CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Cambio climático Medio ambiente

Una lenta agonía. La mitad de los corales de La Gran Barrera de Coral ha muerto

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

La mitad de los corales de la Gran Barrera de Coral de Australia está muerta y el responsable es el cambio climático. Un informe elaborado por el Centro ARC de Excelencia para Estudios de Arrecifes de Coral (CoralCoE), reveló que desde la década de los 90 del siglo pasado hasta el año 2017, el número de corales de este importante ecosistema ha disminuido en más del 50 por ciento.

Los corales de la Gran Barrera de Coral

El declive se observó tanto en aguas profundas y poco profundas, a lo largo de los 2.300 kilómetros de la costa nororiental australiana. La evidencia del agotamiento se detectó en todas las especies de corales presentes, pero de manera especial en los corales ramificados y en los que tienen forma de mesa.

Uno de los investigadores al mando del estudio asegura que estos corales fueron los más afectados por el blanqueamiento masivo de los años 2016 y 2017. Este fenómeno, causado por el cambio climático que aumenta las temperaturas del mar, hace que los corales expulsen unas algas microscópicas, que son las que les proporcionan oxígeno y otros compuestos orgánicos.    

Los peces son los principales afectados ante la disminución de la población de coral. Tanto los corales ramificados como los de mesa proporcionan las estructuras que conforman el hábitat de estas especies. Al no tener un hábitat, la abundancia de peces se ve afectada, lo que sin duda se traducirá en una disminución de la pesca y una alteración en las cadenas tróficas.

El sospechoso habitual, el cambio climático

El cambio climático está potenciando y aumentando el número de fenómenos que afectan a los arrecifes de coral. Las olas de calor marinas, implicadas en los blanqueamientos masivos, son procesos relacionados con el calentamiento de las aguas. Esto ocurre ahora con más frecuencia, lo que le quita tiempo de recuperación al arrecife.

El cambio climático es el responsable de la muerte de los corales
La Gran Barrera de Coral es la más grande estructura viva sobre el planeta.

Uno de los aspectos más inquietantes del informe es la disminución de la capacidad de recuperación de la Gran Barrera de Coral. La supervivencia y la reproducción de este ecosistema dependen del tamaño de su población. Un ecosistema de coral saludable muestra millones de pequeñas crías y grandes corales madre que producen la mayoría de larvas.

Los investigadores se muestran bastante sorprendidos con los resultados. Se pensaba que los ecosistemas grandes se encontraban protegidos por su enorme tamaño. No obstante, el estudio pone de manifiesto la vulnerabilidad ante el cambio climático, incluso de los grandes ecosistemas que se encuentran bajo protección especial.

De igual manera, la investigación evidenció que las afectaciones más importantes en la Gran Barrera de Coral se observan en la parte Norte y Central, luego de los blanqueamientos de 2016 y 2017. Este proceso se dio nuevamente a principios de 2020, siendo la zona Sur la más impactada.

Un ecosistema único

La Gran Barrera de Coral es el arrecife coralino más grande del planeta. Su estructura es visible desde la Luna y está declarada Patrimonio de la Humanidad. Todas estas características lo convierten en un ecosistema muy singular.

qué son los arrecifes de coral
Los arrecifes de coral, ¿qué son y cuál es su función?

Para saber más, haz click sobre la imagen

Es la más grande estructura viva sobre el planeta. Cubre 344.468 kilómetros cuadrados de superficie y en sus estructuras y cristalinas aguas hacen vida unas 1.500 especies de peces, 411 especies de corales duros, 30 especies de ballenas y delfines, así como tortugas, aves, moluscos e invertebrados.  

De la supervivencia de los arrecifes dependen los ecosistemas marinos y de costa. Sin ellos, la vida marina es inviable. Gracias a su ubicación entre la costa y el mar abierto, los arrecifes sirven de protección a otros ecosistemas, como los manglares y las praderas de yerbas marinas. Estos ecosistemas a su vez protegen a los arrecifes de la sedimentación.

La comunidad científica y las organizaciones ambientalistas claman por políticas realmente efectivas que protejan a la Gran Barrera de Coral. Un número imposible de cuantificar de especies se beneficia de los arrecifes. Son alimento y protección y de ellos depende la compleja cadena trófica que se ha formado en el arrecife a lo largo de millones de años.

¿Qué es lo que hay que hacer?

La respuesta es obvia. Frenar las emisiones de gases de efecto invernadero que provocan el calentamiento global y poner límites a la sobrepesca y a otras actividades. Los autores del informe urgen que se tomen medidas radicales, pues el tiempo juega en contra. Si las emisiones de gases no se reducen para finales del siglo, blanqueos similares a los de 2016 y 2017 se darían cada año.

Los corales son organismos fundamentales del ecosistema marino
El cambio climático está aumentando el número de fenómenos que afectan a los arrecifes de coral.

Desde distintos sectores de la sociedad civil australiana y mundial se levantan voces por la Gran Barrera de Coral. El gobierno australiano está siendo señalado de hipócrita. Mientras asegura que invierte recursos y tecnología para salvar el gran arrecife, apoya la apertura de una inmensa mina de carbón que será explotada por un consorcio indio llamado Adani.

En este video se puede apreciar la inmensa riqueza marina de la Gran Barrera y cómo se  va apagando lentamente a la vista de todos.

La mitad de los corales de la Gran Barrera de Coral murió y el cambio climático está acelerando ese proceso. Un hecho que parece inexorable pero que es deber de la humanidad impedir. La eventual desaparición de este colosal ecosistema tendrá consecuencias incalculables sobre toda la vida marina.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: