CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación

En los desechos electrónicos hay una mina de oro

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

A veces, cuando se dice que “la basura es un tesoro”, se dice en un sentido estrictamente literal. Esta afirmación bien puede calzarle a los materiales valiosos que se encuentran en los desechos electrónicos, procedentes de los aparatos que quedan obsoletos cada vez más pronto.

Materiales valiosos en los desechos electrónicos

El más reciente informe Global E-waste Monitor 2020 señala que durante el año 2019, el consumo de productos electrónicos y la consecuente generación de desechos no habían hecho sino aumentar. De hecho se marcó un nuevo récord: 54 millones de toneladas métricas. Un aumento del 2% en tan solo cinco años.

Este estudio, avalado por la organización de las Naciones Unidas (ONU), asegura que en esa enorme cantidad de residuos electrónicos o residuos-e, como también se les conoce, se pierden una nada despreciable cantidad de materias primas de gran valor o muy difíciles de encontrar en la naturaleza.

Los autores del trabajo afirman que tal situación viene dada no solo por el aumento del consumo. La ausencia de conciencia entre los fabricantes y los consumidores, la mala gestión de los desechos y sistemas de reutilización y reciclaje poco efectivos, hacen parte de una fórmula perversa que impacta sobre el medio ambiente y los seres humanos.

Asegura el informe que tan solo el 17,4% de los desechos electrónicos fueron recogidos de manera seleccionada y sus componentes fueron correctamente reciclados.

Desde paneles solares hasta teléfonos inteligentes son lanzados a la basura y con ellos se marchan a los vertederos cantidades importantes de oro, plata, cobre, platino, paladio, entre otros. Según cifras de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU), en una tonelada de teléfonos inteligentes se encuentra más oro que en una tonelada del valioso mineral.

Lo que significaría que las reservas de oro más importantes de la Tierra puede que se encuentren en los vertederos o en los hogares de todo el mundo.

¿Cuáles son los materiales valiosos que se encuentran en los desechos electrónicos?

Entre las enormes montañas de desechos electrónicos que van a parar en vertederos del mundo en desarrollo se puede encontrar hierro, cobre y aluminio, pequeñas cantidades de plata, oro, paladio, iridio y otros metales conocidos como tierras raras.

La basura tecnológica esconde valiosos materiales
Sacar oro de la basura tecnológica es más sencillo y menos costoso que hacerlo en una mina natural.

Estos materiales es posible hallarlos en toda clase de artefacto, hasta en los cepillos de dientes eléctricos. Mientras más antiguo, más valioso. En un viejo televisor, de los de tubos de rayos catódicos, es posible encontrar 400 gramos de cobre, aluminio sobre los 500 gramos y medio gramo de oro.

En una investigación recogida por la prestigiosa revista Environmental Science and Technology, se demostró que era más sencillo y menos costoso para el medio ambiente y la salud humana, extraer los metales preciosos de los residuos electrónicos que extraerlos del medio ambiente.

Algunos cálculos revelan que el valor de la basura electrónica puede alcanzar la pingüe cifra de 60.000 millones de euros anuales. Esa cantidad es el equivalente al PIB de algunos países y supera tres veces el valor de la producción de todas las minas de plata activas del planeta.

Nigeria vertedero
Nigeria es un gran vertedero de residuos electrónicos

Para saber más, haz click sobre la imagen

¿Cómo se recuperan actualmente los materiales valiosos?

Para que el proceso de recuperación sea eficaz falta mucho todavía. En la actualidad es muy poco lo que se recicla y lo que se recupera. El hecho de que muchos dispositivos se fabrican para que no sea posible reciclarlos, no mejora el panorama.

Los residuos electrónicos son un tesoro muy valioso
El proceso de recuperación de materiales suele ser complicado y costoso. La salida es la economía circular.

Si bien algunos artefactos se conservan en los hogares durante muchos años, una enorme cantidad acaba, de manera ilegal, en vertederos de los países en desarrollo, como Nigeria. Una vez ahí son simplemente quemados en condiciones de seguridad muy precarias para tratar de recuperar el material.  

Ciertas empresas fabricantes de teléfonos inteligentes están haciendo gestiones para crear “mercados de segunda mano” para sus productos, pero esto todavía está en una etapa muy incipiente. La mayoría de los teléfonos se fabrican para ser desechados.

El trabajo citado al principio de este artículo asegura que en el año 2019 se echaron a los vertederos o se incineraron enormes cantidades de oro, plata, cobre, platino y otros materiales susceptibles de ser recuperados, cuyo valor estimado era de unos 57.000 millones de dólares.

La mayoría de las veces recuperar un material es costoso también. Demanda una gran cantidad de agua y en algunos casos también deben usarse químicos muy tóxicos. Por ejemplo, para extraer tierras raras son necesarios procesos químicos complicados y costosos.

En una tonelada de teléfonos inteligentes se encuentra más oro que en una tonelada del valioso mineral

En líneas generales, el tono de las conclusiones es sombrío. En el mundo se producen y se consumen más productos electrónicos que los que se reciclan de manera segura y sostenible. La humanidad está inmersa en una vorágine de consumo que no cesa de aumentar y es necesario adoptar medidas con carácter de urgencia ambiental.

La ONU es enfática en recomendar que la cuarta revolución industrial, la revolución tecnológica, debe casarse con la economía circular. Es necesario que los fabricantes conciban los productos, desde el diseño y la ingeniería, para que puedan ser reparados, reciclados, restaurados o devueltos a los fabricantes de manera eficaz.

No es solo un asunto de recuperar los materiales valiosos de los desechos electrónicos. Es necesario pensar en cómo la fabricación, uso, disfrute y disposición de los productos electrónicos que se consumen impactan sobre el medio ambiente y sus recursos y sobre la salud de los seres humanos.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: