CARGANDO

Tipo de búsqueda

Desarrollo sostenible

Las bicicletas de bambú de Ghana, un proyecto que ayuda a no abandonar la escuela

La infancia de Bernice Dapaah fue como la de muchos niños ghaneses: un tránsito marcado muchas veces por las dificultades y las estrecheces. Sin embargo, esa experiencia vital le sirvió de insumo para trazar un plan que mejorara la calidad de vida de sus paisanos, y de manera especial la de los niños de Ghana. Fue así como nació, hace una década, el proyecto de bicicletas de bambú.

Proyecto bicicletas de bambú de Ghana

Conseguir un buen empleo en Ghana la mayoría de las veces es una tarea difícil. Ante ese panorama, y a punto de culminar sus estudios de administración de empresas, Bernice Dapaah decidió que ella le ganaría varias batallas a las dificultades. Entonces buscó la colaboración de un grupo de ingenieros para darle forma a una idea.

Siendo una niña, a Bernice le tocó muchas veces trabajar en la finca familiar para luego ir  caminando a la escuela. Un trayecto de varios kilómetros, de ida y de vuelta, que le tomaba varias horas completar. Cuando llegaba a clases, el cansancio la dominaba y eso se reflejaba en su rendimiento académico. A esto, se le sumaban las horas productivas de sol que se perdían cada día.

Esa situación cambió cuando su abuelo le hizo un regalo que le daría un vuelco a su vida y a las perspectivas del futuro. Se trataba de una bicicleta. Un vehículo que le ayudó a hacer de sus estudios una tarea más gratificante.

Gracias a aquel par de ruedas, ahora tenía más tiempo y energía, no solo para sus estudios, sino para el trabajo en casa.

Con el regalo de su abuelo, Bernice Dapaah fue abonando la idea para conformar una pequeña empresa. Pero no deseaba hacer un emprendimiento cualquiera. Debía ser su sustento y su proyecto laboral y profesional, pero al mismo tiempo debía beneficiar a la comunidad que la vio crecer.

Las bicicletas más sostenibles

El bambú es un cultivo muy pródigo en Ghana. Abundante como las necesidades de movilidad entre la población. A partir de esas dos premisas, Dapaah organizó en 2009 la empresa Ghana Bamboo Bikes en la ciudad de Kumasi, al sur del país. Desde su fundación, la empresa, que es más un proyecto social, ha marcado la diferencia para muchas personas.

Ha sido fuente de empleos para la población local, sobre todo para mujeres y jóvenes, con y sin experiencia. De igual manera, las bicicletas representan una alternativa económica y sostenible a otras formas de movilidad, como la moto o el automóvil. También, la industria fundada por Bernice Dapaah ha avivado el cultivo del bambú africano, una especie que crece rápido y ayuda a recuperar suelos degradados.

Como si todo lo anterior no fuera suficiente, Ghana Bamboo Bikes no solo se ha dedicado a la fabricación y venta de bicicletas. También ofrece un servicio de alquiler a las comunidades que las requieran.

Haciendo honor a su hogar y al legado de su abuelo, la empresa de Dapaah además distribuye bicicletas gratuitas a los niños de las comunidades más apartadas del país para que puedan ir a la escuela,  y así las dificultades de transporte no se conviertan en la excusa para abandonar los estudios.

El bambú, un material duro y noble al mismo tiempo

En Ghana el bambú es muy abundante a la vez que resistente. Este cultivo además ayuda a recuperar suelos que han sufrido erosión. Para la fabricación de las bicicletas, el bambú es un material que resulta ideal porque es resistente, duradero, soporta muy bien los impactos y amortigua las vibraciones.

Bicicletas de bambú para ir a la escuela
El proyecto de bicicletas de bambú ayuda a la población de estudiantes a permanecer en la escuela. Foto: Ghana Bamboo Bikes

Sin dudas, el abuelo de Bernice fue una pieza clave en el desarrollo del proyecto de las bicis ecológicas. Su profesión de forestal lo impulsó a cultivar el bambú de forma salvaje, por lo que siempre estaba en contacto con la planta y eso despertó la curiosidad de su nieta por el material.

Supo de todas las utilidades y usos que se le daban a las cañas de bambú, así que no dudó en usarlo para materializar sus ideas. Cuenta la fundadora de Ghana Bamboo Bikes, que desde pequeña vio que se usaba para objetos de uso cotidiano como sillas, así que era viable usarlo en la fabricación de las bicicletas.

Las características de las bicicletas de bambú hechas en Ghana las convierten en un producto de comprobada solvencia ecológica y sostenible. Son ligeras, resistentes, económicas, duraderas y son una alternativa real a los vehículos de motor. Además, el cultivo del bambú crece de manera rápida, es una planta generosa en la producción de oxígeno y nutre los suelos castigados por la degradación.

Una iniciativa muy laureada

Cuando las ideas benefician el trabajo colectivo los reconocimientos son abundantes. El proyecto de las bicicletas de bambú ha sido celebrado en todas partes del mundo prácticamente desde su inicio. En el año 2010 se alzó con el premio Seed y desde entonces la idea de Bernice Dapaah no ha dejado de recibir aplausos.

Las bicicletas de bambú son un proyecto sostenible
Un proyecto que ha merecido el reconocimiento mundial, incluso el de la ONU.
Foto: Ghana Bamboo Bikes

Incluso la ONU le ha abierto las puertas del reconocimiento global. En el año 2013, la organización multilateral le otorgó el Premio a la Acción Global sobre Cambio Climático. En ese entonces, Ban Ki-Moon, a la sazón secretario general de la ONU, realizó una inusual performance que catapultó de manera definitiva a las bicicletas de bambú de Ghana: se montó en una de ellas y posó para los fotógrafos de la prensa mundial.

Bernice Dapaah dice ser optimista con respecto al futuro del medio ambiente. Cree que en su país la población es más consciente sobre lo que significa el cambio climático y la responsabilidad que tenemos los seres humanos en el impacto sobre el planeta.

Por ahora, la fundadora del proyecto bicicletas de bambú de Ghana desea expandir la empresa para dar más empleos y ampliar el programa de donaciones para la infancia y la juventud. El futuro que estudia y vive en medio de muchas dificultades, y merece que le leguemos un planeta más justo y más sano.

Etiquetas: