CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación Contaminación marina Desarrollo sostenible

Marea marrón produce la muerte de más de 5 mil toneladas de salmones en Chile

El inicio del mes de abril ha resultado catastrófico para el medioambiente en la Patagonia chilena. Una floración de algas nocivas (FAN), también conocida como marea marrón, ha provocado la muerte masiva de más de 5.000 toneladas de salmones en la zona de Los Lagos y Aysén.

Muerte de salmones en Chile

Algunas voces señalan que la floración de algas que provocó la mortandad tiene que ver con el fenómeno de El Niño. Sin embargo, otros responsabilizan directamente a las empresas que se dedican al cultivo del salmón. Creen los expertos que las actividades de las salmoneras perjudican los delicados ecosistemas de esa zona.

Según datos ofrecidos por Salmón Chile, asociación que agrupa a las empresas productoras del país austral, la industria del salmón será en 2021 la segunda que más contribuya con el PIB de Chile, luego de la minería del cobre. Más de $5.000 millones de dólares es el aporte por concepto de exportaciones de salmón a todo el mundo, especialmente a Estados Unidos y Japón.

En las zonas más afectadas por la muerte masiva de salmones, Los Lagos y Aysén, se concentra la producción salmonera chilena. En esta región se produce el 88% del total de los salmones chilenos que se envían a distintos mercados. Los expertos no han dudado en calificar el hecho como una catástrofe ambiental. También han señalado al cambio climático y a las empresas que se dedican a la salmonicultura irresponsable, como los principales causantes de la mortandad.

¿Qué es la marea marrón?

Según algunos científicos la marea marrón es un evento natural que se produce por una floración de algas nocivas. El Instituto de Fomento Pesquero (IFOP), ente encargado de suministrar información biológica para la Sub Secretaría de Pesca chilena, señala que esta floración es recurrente en varios sitios del planeta.

Industria salmonera detrás del desastre ambiental en Chile
Las empresas que se dedican al cultivo del salmón son señaladas por provocar la marea marrón que mató a los salmones.

Según el organismo, las floraciones ocurren por la presencia de microalgas, y según su tipo, son necesarias algunas condiciones ambientales para su floración. Por su parte, la Sociedad Chilena de Ciencias del Mar estableció que esta floración en específico ocurrió por las “inusuales alzas en la temperatura del agua provocadas por el Fenómeno de El Niño”.

No obstante, la bióloga chilena Vreni Häussermann, consultada por la agencia de noticias EFE, apunta a que estas floraciones de algas nocivas se producen cuando hay un aumento de nutrientes en el agua. Esta elevación provoca un estado de eutrofización que le roba oxígeno a la fauna y a la flora marinas.

Entre las causas climáticas del fenómeno, la especialista sostiene que se debe al aumento de la radiación solar y la escasez de precipitaciones.  

Agregó la experta que si bien los factores climáticos son causantes de las FAN, los vertidos de las empresas salmoneras también tienen mucho que ver con la falta de oxígeno en las aguas marinas. Lo más lamentable de este cuadro es que no es el primero de los eventos de este tipo.

Las floraciones masivas vienen ocurriendo desde hace varios años. La peor fue en el año 2016. En ese entonces, por la época de verano, se produjo la mortandad de 40.000 toneladas de salmones, además de la paralización de la extracción de mariscos.

La responsabilidad de la industria salmonera

Aunque estos fenómenos de floración son recurrentes y las empresas salmoneras lo saben, se han pasado por alto medidas de precaución. A juicio de algunas organizaciones, como Defendamos Chiloé que se dedica al turismo en la zona, las 10 empresas salmoneras de la región han volteado el rostro hacia otro lado. Ninguna ha asumido su responsabilidad.

Aseguran que lo que está ocurriendo en la Patagonia chilena es un evento natural que se ve agravado por la actividad de la industria del salmón. Agregan que este desastre ocurre porque esas empresas están en un sitio en el que no deberían estar.

En el cultivo del salmón se hace uso de balsas jaula donde se produce una ingente descarga de materia orgánica -formada por las fecas y el alimento destinado a los peces– al fondo marino. Este vertido ocasiona que las algas nocivas se reproduzcan en abundancia, restándole oxígeno al ecosistema marino.

Tarcizio Antezana, especialista consultado por el medio especializado Mongabay Latam, dice que el alimento de los peces de cultivo produce eutrofización. Es decir, cuando hay un exceso de nutrientes en el agua, y este no puede ser consumido por las comunidades bióticas del lugar, se produce la floración nociva.

Afirma el investigador que esta marea marrón se asemeja a la clara de huevo y que tapa las branquias de los peces cuando estos respiran, produciéndoles asfixia y muerte. Desde su plataforma, Defendamos Chiloé le exige al gobierno chileno que las salmoneras salgan del sur del país.

Un desastre que puede ir a peor

Hasta el cierre de esta nota, las algas en la superficie de los fiordos la zona de la catástrofe siguen vivas. Las distintas especies que hacen vida en estos ecosistemas están resintiendo la falta de oxígeno que les roban las algas tóxicas.

La salmonicultura provoca la marea marrón
La salmonicultura es, luego de la exportación de cobre, la segunda mayor industria de Chile.

No obstante, estas algas viven poco, a lo sumo una semana. Una vez que mueren, descienden al fondo marino para ser consumidas por bacterias que gastarán el oxígeno, produciendo un fenómeno llamado hipoxia. Al faltar el oxígeno, todos los seres vivos morirán. Los pescadores locales, que viven de la cosecha de varias especies de moluscos y crustáceos, también se verán afectados.

La muerte masiva de salmones en Chile, reeditada en este nuevo capítulo, debe ser una llamada a la movilización, tanto del estado chileno como la empresa privada y las organizaciones medioambientales. Esta industria es vital para una parte importante de la población porque genera empleos, pero su actividad debe ser sostenible y respetuosa con los delicados ecosistemas del sur austral.

Etiquetas: