CARGANDO

Tipo de búsqueda

Derechos humanos

México ratifica el Acuerdo de Escazú. Se abre una esperanza para la justicia ambiental

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Llegan noticias alentadoras para la justicia ambiental y sus defensores en América Latina. México ratifica el Acuerdo de Escazú y se convierte de esta manera en el onceavo país en ratificar este tratado, lo que permite la entrada en vigor del instrumento legal. Es una señal alentadora en una región donde ser defensor de la naturaleza puede llegar a costar la vida.

México ratifica el Acuerdo de Escazú

Solo en el año 2019, en Latinoamérica 212 activistas fueron asesinados defendiendo el medio ambiente, los recursos naturales y sus territorios ancestrales.    

En el año 2018, 15 países de Latinoamérica firmaron un tratado que reconoce la importancia de fortalecer la justicia ambiental y proteger a sus defensores. Se trata del Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe, conocido como Acuerdo de Escazú.

Escazú es la ciudad costarricense que sirvió de escenario para la firma del Tratado.

Este convenio, auspiciado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), reconoce una serie de prerrogativas en materia de conservación del medioambiente, de acceso a la justicia, así como el respeto a las leyes y el derecho ambiental en los países del ámbito latinoamericano y caribeño.

El punto clave de este Acuerdo es el que está referido a la protección de la vida de hombres y mujeres que hacen activismo en favor del medio ambiente en Latinoamérica. En los últimos cuatro años, casi 400 seres humanos fueron asesinados en la defensa de sus territorios, sus ecosistemas y los recursos naturales.

El caso mexicano

Aunque la ratificación del Tratado por parte de México es una buena señal, falta que ocurran muchas cosas más en otros países. Lograr que este instrumento proteja de manera efectiva a las personas, que se pueda acceder a la información y a la justicia ambiental, es la ardua tarea que queda por delante.

El tratado de Escazú busca frenar los asesinatos de líderes sociales
La impunidad ha permitido que en Latinoamérica sea un asunto sencillo matar a líderes sociales.

Diversas organizaciones dedicadas a la defensa del medioambiente exhiben una alegría cautelosa. Saben que Escazú es un buen instrumento, que pueda quizá revertir la curva ascendente de asesinatos de líderes ambientalistas, pero hace falta mucho más compromiso político.

Astrid Puentes, Codirectora Ejecutiva de la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA), en entrevista concedida al portal de noticias DW,  asegura que el gesto del país azteca es muy positivo, pero debe venir acompañado de “acciones concretas y efectivas de protección a los defensores del medioambiente.

El mismo Senado mexicano que ratificó la adhesión a Escazú, aprobó eliminar un fideicomiso destinado al mecanismo que protege a los activistas medioambientales, una acción que debilita en gran medida la protección de estas personas, inclusive a periodistas. Resaltó Puentes que en México el Estado se encuentra arrinconado por la violencia de grupos que ejercen el poder fáctico.

Perú y Chile, dos sensibles reveses al Acuerdo

La ratificación de México es muy importante luego de dos importantes reveses del Acuerdo. Perú se negó a aprobar Escazú porque a juicio del Estado peruano, este acuerdo vulnera la soberanía de Perú sobre sus territorios ubicados en la Amazonía y sus recursos naturales.

Berta Caceres
Berta Cáceres encontró la muerte defendiendo la vida

Para saber más, haz click sobre la imagen

Los detractores del Acuerdo en Perú aseguran que este Tratado estaría bloqueando las inversiones de empresas dedicadas al petróleo, madera y minería. Por su parte, los impulsores de la adhesión de Perú al Acuerdo niegan de manera categórica que eso sea así y se muestran sorprendidos.

Chile, uno de los países que propuso la creación del Acuerdo de Escazú, recientemente también se rehusó a ratificar el Convenio. El país austral adujo que el tratado contenía normas ambiguas que pudieran prevalecer sobre la legislación interna de Chile, lo que expondría a la nación a posibles demandas internacionales.   

Siendo Chile uno de los promotores del Acuerdo, junto a Costa Rica, la decisión de no ratificarlo ha caído muy mal en los círculos políticos y de defensores del medio ambiente. Aseguran que el presidente Piñera “engaña” a la opinión pública cuando dice que su gobierno está comprometido con la preservación del medio ambiente.

¿Y ahora qué?

Con la ratificación de México al Acuerdo de Escazú, se cumple con el requisito mínimo de los 11 países necesarios para su entrada en vigor. En tal sentido, la Cepal, encargada de velar por el cumplimiento del Acuerdo, ha convocado a una reunión de países signatarios, prevista para los días 9 y 10 de diciembre de 2020 en Antigua y Barbuda.

El Acuerdo de Escazú busca justicia
El Acuerdo de Escazú reconoce la necesidad de fortalecer la justicia ambiental.
En los últimos cuatro años, casi 400 seres humanos fueron asesinados en la defensa de sus territorios, sus ecosistemas y los recursos naturales.

Se tiene contemplado también que en breve tiempo se anuncie una fecha para celebrar la primera Conferencia de las Partes del Acuerdo de Escazú, un cónclave donde podrán participar las 33 naciones de la región latinocaribeña.

Los grupos ambientalistas esperan que con la celebración de esa primera conferencia, los Estados profundicen de manera decidida sus compromisos con el ambiente y los derechos humanos.

El papel de la sociedad civil será crucial en la vigilancia y seguimiento para que este acuerdo se cumpla de manera escrupulosa. El indicador más elocuente de la efectividad del Acuerdo de Escazú será que el número de amenazas, ataques y asesinatos empiece a disminuir.

Según las organizaciones de derechos humanos, matar a un líder social resulta sencillo porque la impunidad facilita estas acciones.

Gracias a que México ratifica el Acuerdo de Escazú, se allana el camino hacia una justicia ambiental efectiva. El trabajo que queda por delante es mucho. Los poderes detrás de las industrias, de los bancos y las corporaciones están bastante interesados en dar al traste con un convenio que vulnera sus intereses.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: