CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Medio ambiente

Nueva Zelanda toma duras medidas contra el cambio climático

Aunque uno de los motores más importantes de su economía es la ganadería, disminuir el número de cabezas de ganado es una de las medidas más fuertes de Nueva Zelanda contra el cambio climático. De igual manera, las autoridades ambientales del país tienen previsto aumentar la cantidad de coches eléctricos para el año 2050.

Jacinda Ardern, la primera ministra de Nueva Zelanda, junto al ministro de Cambio Climático, James Shaw, ofreció detalles de las recomendaciones emanadas de la Comisión por el Cambio Climático que se orientan a alcanzar la neutralidad en emisiones de carbono antes de arribar a la primera mitad del siglo XXI.

En su comparecencia ante la opinión pública, la ministra Arden subrayó que son medidas urgentes, y que no se deben posponer si de alcanzar los objetivos climáticos se trata. Agregó la funcionaria que estas medidas serán sometidas a consultas públicas antes de que el ejecutivo neozelandés decida aplicarlas.

Insistió la premier, que estas iniciativas no supondrán de ninguna manera una afectación de la economía nacional. Muy por el contrario, afirmó que esta era una oportunidad para la nación para transitar por caminos más ecológicos. No obstante, es necesario resaltar el hecho de que el sector ganadero y la producción de leche son puntos neurálgicos de la economía de Nueva Zelanda.

Por ley

En el año 2019, Nueva Zelanda aprobó en el parlamento una Ley de Cambio Climático que obliga a las autoridades a tomar medidas audaces que impidan que las temperaturas globales superen la barrera de 1,5° C para el año 2050, tal como lo ha establecido la ONU y el Acuerdo de París.

Esta aprobación fue posible porque todas las fuerzas políticas, tanto de izquierda como de centro derecha, que hacen vida en el parlamento neozelandés se unieron en torno al proyecto de ley. Pese a la unanimidad, el Partido Nacional, de tendencia conservadora, aseguró que de ganar las próximas elecciones harían reformas a la ley.

Luego de la aprobación por parte del Parlamento, la premier Ardern se mostró optimista y satisfecha por el paso dado, pues según sus palabras, “ya no es solo debatir, hay que pasar a las acciones”.

Agregó que no solo se trata de cumplir con los objetivos de la ONU, sino de demostrar a los estados insulares del Pacífico que sobrepasar el umbral de un calentamiento superior al 1.5° C, significaría su desaparición bajo las aguas del océano.

Un país a la vanguardia

Nueva Zelanda viene dando insistentes señales de que se encuentra comprometido a fondo con las acciones en favor del medioambiente.

En el año 2020, el Parlamento neozelandés aprobó una ley que obliga al sector financiero a ofrecer suficiente información sobre los riesgos relacionados con el clima de todas sus operaciones de inversión y financiamiento a las empresas.

Nueva Zelanda adelanta acciones en contra del calentamiento global
Nueva Zelanda es un país que depende en buena medida de su industria ganadera.

Aseguraba entonces el ministro neozelandés de Cambio Climático, James Shaw, que las empresas no estaban concienciadas de manera profunda con el impacto que sus actividades tienen en el medio ambiente. Por tal motivo, con la norma aprobada se logrará que el tema climático y la resiliencia se ubiquen en el centro de la toma de decisiones corporativas.

Las empresas, que abarcan instituciones financieras y bancos, deberán informar de manera pública, cómo están llevando a cabo sus acciones para evaluar el impacto medioambiental de sus inversiones y préstamos. Si las empresas, por algún motivo, no ofrecen esa información se estarían enfrentando a sanciones.

No es poca cosa

Que Nueva Zelanda ofrezca reducir el número de su población de ganado, aunque sea un modesto 15%, no es poca cosa. Estamos hablando de un país que tiene más vacas que habitantes.

La industria ganadera es una de las más importantes del país oceánico. También es una de las industrias que más contamina, junto al uso de combustibles fósiles. Las vacas son responsables de una gran cantidad de emisiones de GEI.

Nueva Zelanda le apuesta a los coches eléctricos
El país oceánico desea aumentar el número de automóviles eléctricos para el año 2050.

Y no solo las vacas. También las ovejas, cerdos y cabras aportan lo suyo. Se calcula que en todo el mundo existen alrededor de:

  • 1.500 millones de vacas
  • 1.000 millones de ovejas
  • 900 millones de cerdos
  • 400 millones de cabras

Todos los animales que se alimentan de hierbas, producen varios gases en el proceso de digestión, entre ellos, el gas metano. El gas metano es un gas de efecto invernadero y las vacas, por su gran tamaño, son los animales que más producen metano.

A esta emisión de gas metano se deben sumar las emisiones por concepto de cultivos forrajeros dedicados a la alimentación de ganado y el transporte implicado.

Las primeras autoridades neozelandesas están al tanto de las repercusiones en la economía que supondrán estas medidas.

Reconocen que con seguridad son muchos los puestos de trabajo que desaparecerán. Sin embargo, subrayan la oportunidad que representa para los trabajadores para incorporarse a otros sectores, como el de la economía circular o las energías renovables.

Buena parte del año 2021 estará dedicado a la discusión parlamentaria y ciudadana de estas medidas y leyes. Se espera que el plan cuente con una aprobación definitiva para finales de este año

El mundo y su medioambiente reciben con beneplácito las audaces y drásticas medidas de Nueva Zelanda contra el cambio climático y en favor del desarrollo sostenible.

Etiquetas: