CARGANDO

Tipo de búsqueda

Calentamiento global Cambio climático

El aumento de los niveles del mar se sigue muy de cerca

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on reddit

La elevación de los niveles de los océanos es un fenómeno, producto del calentamiento global, que viene ocurriendo de manera sostenida y que al final del siglo afectaría a más de 100 millones de seres humanos. Medir a qué velocidad está ocurriendo ese aumento es crucial para preservar la vida en zonas costeras densamente pobladas.

elevación del nivel del mar

La subida de las aguas oceánicas es un estudio que se viene llevando a cabo desde la década de los 90, lo que ha tenido como afortunada consecuencia una profundización y mejora del conocimiento científico al respecto. Esta observación ha permitido conocer que el nivel del mar ha venido subiendo más de 3 milímetros por año, el doble de la velocidad de los cincuenta años precedentes a dicha medición.

Sin embargo, el escrutinio de ese proceso de medición del aumento del nivel del mar es bastante complejo de llevar a cabo y cuantificar dado que intervienen diversas variables, como los océanos y su correlación con la atmósfera, las masas de hielo, los cuerpos de agua de tierra firme e inclusive la topografía, que modifica las cuencas hidrográficas.

La Agencia Espacial Europea (ESA), a fin de mejorar el programa Copérnico de observación de la tierra, pondrá en órbita un ingenio de la industria aeroespacial a la que denominan el “centinela de los mares”, el satélite Sentinel-6,  cuya fecha de lanzamiento se tiene prevista para noviembre de 2020.

Por ahora el satélite se encuentra en una fase de pruebas en lo que se conoce como “sala blanca”, un sitio ubicado en Alemania, donde el aire tiene poquísimas partículas de polvo, a fin de determinar si el artefacto resistirá la severidad de un lanzamiento al espacio y las difíciles condiciones de orbitar alrededor de la Tierra.

Conociendo al Sentinel-6

niveles del mar medición
El artefacto hará mediciones en el 95% de los mares cada 10 días

El Sentinel-6 es un artefacto que una vez esté en órbita, hará mediciones de la topografía marina durante una década. Un altímetro radar incorporado a su estructura proporcionará periódicamente mediciones muy precisas, 95% de los mares cada 10 días, de los cambios en la altura de las aguas marinas. También medirá las variables de velocidad de las corrientes oceánicas y la acumulación de calor en los grandes cuerpos de agua salada del planeta.

Los dos satélites Sentinel-6 han sido desarrollados bajo tutela industrial de Airbus y la cooperación internacional de la ESA, la NASA, la NOAA y Eumetsat para el programa Copérnico, un plan que tal como lo reseña su página web es “uno de los más ambiciosos de la historia, diseñado para proporcionar información precisa, actualizada y de fácil acceso para mejorar la gestión del medio ambiente, comprender y mitigar los efectos del cambio climático y garantizar la seguridad”.

Cada artefacto tiene un peso aproximado de 1,5 toneladas. Sentinel-6A será, a partir de noviembre de 2020, el primero de los dos satélites Sentinel-6 que continuará recopilando mediciones de los niveles del mar, una labor que se inició en los primeros años de la década de los 90.

El lanzamiento tiene fecha en el calendario para noviembre de 2020 y se hará desde la Base de la Fuerza Aérea Vandenberg en California, Estados Unidos, en un Falcon-9. Esta será la primera vez que la ESA cooperará, a través de la NASA, con el fabricante aeroespacial privado estadounidense SpaceX.

Se tiene previsto que el aparato que continuará la labor del Sentinel-6A, el Sentinel-6B, se pondrá en funcionamiento a partir de 2025.

¿Por qué es necesario monitorear el aumento de los niveles del mar?

satélite medir subida nivel del mar
Una de las consecuencias que reviste mayor gravedad del cambio climático es el aumento del nivel de las aguas marinas

Tal como lo han demostrado misiones anteriores con satélites del tipo topográficos oceánicos como Topex-Poseidon, Jason o Sentinel-3, el mar se ha elevado, entre 1993 y 2018, un promedio de 3,2 mm. No obstante, lo que ha encendido las alarmas es que este proceso se ha venido acelerando en los últimos años y en la actualidad el mar sube a un ritmo de 4,8 mm por año.

Una de las consecuencias que reviste mayor gravedad del cambio climático es el aumento del nivel de las aguas marinas, causado por el calentamiento de los grandes cuerpos de agua marina, el derretimiento de los glaciares y la disminución de las capas de hielo.

Millones de seres humanos, especies animales y vegetación, que se ubican en zonas de costas densamente pobladas, corren el riesgo de perecer por la elevación de los mares. En tal sentido se hace esencial seguir midiendo la altura cambiante de la superficie del mar para que los Estados y Gobiernos adopten políticas públicas y recursos económicos que pongan a salvo la vida.

Estas mediciones del nivel del mar que llevarán a cabo los satélites que se pondrán en órbita, no sólo son fundamentales para el monitoreo del ascenso de nuestros mares, también contribuyen con la predicción del clima, la gestión sostenible de los recursos oceánicos, el manejo adecuado de las costas y la protección del medio ambiente, la industria de la pesca y mucho más.

Artículos Relacionados

Etiquetas:

A continuación