CARGANDO

Tipo de búsqueda

Desarrollo sostenible Medio ambiente

La maricultura es una fuente alternativa de alimentos y energía

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

Quizá el marisco de la cena, o el pescado que le sirvieron en la comida de hoy, no fueron capturados en alta mar sino que provienen de algún cultivo en alguna superficie oceánica. La maricultura, o la acuicultura marina, es una especialidad de la acuicultura que se dedica al cultivo en mar abierto o en las costas, de especies marinas destinadas a la alimentación.  

La maricultura es una fuente de alimentos

El cultivo se lleva a cabo en alta mar o bien en estructuras especiales que se llenan con agua del mar. Las especies cultivables incluyen peces, mariscos, y algas marinas. Quienes practican esta modalidad de acuicultura aseguran que posee una serie de ventajas porque se hace en mar abierto. Esta característica le confiere a la producción que se obtiene unas cualidades especiales de sabor y calidad superiores a la producción obtenida en estanques hechos en tierra.

La maricultura representa una forma de obtener alimentos de manera segura y estable frente a una población mundial creciente que cada día demanda mayor número de calorías. Sus aportes a la producción mundial de alimentos es cada día más significativa.

Según datos de FAO, 820 millones de seres humanos se alimentan de la producción pesquera y la acuicultura. Sin embargo, es necesario establecer la diferencia que hay entre ambas actividades.

La pesca es una actividad extractiva y la maricultura es productiva. En la maricultura y en la acuicultura en general, la intervención humana es fundamental, pues es esta la garantía de que el proceso de crianza sea eficaz y que la producción sea óptima. Según datos de la FAO, los recursos pesqueros son cada vez más escasos, por diversos factores, lo que convierte a la maricultura en una forma de garantizar recursos para la alimentación.

La maricultura también se constituye en una alternativa viable y sostenible en la que pueden participar las comunidades y colectivos de pescadores que hacen vida en las costas. De esta manera se le quita presión a la población de especies marinas alimentarias que están sobre explotadas.

sobrepesca
El impacto ambiental de la sobrepesca

Para saber más, haz click sobre la imagen

Beneficios de la maricultura

Los beneficios de la maricultura, y la acuicultura de manera general, se inscriben en varias dimensiones. Sus ventajas abarcan lo económico, lo social y medioambiental:

Las especies marinas, tanto vegetales como animales, son una excelente fuente de proteínas y nutrientes que ayuda a disminuir el consumo de carne y pollo. Su consumo añade a la dieta aceites esenciales como los ácidos omega 3.

La maricultura ofrece nuevos empleos y a los pescadores les proporciona una fuente de trabajo alternativa que le ayuda a restar tiempo de pesca en alta mar.

Beneficios de la maricultura
La maricultura disminuye el estrés y la aparición de enfermedades.

El hecho de que el cultivo de especies marinas se haga en un entorno natural disminuye el estrés y la aparición de enfermedades, por tanto, se duplica la producción.

La disponibilidad de territorio es un aspecto que no obstaculiza el desarrollo de esta modalidad de la acuicultura.

Los costos referidos a la producción y a la infraestructura disminuyen considerablemente puesto que en la maricultura no son necesarias estaciones de bombeo o mecanismos de captación y devolución del agua. El costo referido al consumo de energía para la actividad también disminuye.

La maricultura contribuye a disminuir la presión de las actividades pesqueras sobre las poblaciones silvestres de peces que podrían estar en peligro debido a la sobrepesca.

Producir peces es mucho más eficiente que producir pollos o carne de ganado vacuno. En la maricultura se produce más alimento con menos inversión de recursos económicos y energéticos.

Producción de algas

Dentro de la maricultura la producción de algas merece una mención especial. Las macroalgas se vienen cultivando desde hace varios años y su producción se destina a la alimentación humana y para el ganado.

La producción de especies marinas apenas representa el 1% del total de la producción agrícola. Este dato resulta sorprendente para algunos conocedores que promueven la maricultura, tomando en cuenta que el 70% de la superficie del planeta es agua, y la mayor parte es agua oceánica, muy rica en nutrientes como el fósforo.

Varios proyectos que están en estudio planean convertir grandes extensiones de mar en superficies dedicadas al cultivo de macroalgas. En Japón se ha propuesto, desde el ámbito académico, la creación de balsas de 100 kilómetros cuadrados que produzcan más de 100 toneladas de algas al año.

Las algas son uno de los productos de la maricultura
Convertir grandes extensiones de mar en superficies dedicadas al cultivo de macroalgas.

Aseguran los creadores de la idea que para igualar la producción agrícola harían falta unas 10.000 balsas, que ocuparían una superficie aproximada de 1.000.000 de kilómetros cuadrados de los mares, apenas un 0,3% de los océanos del planeta.

Las algas también están siendo estudiadas para convertirse en una fuente alternativa de combustibles. Las algas producen sustancias que al quemarse el único residuo que dejan es agua.

La maricultura posee todas las propiedades para convertirse en una fuente generosa de alimentos capaz de ayudar a cubrir la demanda cada vez más alta de una población en aumento. Seguir destinando recursos naturales y energéticos a la agricultura intensiva ya no resulta viable ni sostenible para el planeta ni para los pueblos.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: