CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación de los ríos Contaminación del agua

Medicamentos para humanos contaminan el medioambiente

El avance tecnológico de la medicina ha supuesto un alivio para la humanidad. Hay terapias, fármacos y tecnología puestos al servicio de la salud. No obstante, ese progreso en lo sanitario ha supuesto una afectación en los ecosistemas, sobre todo los acuáticos. Los medicamentos humanos que contaminan el medioambiente representan un problema que es necesario revelar.

medicamentos humanos contaminan el medioambiente

Muchos de los medicamentos, drogas o fármacos, que se prescriben diariamente tienen un origen sintético, es decir, sus componentes no existen en la naturaleza. Son fármacos, además, que se ingieren muchas veces sin control alguno. Lamentablemente, los medicamentos que ingerimos los humanos llegan hasta el medioambiente y la naturaleza con consecuencias nefastas.

Cuando una persona toma una medicina, el organismo solo absorbe una parte, lo demás se excreta, bien en la orina o bien en las heces. Esa excreta llega al sistema de alcantarillado y comienza un recorrido que finalmente acaba en ríos, lagos, aguas subterráneas y mares. Una vez allí, contaminará a la flora y fauna acuáticas, mucha de las cuales nos sirven de alimento a los humanos.

Los ingredientes de medicamentos y productos tan comunes como los antinflamatorios o los bloqueadores solares, siempre acaban en los cuerpos de agua. Esto es una preocupación para la comunidad científica desde hace varios años.

En el año 2012, un grupo de investigadores franceses descubrieron en la superficie de las aguas fluviales de Burdeos, también en las del Sena, restos de ibuprofeno, aspirina y antidepresivos.

Antidepresivos que deprimen (a los peces)

La fluoxetina es un medicamento antidepresivo, conocido comúnmente como Prozac. Es uno de los fármacos psicoactivos más prescritos en el mundo. Solo en Estados Unidos se hicieron 25 millones de recetas en el año 2018. Pues bien, una vez que el paciente excreta parte del medicamento, este llega a las aguas y de ahí a los peces.

Fármacos para humanos contaminan a los peces
En los peces y en el agua se han encontrado restos del antidepresivo fluoxetina. Este fármaco está afectando a los peces.

Un estudio, recientemente publicado en la revista Proceedings of the Royal Society, da cuenta de los efectos nocivos de los fármacos psicoactivos sobre la vida silvestre, especialmente en los peces.

Los autores de la investigación descubrieron que las concentraciones de fluoxetina, aun siendo bajas, hacen que los peces se comporten de manera similar, anulando los rasgos que los individualizan. Esta homogenización del comportamiento ocasiona que los peces se hagan menos resilientes y menos capaces de adaptarse a los cambios del ambiente.

Agregan los expertos, que los peces en su entorno natural pueden estar presentando una alteración en varios aspectos de su comportamiento. Actividades relacionadas con la alimentación, el apareamiento o la migración pueden verse modificadas por los contaminantes bioactivos.

Esto preocupa a los científicos. Aseguran que para que las poblaciones de peces logren adaptarse al cambio climático deben comportarse de manera distinta entre sí. Si los peces expuestos a la fluoxetina no logran adaptarse a un entorno cada vez más contaminado, corren el riesgo de desaparecer.

Los productos más presentes

En el año 2019, investigadores españoles hallaron en las aguas y peces del País Vasco restos de varios fármacos y otros productos, como antidepresivos, antibióticos y filtros solares. El estudio resultó ser muy revelador acerca de la capacidad de bioacumulación en los peces del antidepresivo amitriptilina, el antibiótico ciprofloxacina y el filtro ultravioleta oxibenzona.

Ese mismo año, un estudio elaborado en Países Bajos por la universidad de Radboud, señalaba que en los últimos 20 años la concentración de productos farmacéuticos en las fuentes de agua dulce había aumentado en todo el mundo. Las sustancias más presentes, según el estudio, fueron el antibiótico ciprofloxacina y el antiepiléptico carbamazepina.

Las altas concentraciones de antibiótico en el agua pueden atentar contra las bacterias presentes en el agua, indispensables en algunos ciclos de nutrientes. En tal sentido, los equipos científicos insisten en la necesidad de invertir más tiempo y recursos en las investigaciones sobre la transformación y la biodegradación de los productos farmacéuticos y de cuidado personal.

¿Qué dice la ONU?

La Organización de las Naciones Unidas reconoce que la contaminación de las fuentes de agua dulce y los océanos con medicamentos es un grave problema, puesto que pone en riesgo alcanzar los Objetivos del Desarrollo Sostenible, específicamente el número 14, relacionado con la vida submarina.

Medicamentos para humanos contaminan las aguas
Más de la mitad de los medicamentos existentes se prescriben y se consumen sin ningún tipo de control.

Según algunos científicos, parte de la solución a este problema de contaminación de las aguas es mejorar los sistemas de depuración de las aguas residuales. En la actualidad, solo se elimina el 40% de los residuos de medicamentos presentes.

La otra parte debe provenir de la ciudadanía. Debemos cultivar la conciencia de los productos que usamos de manera cotidiana, como el champú o los protectores solares y elegir opciones respetuosas con el medioambiente. De igual manera los medicamentos. Según la Organización Mundial de la Salud, 50% de los fármacos se prescriben y se consumen sin ningún tipo de control.

Frente a un planeta en constante cambio, es necesario que los ecosistemas acuáticos sean capaces de ser resilientes y adaptarse. Lamentablemente, los medicamentos humanos que contaminan el medioambiente están provocando que la biodiversidad no logre adaptarse. De ahí, solo queda la extinción.

Etiquetas: