CARGANDO

Tipo de búsqueda

Consumo ético Medio ambiente

En los asientos de cuero de los coches está presente la deforestación del Amazonas

En el Amazonas brasileño existe una floreciente industria de mataderos. De estas instalaciones no solo sale carne. También se producen toneladas de cuero destinadas grandes fabricantes de automóviles. Según una investigación hecha por The New York Times existe una estrecha vinculación entre los asientos de piel de coches de lujo y la deforestación de la selva amazónica.

Asientos de cuero y deforestación

Una de las grandes amenazas del Amazonas es la deforestación. De acuerdo al trabajo hecho por el diario, existen vacíos legales que permiten que el ganado procedente de tierras deforestadas llegue a compradores de distintas partes del mundo. Son muchos los ganaderos que han hecho fortunas gracias a fincas de ganado instaladas en zonas devastadas.

Algunos incluso reconocen que han talado el bosque tropical sin permiso y en tierras obtenidas de manera fraudulenta. De igual manera, admiten que recurren a intermediarios para vender sus productos y darle apariencia de legalidad al origen de su ganado. Y es una práctica ya bastante extendida entre los ganaderos de la región.

La zona del Amazonas escogida para hacer la investigación fue Jací Paraná. Este territorio, ubicado en el estado de Rondônia (Brasil), en teoría, goza de un estatus de protección y la tala está prohibida. Pero esta condición no le ha valido para evitar la deforestación. Solo en el mes de octubre de 2021, el estado ha perdido 877 kilómetros cuadrados de vegetación.

De dónde viene el cuero de los asientos de los coches de lujo

Para fabricar los lujosos sillones de cuero de camionetas y automóviles de alta gama se necesitan al menos una docena de pieles. Los grandes fabricantes, como General Motors, Volkswagen o Ford, tienen en Brasil y su industria de mataderos su principal proveedor. En Jací Paraná operan unas 600 fincas que satisfacen la demanda de la industria del automóvil.

Industria automotriz y deforestación del Amazonas

Esta región amazónica ha estado habitada tradicionalmente por comunidades que viven de la explotación del caucho. Ahora están siendo obligadas por los ganaderos a desplazarse para extender el negocio de ganaderías ilegales. Más de la mitad de la reserva de Jací Paraná ha sido devastada en los últimos años.

Los autores de la investigación periodística incluyen en el reportaje miles de certificados de transporte de ganado. Con esos documentos, compilados por la Agencia de Investigación Medioambiental de Washington, se logró establecer la conexión entre JBS Couros, el más grande abastecedor de pieles del mundo, y las granjas y mataderos brasileños.

Del análisis del comercio internacional, también se logró conocer que las curtidurías que procesan las pieles hacen envíos a México. En ese país están basadas varias empresas de Lear Corporation, un consorcio que se dedica a fabricar butacas para automóviles. En el año 2018, el 70% de las pieles usadas por Lear provenían de Brasil.

Las pieles del Amazonas no tienen como destino solo a Estados Unidos. Los cueros también llegan a Italia, China o Vietnam, donde se utilizan en la industria de la moda o en la fabricación de muebles.

Las empresas se lavan las manos

Según su propia descripción, JBS Couros es el mayor proveedor de cueros del mundo. Una investigación adelantada por fiscales ambientales de Brasil descubrió que JBS había adquirido, entre 2018 y 2019, 301.000 cabezas de ganado procedentes de granjas ilegales que deforestan el Amazonas.  

Ante el hallazgo de la investigación, la empresa JBS se mostró en desacuerdo con el criterio empleado. Sin embargo, se comprometió a afinar su sistema de monitorio y bloquear a los proveedores ilegales señalados. De igual manera, la empresa donó 900 mil dólares como una forma de resarcir al Estado.

Por su parte, las empresas automotrices involucradas emitieron comunicados empleando palabras bastante ambiguas. Afirman que “esperaban” que sus proveedores se ajustaran a principios éticos y a las leyes comerciales y medioambientales que rigen sus actuaciones.

Todas las empresas que compran ganado como, JBS, Marfrig y Minerva negaron que compraran animales a granjas ilegales. Afirman que tienen sistemas para detectar la legalidad de las fincas que les proveen directamente, pero que no podían rastrear a los proveedores indirectos.

Las autoridades ambientales de los estados ganaderos de Brasil afirman que vender animales a través de intermediarios es una práctica muy común. De esta manera, los mataderos “blanquean” el ganado y pueden negar cualquier irregularidad sobre el origen de los animales.

La demanda de carne dispara el mercado del cuero

La deforestación del Amazonas avanza sostenidamente. Y en los últimos años es más rápida la destrucción por la voracidad de los ganaderos para satisfacer la demanda de carne de res, especialmente desde China.

Deforestación del Amazonas y vehículos de lujo

La industria del cuero se defiende con el argumento de que mientras los mercados sigan demandando carne, se seguirán usando las pieles, que de otra manera acabarían desechadas en vertederos. Para los especialistas en cadenas de suministros, la industria del cuero también tiene responsabilidad en la deforestación de los bosques tropicales.

Además de la devastación de la selva, la industria ganadera está relacionada con el desplazamiento y violación de derechos humanos de los campesinos de la región. Estos han denunciado que han sido víctimas de amedrentamientos, tiroteos y quema de propiedades.  

Si bien la mayoría de las fincas brasileñas no son ilegales, ni están vinculadas con la deforestación, la investigación demuestra que el ganado ilegal está presente en la cadena de suministros. Los asientos de cuero en los coches de lujo están emparentados con la deforestación del Amazonas, un crimen medioambiental que es necesario que la opinión pública mundial conozca.

Etiquetas: