CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Ciencia

Un proyecto de playas verdes para frenar el cambio climático

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Los efectos del cambio climático nos hablan cada día con más elocuencia. Avanza indetenible, pero la ciencia tampoco se rezaga. Se trabaja de manera acelerada en ofrecer soluciones a la emergencia ambiental. Playas de arenas verdes contra el calentamiento global es el más reciente proyecto que busca paliar sus efectos sobre el planeta.

Un proyecto de playas verdes para frenar el cambio climático

La organización no gubernamental Proyecto Vesta propone una audaz iniciativa para acelerar la captura de CO2 de la atmósfera. Aseguran los padres del proyecto que esparciendo olivino, un mineral volcánico bastante abundante en el planeta, en las playas es posible combatir el cambio climático.

Se plantean desde la organización, llevar a las arenas de algunas playas, mineral de olivino, que por la acción de ciertos procesos químicos, el mencionado mineral captura el dióxido de carbono de la atmósfera y los deposita en el fondo del mar. A este proceso se le llama meteorización mejorada de minerales.

La meteorización es un proceso natural del planeta para eliminar el CO2. Durante millones de años, las precipitaciones que han caído sobre las rocas volcánicas las erosionan lentamente antes de fluir a los océanos, donde una reacción química captura el gas y lo almacena en las rocas del lecho marino.

El enfoque del Proyecto Vesta es acelerar de manera dramática todo ese proceso de eliminación de dióxido de carbono. Se adquiere el olivino que se encuentre cerca, se procesa y se transporta hasta la costa para hacer playas de arena verde, donde la acción de las olas capturará el gas y al mismo tiempo las aguas del océano se desacidifican.

Playas naturales de arena verde existen, pero sin dudas no son las más comunes. Papakolea en Hawaii, la playa  de Talofofo, en Guam, playa Floreana en Punta Cormorán, en el archipiélago de las Galápagos y en Europa, específicamente en Noruega, una playa que se forma a orillas del lago Hornindalsvatnet.

Primero un estudio piloto

El proyecto de playas verdes está previsto que sea aplicado en cinco partes, iniciando con una fase de prueba o piloto en dos pequeñas playas del mar Caribe. De esta manera se quiere asegurar que el proceso sea seguro y efectivo. Dicen tener los permisos del Gobierno local pero aún no revelan la ubicación exacta.

Proyecto de arenas verdes para enfrentar el calentamiento global
El Proyecto Vesta planea esparcir mineral de olivino en algunas playas para acelerar la captura de CO2.

En esta fase inicial se basará en dos playas cercanas. En una se colocará una capa de olivino, la otra playa adyacente fungirá de control, para observar los efectos del mineral en la química del agua oceánica y en la biodiversidad y poder comparar.

Los investigadores a cargo del proyecto aseguran que el proceso de llevar el mineral, molerlo y esparcirlo en las playas no es costoso si se habla de dinero, claro.

Saldría como a 10 dólares por cada tonelada de CO2 absorbida. Según los cálculos hechos, un plan global de captura del gas costaría 250.000 millones de dólares.

El asunto del costo es muy importante para saber qué tan viable resulta la idea. Los dueños del Proyecto Vesta afirman que el costo del plan es modesto si se le compara con los perjuicios económicos que tendría el cambio climático.

Algunos estudios han afirmado que, por ejemplo, el derretimiento del permafrost del Ártico le costaría a la economía global unos 67.000 millones de dólares.

Este proyecto de geoingeniería es de código abierto. Lo que quiere decir que cualquier científico del mundo puedo colaborar con las investigaciones y analizar los datos que arrojen los resultados del experimento.

En la fase final de este proyecto se tiene planteado ofrecer, a los gobiernos o a empresas privadas, un modelo integrado que pueda multiplicar las playas de arena verde por todo el planeta.

playas en peligro de desaparecer
En 2100 podrían desaparecer la mitad de las playas del mundo

Para saber más, haz click sobre la imagen

El escepticismo necesario

El mecanismo de meteorización es el que ha venido utilizando el planeta a lo largo de la historia geológica para reciclar el dióxido de carbono. Cada año, este mecanismo natural extrae de la atmósfera 500 millones de toneladas métricas de CO2.

Arenas verdes para sanear la atmósfera
Este proyecto tan ambicioso le plantea una serie de interrogantes a los escépticos.

El detalle es que la humanidad emite unas 35.000 millones de toneladas. Cabría hacerse varias reflexiones en ese sentido. ¿En qué parte de la ecuación entra el actual modelo de desarrollo?

Los minerales ciertamente tienen la propiedad de ser antiácidos geológicos y esto sería beneficioso para las aguas y su biodiversidad.

Sin embargo, el olivino puede contener trazas de hierro, silicato y otros materiales que podrían estimular el crecimiento de algas y fitoplancton que alteraría las cadenas tróficas con consecuencias difíciles de predecir.

Hay quienes se preguntan cómo se extraen, se muelen, transportan y se esparcen, las ingentes cantidades de mineral necesarias para el proyecto.

Cuántas emisiones de CO2 se producen en todo ese proceso, también es una inquietud que surge en ciertos sectores de la comunidad científica.

Quienes promueven las playas de arenas verdes contra el calentamiento global aseguran que dentro de cinco o diez años la gente empezará a creer en el cambio climático y en la necesidad de capturar carbono. El planeta, el medio ambiente y la biodiversidad agradecerían mucho más que se dejaran de emitir gases en nombre de un paradigma de desarrollo insostenible.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: