CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Desarrollo sostenible Medio ambiente

La ONU presenta su plan para frenar la pérdida de biodiversidad, pero algunos lo tildan de poco ambicioso

En la actualidad, hay aproximadamente un millón de especies en peligro de extinción. La Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CDB) acaba de dar a conocer un plan con el que se busca frenar la pérdida de biodiversidad de cara a 2030. Se trata de un borrador llamado Acuerdo Marco Global sobre Biodiversidad y que debe ser sometido a discusión.

Plan para frenar la pérdida de biodiversidad

El objetivo fundamental de esta especie de hoja de ruta es detener la extinción de especies. En este primer borrador se incluyen las acciones que se deben echar a andar para alcanzar los 21 objetivos que se incluyen en el documento. El equipo que participó en la elaboración del plan asegura que algunas de las propuestas sorprenderán a muchos. Entre los objetivos que se plantean para detener la pérdida de biodiversidad, están:

  • Erradicar la contaminación por plástico.
  • Proteger al menos el 30% de la superficie del planeta con medidas realmente efectivas.
  • Reducir en un 50% el ritmo de introducción de especies invasoras.
  • Reducir el uso de pesticidas.
  • Eliminar 500 mil millones de dólares en subsidios gubernamentales a actividades perjudiciales para el medio ambiente.

Estos serían parte de los objetivos trazados con miras a 2030. Para mediados de siglo se tiene previsto lograr reducir la tasa de extinciones en 90%.  Igualmente, el plan para 2050 prevé restaurar la integridad de los ecosistemas, valorar el papel de la naturaleza en el avance de la humanidad, repartir de manera justa los beneficios de la utilización de recursos genéticos y garantizar los recursos económicos para asegurar la consecución del plan.

Antes de su negociación y eventual aprobación definitiva, prevista para llevarse a cabo en la ciudad china de Kunming en 2022, el último borrador del documento debe ser revisado por los representantes de los distintos gobiernos.

Cambios estructurales

Elizabeth Maruma Mrema, secretaria ejecutiva de la CDB, indicó mediante un comunicado que es urgente una política global. Un plan de acción, de incidencia regional y nacional, para logar verdaderas transformaciones de los actuales modelos económicos, sociales y financieros. Esta sería la única forma de frenar la pérdida de biodiversidad.

Por su parte, Basile van Havre, miembro del equipo de trabajo que redactó el borrador, afirmó en entrevista con The Guardian, que los objetivos fueron trazados de acuerdo a los últimos avances científicos. Agrega, que si este documento se aprueba podría significar un parteaguas en el actual sistema de producción agrícola.

El aumento de la población mundial exige medidas audaces en materia de alimentación. Dentro de 10 años habrá más seres humanos sobre la tierra y habrá que hacer más eficaz la producción de alimentos y al mismo tiempo mejorar las prácticas que impactan en la naturaleza.

Las advertencias que viene haciendo la comunidad científica, sobre una extinción masiva promovida por los seres humanos, deben ser atendidas. El consumo excesivo de recursos naturales, así como la sobrepoblación, están acelerando la destrucción de ecosistemas esenciales en la producción de alimentos y agua.

Hay quien no lo ve viable

Robert Watson, connotado experto en asuntos ambientales y quien ha ocupado cargos dentro de las organizaciones de la ONU relativas al clima y a la biodiversidad, se muestra cautelosamente optimista. Ve con buenos ojos el plan de Objetivos de la CDB, pero señaló que algunos son poco realistas.

Planes de la ONU para evitar la extinción de especies
Un plan para evitar la extinción masiva de especies debe poner en tela de juicio el actual modelo de producción de alimentos

Hasta ahora, los gobiernos han fracasado de manera clamorosa en cumplir con los acuerdos para frenar la destrucción de los ecosistemas. Objetivos como los del Acuerdo de Aichi, trazados para ser alcanzados antes de 2010, son letra muerta.

Cree el profesor Watson que este borrador aborda temas muy importantes, igual que el acuerdo de Aichi. Sin embargo, queda en entredicho si los gobiernos van a poder establecer normativas eficaces, nacionales y regionales, que obliguen a los demás actores, sobre todo las empresas y las instituciones financieras, a cumplir con los objetivos.

En ese mismo sentido se ha pronunciado el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés). Sostienen desde la organización ambientalista, que al borrador le falta audacia y ambición para lograr revertir efectivamente la pérdida de biodiversidad. Agregan que el mundo no está a la altura del compromiso que enfrentar la crisis climática y el declive de los recursos esenciales para la vida.

Un solo objetivo común

Para la WWF es crucial que el documento plantee una gran meta, clara y medible. Solo de esta manera, se pueden trazar objetivos, basados en la ciencia, que logren la contribución efectiva de todos los actores: gobiernos, empresas, inversionistas y consumidores.

La ONU prsenta plan para evitar extinción de especies
El uso de pesticidas, cada vez más extendido, está acabando con los polinizadores.

Recienten que este borrador de la CDB se quede por detrás, incluso, de anuncios hechos recientemente por algunos líderes mundiales con relación a la conservación de la naturaleza. Hasta la fecha, 89 gobernantes del mundo han ofrecido su respaldo al Compromiso de los Líderes por la Naturaleza. En este convenio los gobiernos se comprometen a revertir la pérdida de Biodiversidad para 2030.

Toda iniciativa que se trace para proteger a la naturaleza es loable y merecedora de todo crédito. Sin embargo, de no plantearse cambios estructurales, que tiendan a avanzar hacia modelos de producción y consumo sostenibles, será poco o nada lo que se logre para evitar que el planeta siga perdiendo biodiversidad.

Aunque, de manera general, el plan para frenar pérdida de la biodiversidad de la CBD ha sido recibido con beneplácito, hay reservas. Para algunos, porque el plan no reconoce que los problemas medioambientales deben abordarse de manera integral y conjunta. Para otros, porque, a su juicio, falta audacia para cambiar los paradigmas de desarrollo que nos han traído hasta la actual crisis medioambiental.

Etiquetas: