CARGANDO

Tipo de búsqueda

Calentamiento global Cambio climático Efecto Invernadero Medio ambiente

Aunque hacen muchas promesas, los países del G20 no reducen sus emisiones de CO2

El Grupo de los 20, más conocido como el G20, ha dicho públicamente (en el marco de la celebración de la COP26) que se compromete a bajar sus emisiones en este siglo. Aunque pueda sonar como una buena noticia, los hechos, hasta ahora, expresan lo contrario. El más reciente informe de la organización Climate Transparency señala que los países del G20 no reducen emisiones.

Países del G20 no reducen sus emisiones de CO2

El de Climate Transparency es el estudio más completo que existe sobre la acción climática de los países que conforman el G20. En su reporte anual se prevé un aumento del 4% de las emisiones de dióxido de carbono en todos los países. Específicamente Argentina, China, India en Indonesia están a las puertas de superar las emisiones de 2019.

Este aumento en las emisiones es dado a conocer poco tiempo después de que saliera a la luz otro estudio muy revelador. La organización Global Commons Alliance, dio a conocer un estudio en el que se evidencia que la mayoría de las personas que viven en los países del G20 están muy concienciados con respecto a la crisis climática, y claman a sus gobiernos acciones más contundentes contra el cambio climático.

El confinamiento impuesto por la pandemia fue una señal de esperanza. “De esta saldremos mejor” era una frase que se escuchaba con insistencia en distintos análisis sobre el tema medioambiental. Sin embargo, esa sensación de que las cosas iban a mejorar va quedando atrás.

Los combustibles fósiles siguen siendo la mayor fuente de energía, las emisiones de gases de efecto invernadero no bajan, muy por el contrario, y todo apunta a que así seguirá siendo (al menos) hasta mediados de siglo.

Más dinero para los combustibles fósiles

Del estudio de Climate Transparency se desprende que los países más ricos del planeta están lejos de dejar de depender del petróleo y el carbón. China, Estados Unidos e India, son los países que más evidencian un mayor repunte en el consumo de carbón. El aumento está alrededor del 5% en el año 2021.

Por qué es importante el G20

En el informe también se subraya el destino de fondos públicos para energía contaminante. Entre los años 2018 y 2019, los países miembros del G20 dedicaron 50.700 millones de dólares anuales de financiación pública a inversiones en combustibles fósiles. Los mayores financistas fueron:

  • Japón con 10.300 millones de dólares
  • China con más de 8.000 millones de dólares
  • Corea del Sur con un poco menos de 8.000 millones de dólares al año.

Del análisis también se destaca cómo estas inversiones tienen un costo en vidas humanas. Entre 1999 y 2018 se han registrado 500.000 muertes atribuibles al impacto climático del desarrollo de los combustibles fósiles. Los principales afectados han sido los ciudadanos de China, India, Japón, Alemania y Estados Unidos.

¿Qué es el G20?

Que las emisiones de un grupo de países sea un tema noticioso tiene su razón de ser. El G20 está integrado por los países con mayor poderío económico del mundo, representando el 85% de la economía mundial.  La agrupación está conformada por la Unión Europea y:

  • Alemania
  • Arabia Saudita
  • Argentina
  • Australia
  • Brasil
  • Canadá
  • China
  • Corea del Sur
  • Estados Unidos
  • Francia
  • India
  • Indonesia
  • Italia
  • Japón
  • México
  • Reino Unido
  • Rusia
  • Sudáfrica
  • Turquía

Según su propio sitio en internet, el G20 es un foro internacional que promueve la colaboración en materia económica, financiera y política. Dicen sus promotores que su principal razón de ser es ofrecer respuestas, mediante políticas públicas, a los grandes retos que enfrenta la humanidad.

En sus inicios era un cónclave de ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales. Su nacimiento oficial fue el 25 de septiembre de 1999, durante la celebración de una reunión de los ministros del G7. Este grupo seminal estaba formado por las siete economías más fuertes, a saber, Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido.

Renovables también, pero…

El análisis también destaca una tendencia en el G20 al incremento del uso de las energías renovables. Entre los años 2019 y 2020 este aumento registró un incremento de un punto porcentual, pasando del 9 al 10%. Pero, de cara a 2021 se estima que aumente hasta el 12%.

Igualmente, en el conjunto de fuentes de energía, el porcentaje de energías limpias aumentó. De 2015 a 2020 aumentó 20%. Para el 2021 se prevé que la proporción de renovables sea de 29,5%.

Sin embargo, estos resultados no son tan positivos como se pudiera creer. Según algunos expertos, los países pertenecientes al G20 —a excepción de Reino Unido— no tienen proyectos para seguir aumentado el uso de la energía solar o la eólica, ni en el corto ni en el largo plazo.

Esto hace que se pongan en duda sus promesas de conseguir la meta de 100% de energías renovables en el sector eléctrico para 2050. Una realidad que contrasta con los planes de algunos países de aumentar su producción de combustibles fósiles para 2030.

Más acciones y menos retórica

El Grupo de los 20 es el responsable del 75% de las emisiones de gases de efecto invernadero de todo el planeta. Esto hace que su acción, o inacción, tenga un peso las metas de frenar el calentamiento de la Tierra. Aunque de cara a los foros internacionales se adquieran compromisos, estos deben ir acompañados de hechos y acciones concretas.

Qué es el G20

En la última cumbre del G20, efectuada en Roma (Italia), el informe final hablaba de la necesidad imperiosa de dejar de invertir en carbón y alcanzar el objetivo de cero emisiones netas. Sin embargo, no dicen ni cuándo ni cómo. Tampoco se manifestó nada sobre la financiación a las acciones climáticas, uno de los grandes objetivos a discutir en la cumbre de la COP26 en Glasgow.

A pesar de las disertaciones y las buenas intenciones, los hechos y los estudios demuestran que los países del G20 no reducen sus emisiones. Sus acciones están más enfocadas en seguir el derroche de recursos para un modelo económico inviable que para la emergencia climática.

Etiquetas: