CARGANDO

Tipo de búsqueda

Animales

La medicina china está provocando la extinción de los burros africanos

Pocos animales despiertan tanta compasión como los burros. Es tal la mansedumbre que transmite su estampa, que cuesta imaginar que alguna industria podría estar detrás de su eventual extinción. Pues bien, eso está ocurriendo. La medicina tradicional china está poniendo en peligro de extinción a los burros africanos.

La medicina tradicional china y los burros africanos

Un escalofriante hallazgo, ocurrido en el año 2016 disparó las alarmas: los cuerpos de 250 burros aparecieron desollados en Egipto. Horas antes, habían sido reportados como robados y desaparecidos. Al otro lado del mundo, en Colombia, ocurría un hecho de similares características. Tras los dos sucesos, se oculta la relación poco divulgada entre la medicina china y los burros.

Resulta que dentro de la terapéutica ancestral de la medicina tradicional china existe una preparación considerada curativa, llamada ejiao. Esta sustancia, de consistencia gelatinosa y muy cotizada por sus propiedades, se elabora a partir de la piel de los burros.

Desde hace varios años, los casos de robo y despellejamiento de burros se vienen reproduciendo en distintos puntos del planeta, sobre todo en el continente africano. Egipto, Sudáfrica, Tanzania y otros países, han sido escenario de este horrendo crimen, uno más del catálogo de horrores del maltrato animal.

Un delito que además tiene un componente económico y social. Para muchas comunidades en África, los burros son el principal vehículo de transporte y de trabajo. Según los portavoces de Donkey Sanctuary, una organización con sede en Reino Unido dedicada a la protección de la especie, en esa parte del mundo los burros son esenciales para la producción económica.

La sustancia que se obtiene de la piel del burro se cotiza en unos 325 euros el kilo. Los expertos en medicina china aseguran que la preparación tiene poder antienvejecimiento, sirve para curar la anemia y es capaz de curar los resfriados y el insomnio.

Una especie en peligro de extinción

Tal como lo afirma la organización Donkey Sanctuary, la población de burros podría verse muy afectada como consecuencia de la alta demanda de su piel en Asia. En la actualidad se cree que existen unos 44 millones de burros. Esa cantidad se puede reducir a 22 millones en los próximos años.

Los burros son muy importantes en África
Los burros son esenciales en la economía de varios pueblos en el continente africano.

Se cree que este incremento de la demanda de pieles tiene que ver con el declive de la población de burros en China, que se ha mermado en un 76% desde el año 1992.

En la actualidad, de manera legal, cada año se comercializan 1,8 millones de burros. Sin embargo la demanda es mucho mayor. Cada año, en el mundo se sacrifican casi 5 millones de burros. Algunos incluso afirman que pueden ser 10 millones de equinos. En voz de los expertos, esta cifra es, sencillamente, insostenible.

Según un informe publicado por la organización en 2019, la población de burros en Brasil, Botsuana y el Kirguistán se ha visto reducida entre un 28 y un 53%. En países como Kenia y Ghana, la situación es mucho peor. El tráfico de pieles podría provocar que la población de burros sea diezmada.

La demanda de burros ha disparado el precio de estos animales, y al día de hoy se paga el doble de lo que costaban en 2016. El mismo informe asegura que no solo se sacrifican burros. Yeguas preñadas, potros y ejemplares enfermos y heridos también caen en las matanzas porque las lesiones no afectan la calidad de la piel.

¿Qué es el ejiao?

De la piel de los burros se extrae un elixir que, según los principios de la terapéutica china, es muy eficaz en el tratamiento de varias afecciones de salud. Dicen que incluso los emperadores chinos lo usaron para tratarse algunas enfermedades. Aunque muchos médicos dudan de su eficacia, es muy usado para tratar anemia, dolores menstruales y tos severa.

Sea cierta su eficacia o no, la verdad es que el uso del ejiao está bastante extendido. Para tener una idea de esta industria, una de las empresas más grandes que fabrica el ejiao contrata a 10.000 trabajadores y al año usan las pieles de un millón de burros.

En una entrevista del portal de noticias BBC Mundo, el cónsul de China en Colombia aseguraba que el ejiao no se consume en todo el país. Este consumo solo se observa en sitios donde hay burros y en determinados grupos étnicos. En China hay alrededor de 56 etnias distintas. El grupo denominado Han, el más numeroso del país, es al que se le atribuye el mayor consumo.

Las consecuencias económicas y sociales de la demanda de burros

La insostenible demanda de burros de la industria del ejiao no solo está golpeando a la población de equinos. Los campesinos de países como Sudáfrica, Kenia, Etiopia, Burkina Faso o Níger también están siendo afectados. Los burros en esta región del mundo son usados tradicionalmente para el transporte y el trabajo.

Los burros se extinguen por la medicina china
De las pieles de los equinos se extrae una sustancia gelatinosa a la que se le atribuyen muchas cualidades.

Los agricultores sudafricanos se quejan constantemente de los robos de sus cuadrúpedos. Aseguran que esa situación los está dejando sin sustento, en un país donde el empleo formal es muy escaso.

Agregan que si tienen burros, es posible trabajar de manera independiente. La demanda de burros también ha disparado los precios del animal, por lo que ya es casi un bien al alcance de muy pocos. En países como Etiopía o Zimbabue un burro puede llegar a costar hasta 300 dólares, toda una fortuna, pero de un burro pueden depender varias familias.

La medicina tradicional china no solo está provocando el alarmante declive de la población de burros africanos. También está poniendo en peligro la subsistencia de una población muy pobre, que depende del esfuerzo que le brinda el burro en buena medida para el sostenimiento de sus economías familiares.

Etiquetas: