CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación Contaminación marina

Plantas desalinizadoras: tomar agua del mar tiene un impacto en el medioambiente

El agua dulce es un bien y un recurso vital para el sostenimiento de la vida y el desarrollo sobre el planeta. Sin embargo, cada día se hace más escaso, costoso y difícil de conseguir. En algunas regiones de la Tierra se recurre cada vez más al agua del mar para cubrir necesidades, pero es necesario conocer el impacto de las plantas desalinizadoras en el medio ambiente.

Plantas desalinizadoras y medio ambiente

Las plantas desalinizadoras son producto del afán desarrollista y de crecimiento ilimitado del actual sistema económico. El ingenio humano tuvo que inventar un proceso que permitiera obtener agua potable del agua del mar con el fin de cubrir creciente demanda del recurso hídrico.

El proceso de desalinización consiste en extraer del agua del mar las sales y otros minerales presentes, y de esta forma hacerla óptima para el consumo humano, para la industria o la agricultura. Si bien es un proceso que ya se encuentra documentado desde el siglo XIX, es ahora cuando se ha extendido por todo el planeta.

Un estudio, elaborado por la ONU en el año 2018, dio cuenta de casi 16.000 plantas desalinizadoras de agua ubicadas en 177 países. Según las conclusiones del mencionado documento, estas plantas producen un caudal de agua dulce que se puede equiparar al promedio de las cataratas del Niágara.

Aunque podría pensarse que generar agua dulce a partir del agua del mar es una buena noticia, es necesario advertir que no lo es tanto. Hay países, como Arabia Saudita, Bahamas, Maldivas o Malta que satisfacen sus necesidades con agua proveniente de la desalinización, y este proceso genera más residuos tóxicos y contaminación que agua potable.

Las plantas desalinizadoras contaminan y mucho

El estudio, preparado por la ONU y divulgado en el año 2019, advierte que el proceso para obtener agua dulce produce residuos de gran poder contaminante. De hecho se generan más residuos que agua potable. Por cada litro de agua dulce que se obtiene, se generan 1,5 litros de salmuera. Esta cifra puede variar según el agua salada utilizada y la técnica de desalinización.

Los residuos de plantas desaladoras contaminan
Las plantas desalinizadoras generan una salmuera residual que contamina los ecosistemas marinos y costeros.

El residuo que genera el proceso de desalado es una salmuera contaminada con cloro y cobre, dos veces más salina que el agua del océano. En una escala global, las plantas desalinizadoras vierten al mar 142 millones de metros cúbicos de salmuera hipersalina, una cantidad que alcanzaría para cubrir a la Florida, por ejemplo, con una capa de salmuera de 30,5 centímetros.     

El vertido tóxico es dos veces más concentrado en sal y, si no se diluye de manera adecuada antes de devolverlo al mar, puede ocasionar una degradación de los ecosistemas marinos y costeros. Un repentino aumento en la salinidad del agua de mar puede derivar en la creación de zonas muertas donde es imposible que prospere cualquier forma de vida.

Adicionalmente, estos residuos resultantes de la desalinización son ricos en cloro y cobre, dos químicos que se utilizan como anticalcáreos y antiincrustantes. Dicha composición en los residuos puede afectar de manera negativa en la población de especies como los moluscos, maricos y cangrejos, lo que sin duda tendrá un impacto en la cadena trófica.  

Más del 50% de la salmuera que se produce a escala global la concentran 4 países:

  • Arabia Saudita: 22%.
  • Emiratos Árabes Unidos: 20.2%.
  • Kuwait: 6%.
  • Qatar 5,8%.

¿Cómo es el proceso de desalinización?

La transformación que se lleva a cabo en las plantas desalinizadoras consta de cuatro fases esenciales:

  • Captación del agua salobre.
  • Adecuación de las características fisicoquímicas y biológicas del agua captada.
  • Desalación mediante distintas técnicas: desalación por membranas, destilación por evaporación.
  • Tratamiento final de las aguas desaladas donde se corrigen la dureza y la alcalinidad del agua obtenida en las fases previas.

Aunque la desalinización es un proceso que ha existido siempre de manera natural, es desde finales del siglo XIX cuando se inicia su sistematización. Entre las técnicas de desalado más usadas se encuentran:

  • Desalación mediante membranas, donde se encuentran: la ósmosis inversa, la nanofiltración y la electrodiálisis.
  • Desalación por evaporación o destilación. En esta técnica se emplean tres procesos: Evaporación Instantánea multietapa, evaporación multiefecto en tubos horizontales y compresión de vapor (mecánica y térmica).

Desalinizar no está mal, hay que saber gestionar los residuos

Ante la escasez de agua potable que muchos especialistas están vaticinando para los años por venir, las plantas desalinizadoras representan una fuente de agua segura. Lo que sí es necesario es mejorar los procesos de desalinización y manejo de residuos.

El agua desalada es un recurso costoso y contaminante
Obtener agua dulce a partir del agua del mar es una tecnología que debería ser menos contaminante y al alcance de quien la necesite.

Todos los estudios indican que la mayoría de las plantas desalinizadoras se encuentran en países ricos. Por tanto, estos países también deberían invertir recursos técnicos y financieros en mejorar, tanto los procesos de desalinización como el manejo de residuos, a fin de no afectar los ecosistemas marinos y costeros.

Diversos estudios señalan que la salmuera tiene unas características que la convierten en un material que se puede aprovechar económicamente. Tiene usos en la acuicultura y en la generación de electricidad. De este residuo también se puede extraer magnesio, yeso, calcio, potasio, cloro y hasta uranio.  

Las plantas desalinizadoras son una tecnología que no deberían afectar al medioambiente. Muy por el contrario. Podrían ser una tecnología puesta al servicio de los pueblos que más necesiten el recurso hídrico, independientemente de su desarrollo económico o tecnológico.

Etiquetas: