CARGANDO

Tipo de búsqueda

Calentamiento global Cambio climático Medio ambiente

Los “cráteres del fin del mundo” pueden agravar el calentamiento global

Desde el año 2014, la península de Yamal en Siberia es el escenario de un enigmático y llamativo fenómeno. Enormes cráteres que provocan toda suerte de especulaciones en quien los observa. Se les conoce como los cráteres del fin del mundo, tal como los bautizaron los pobladores de esa región, y podrían agravar el calentamiento global.

Los cráteres del fin del mundo

Estos enormes agujeros, que se abren en la tierra de forma abrupta, desde su aparición por primera vez, han movilizado el interés de la comunidad científica y el público en general. En el año 2020, un equipo de la televisión local de Siberia descubrió de manera accidental uno de dimensiones de vértigo.

Un hoyo de unos 50 metros de profundidad, sobrecogedor en apariencia, provocó no pocas palabras de asombro. “Lo que vimos hoy es sorprendente por su tamaño y grandeza. Son las fuerzas colosales de la naturaleza las que crean tales objetos”, decían a los medios los investigadores de una avanzada científica que acudió al lugar del suceso.

Aunque muchos lo atribuyeron, en un principio, a impactos de meteoritos, luego de varios estudios se ha logrado determinar que son provocados por variaciones en la temperatura de la región de Siberia. En definitiva, por el cambio climático.

¿Qué son los cráteres del fin del mundo?

Explican los investigadores, que los aguajeros de Siberia son provocados por el cambio climático. Al elevarse la temperatura de la Tierra, el hielo del permafrost empieza a derretirse. A medida que ocurre este descongelamiento, se va produciendo gas metano.

Este gas se va acumulando por debajo de pequeñas lomas de tierra que están cubiertas de hielo. La acumulación de gas produce presión y luego una suerte de explosión. Aunque decir que es una explosión no es lo correcto porque no se libera calor. Lo cierto es que se trata de una expulsión de permafrost. Es esta la manera en la que se forman estos espectaculares agujeros.

Algunos investigadores rusos ven en estos cráteres una oportunidad muy valiosa para estudiar los distintos cambios que ha experimentado la Tierra a lo largo de la historia. Aseguran, que las capas de terreno que se han quedado expuestas permiten saber sobre el clima de hace 200.000 años. Ese dato puede ser un indicador de cómo se adaptará la región al calentamiento global.

Por otro lado, los cráteres siberianos pueden ir ofreciendo información acerca del impacto del cambio climático en la capa de permafrost de esa región del planeta.

Los últimos hallazgos

Recientemente, la revista científica Geoscience publicó los descubrimientos de un equipo de investigadores de la Academia Rusa de Ciencia relacionados con los singulares agujeros. El doctor Vasily Bogoyavlensky, jefe del equipo, expresaba en su comparecencia ante los medios, que existe preocupación entre la comunidad científica por la proliferación de estos hoyos.

Los agujeros gigantes de Siberia
Los espectaculares hoyos en el permafrost de Siberia son un fenómeno para mirar de cerca por sus impactos en el medioambiente.

Gracias a la utilización de drones, el equipo del doctor Bogoyavlensky elaboró un modelo gráfico en 3D del último de los llamativos cráteres, denominado Cráter C17. El modelo describe las características propias del agujero, así como el tiempo que le tomó formarse.

El trabajo de los investigadores no se limitó a una descripción técnica de las formaciones en el suelo siberiano. Advierten que es para preocuparse la proliferación de estos agujeros en los últimos años. Agregan que estas formaciones liberan gas metano a la atmósfera, uno de los gases de efecto invernadero más relacionados con el calentamiento del planeta.

La formación de estos agujeros no solo representan un hecho curioso y de gran atractivo mediático. Este fenómeno también impacta sobre el cambio climático y en la destrucción del permafrost. Este último proceso está relacionado igualmente con la expulsión a la atmósfera de gases de efecto invernadero.

Es necesario hacerles seguimiento

Los investigadores sostienen con insistencia, que es necesario y urgente hacerle un seguimiento exhaustivo a estas formaciones. Todavía se desconoce el impacto real de estos agujeros en el balance general de las emisiones de gases de efecto invernadero. Tampoco se sabe cómo pueden llegar a influir en las medidas que se adopten contra el cambio climático.

Los agujeros del final del mundo y el calentamiento global
Todo indica que hay al menos 7.000 montículos en proceso de acumulación de metano.

Por su parte, el Instituto de Investigación de Petróleo y Gas de la Academia de Ciencias de Rusia, mediante un estudio, ha determinado que en el territorio siberiano existen al menos 7.000 montículos. Creen los científicos que estos montículos sugieren que bajo su superficie se están formando bolsas que en cualquier momento podrían expulsar el gas metano que contienen.

El proceso de deforestación que sufrió la región de Siberia a principios de la década de los 60 del siglo pasado, dejó desnudo, y a merced de la inclemencia del sol, un terreno que hasta entonces estuvo protegido por la densa sombra de los árboles.

Los cráteres del fin del mundo son una manifestación del profundo deterioro medioambiental del planeta. A pesar del valor científico del estudio del equipo liderado por el doctor Bogoyavlensky, aún está por determinarse cómo van a afectar estos gigantescos hoyos siberianos a la región ártica y al proceso de cambio climático.

Etiquetas: