilidad sostenible. Hay casos emblemáticos, como Bristol, Ámsterdam, Copenhague, Costa Rica o Curitiba (Brasil), donde funcionan de manera eficiente sistemas de transporte sostenible.

En estas ciudades, y en otras tantas, se han llevado a cabo con bastante éxito algunas medidas que buscan sacar de las vías el mayor número de coches posible. Son varias, articuladas a su vez con otras, pero estas son las más importantes:

  • Fomento del uso de bicicletas.
  • Construcción de cientos de kilómetros de carriles exclusivos para bicicletas.
  • Construcción de infraestructuras para peatones y bicicletas.
  • Fortalecimiento de las redes de transporte público y masivo.
  • Apuesta por el transporte eléctrico.
  • Uso compartido de automóviles.
  • Peatonalización de vías.

¿Cuáles son los beneficios de una movilidad urbana sostenible?

La movilidad sostenible, en ámbitos urbanos, puede ser el punto de partida para una verdadera transformación de las formas de desarrollo actuales. El uso intensivo de los vehículos de combustibles fósiles ya no es posible. Un desarrollo sostenible, libre de emisiones, es incompatible con el uso cada vez mayor del automóvil.

Beneficios de la movilidad urbana sostenible
La movilidad urbana sostenible debe sacar de las calles los automóviles y entregarlas a los ciudadanos.

La movilidad urbana con criterios de sostenibilidad significa:

  • Disminución de la contaminación, atmosférica y acústica.
  • Reducción del uso de combustibles fósiles.
  • Aumento en el uso de biocombustibles y formas de energía más limpias.
  • Mejora del transporte público.
  • Mejora de los espacios públicos.
  • Promoción de la integración social.
  • Integración de las personas con movilidad reducida.
  • Mejoramiento de la salud general de los habitantes.
  • Reconexión del tejido urbano.

La humanidad atraviesa un momento donde debe hacerle frente a tres grandes desafíos: el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y el agotamiento de un modelo de desarrollo . Seguir con el actual sistema, sin detenernos a pensar de dónde provienen la mayoría de nuestros privilegios, es condenar a las generaciones futuras.

Es necesario iniciar un debate abierto, plural y sincero sobre qué es la movilidad urbana sostenible y cómo nos beneficia. Es pertinente además, conocer qué se está haciendo desde las instancias de poder para avanzar hacia ella. Desde los países en desarrollo, las regiones del planeta que más rápido crecen y desde el mundo industrializado, el que más recursos naturales demanda.

Etiquetas: