CARGANDO

Tipo de búsqueda

Cambio climático Medio ambiente

Los mosquitos se están haciendo resistentes a los insecticidas

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

La malaria, o paludismo, es una enfermedad que en diversos puntos del planeta ya es endémica y cada año se cobra la vida de cientos de miles de personas. A pesar del duro combate contra los vectores de transmisión, o quizás gracias a él, la resistencia de los mosquitos a los insecticidas ha aumentado.

Los mosquitos se hacen resistentes a los insecticidas

Recientemente se publicaron los resultados de un nuevo estudio de la Universidad de Oxford, en el que los investigadores encontraron que el mosquito Anopheles gambiae, principal transmisor de la malaria en África, ofrecía resistencia a cinco tipos de insecticidas convencionales, y que dicha resistencia había aumentado de manera considerable entre los años 2005 y 2017.

Tanto en el oriente como en el occidente de África, el estudio constató un aumento de la resistencia a los piretroides, una clase de insecticida con el que se tratan los mosquiteros. El uso de los mosquiteros impregnados de insecticidas es una de las medidas que se vienen aplicando, de manera exitosa, desde hace un tiempo en el control de los mosquitos transmisores.

Los resultados de este estudio son de un gran valor porque permitirán ajustar las medidas que se vienen tomando para el control de vectores y cómo han impactado en el control de la transmisión de la malaria. La relación que hay entre resistencia a los insecticidas y la prevalencia de la enfermedad era, hasta ahora, poco estudiada.

Por otro lado, en el año 2019, un estudio también procedente de Reino Unido, específicamente de la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, reveló que los mosquitos transmisores de la malaria tenían en sus patas una proteína que los hacían inmunes a los plaguicidas.

La investigación, recogida en la revista Nature, estudió a ejemplares de las especies Anopheles gambiae y Anopheles coluzzii procedentes de Burkina Faso y Costa de Marfil. Luego de que los mosquitos entraban en contacto con piretroides, el insecticida más habitual en la lucha contra la malaria, la proteína llamada SAP2 de sus patas aumentaba.

¿Qué es la resistencia a los insecticidas?

Se habla de resistencia a los insecticidas cuando se producen cambios en los insectos que los hacen capaces de tolerar o sobrellevar los efectos de uno o más plaguicidas.

Cuando aumenta el número de individuos resistentes en una población de mosquitos, las medidas de intervención para evitar la transmisión del paludismo pueden verse comprometidas.

El fenómeno de la resistencia a los pesticidas no es nuevo. Es un efecto secundario en la lucha contra la malaria que se viene dando desde 1940.

En los países donde la enfermedad es endémica, cada vez más se implementan medidas de monitoreo de resistencia a los insecticidas. De esta manera se pueden ir ajustando los planes estratégicos en la lucha contra el paludismo.

El incremento de la resistencia a los pesticidas observado en las últimas décadas, responde al uso de manera intensiva de una sola clase de químico. En el caso del combate contra la malaria los que más se aplican son los del tipo piretroides.

Estos pesticidas reúnen varias cualidades: son baratos, son eficaces y seguros. Además los piretroides son los que se usan en los mosquiteros impregnados, herramienta muy importante en el control de la malaria.

Demasiado plástico ha hecho aumentar casos de dengue
Demasiado plástico ha hecho aumentar los casos de dengue

Para saber más, haz click sobre la imagen

Un problema global

Aunque los dos estudios anteriormente citados se ubicaron en África, la resistencia a los insecticidas es un problema que está muy extendido.

Según la web de la Organización Mundial de la Salud, la OMS, la resistencia a los insecticidas está presente en África, las Américas, Asia sudoriental, el Mediterráneo Oriental y el Pacifico Occidental.

La resistencia a los plaguicidas agrava las enfermedades
La resistencia a los pesticidas y el cambio climático es una combinación letal.

En el último Informe Mundial sobre Paludismo, entre 2010 y el 2018, en 73 de los 81 países donde la malaria es endémica, se ha detectado resistencia a al menos a uno de cuatro plaguicidas usados en poblaciones de mosquitos transmisores de la malaria.

Pese a todo, la OMS insiste en que los mosquiteros impregnados continúan siendo una buena estrategia en la prevención de la malaria, aunque hace un exhorto a las autoridades sanitarias de cada país a trabajar en nuevas y mejores herramientas en el control de la transmisión de la malaria.

Los mosquiteros impregnados con insecticida de larga duración son la piedra angular en la lucha para erradicar la malaria. La OMS avala su uso y ha demostrado ser eficaz en la prevención del paludismo.

El planeta está enfrentando un cambio climático que está provocando alteraciones en los patrones de las lluvias, las sequías, las temperaturas y la humedad.

Este complejo cuadro definitivamente va a influir en la longevidad del mosquito, el desarrollo del parásito de la malaria y a la transmisión de la enfermedad.

En todo caso, los multilaterales en materia de salud insisten en el trabajo por conseguir mecanismos innovadores en materia de lucha antivectorial.

Que algunos países, sobre todo en los que la malaria es endémica, reporten un aumento de la resistencia a los insecticidas, en un contexto de agudización del cambio climático, es una mala noticia.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: