CARGANDO

Tipo de búsqueda

Medio ambiente

La Inteligencia Artificial está ayudando a conservar el medio ambiente

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

En la lucha contra el cambio climático el tiempo es oro. La Inteligencia Artificial (IA) aplicada al medio ambiente permite manejar un gran número de datos en poco tiempo, lo que favorecería los esfuerzos destinados a la investigación o a la optimización de recursos.

Inteligencia Artificial aplicada al medio ambiente

El planeta se encuentra ante un enorme desafío, quizá el más importante en la historia de la humanidad porque lo que está en juego es la vida sobre el planeta. Aumento de la población, pérdida de ecosistemas y biodiversidad, degradación de los suelos, contaminación a escala global, son todos problemas que enfrenta la población mundial a diario.

La Inteligencia Artificial (IA) puede contribuir de manera significativa en el diseño de herramientas que faciliten las tareas como la conservación, la preservación de los recursos naturales, los ecosistemas y sus servicios o la adaptación y la resiliencia.

El manejo de datos es una parte fundamental del trabajo en la ciencia ambiental. La reducción en las emisiones de gases de efecto invernadero pasa por manejar las condiciones de salud de los ecosistemas del planeta, así como lo relacionado con el aire, el agua, los suelos o la diversidad biológica.

Según lo aseguran los especialistas en informática, el uso de Inteligencia Artificial (IA) no solo permite manejar un gran volumen de datos sino que es posible hacer relaciones entre la información estructurada como la numérica y la información no estructurada como los mapas o las imágenes.

Si bien es un hecho que los recursos naturales en el planeta son cada vez más escasos y más contaminados, también es un hecho que la ciencia trabaja a paso redoblado para alcanzar herramientas que permitan contrarrestar el deterioro medioambiental.

El internet del Medio Ambiente

Existe un concepto de nuevo cuño llamado informática ambiental, que no es más que la unión entre la informática y la ciencia ambiental. Una vez que ese concepto es llevado a su forma aplicativa se convierte en Internet of Environment o el Internet del Medio Ambiente.

Usos de la inteligencia artificial en ecología
El uso de la Inteligencia Artificial permite manejar un gran número de datos para optimizar procesos.

Esta red medio ambiental es una conjunción de la IA, el big data y el internet de las cosas, puesta al servicio de la conservación y el cuidado de los ecosistemas y los recursos naturales.

En el año 2019, durante la celebración del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, se presentó un trabajo llamado Inteligencia Artificial y Economía Circular. En él se analizaba cómo la Inteligencia Artificial podría reducir el desperdicio de alimentos, al ser usada, por ejemplo, en saber cuándo la fruta está apta para la cosecha.

Otros estudios han explorado el uso de la inteligencia artificial en variadas actividades como el desarrollo de automóviles autónomos para mejorar el tráfico, la detección temprana de enfermedades en los cultivos, y en general en toda la actividad agrícola.

Gracias a ese uso de la Inteligencia Artificial es posible optimizar el uso de agua y de los insumos como los fertilizantes y pesticidas usados en la agricultura.

Un crecimiento sostenido

A juicio de Lucas Joppa, director de Medio Ambiente de Microsoft, el uso de la Inteligencia Artificial en cuestiones medioambientales aún es tímido pero de crecimiento sostenido. La empresa que él representa está destinando una importante cantidad de recursos en su programa AI for Earth.

Esta iniciativa de Microsoft destina financiamiento a cuatro áreas que tienen que ver con el ambiente: agricultura, agua, biodiversidad y cambio climático. Al día de hoy, varios proyectos, ubicados en distintas partes del mundo, están usando esos recursos.

El constante mejoramiento y desarrollo de la IA está haciendo posible que hoy sea una realidad poder simular fenómenos meteorológicos a pequeña escala y su impacto, como las tormentas de viento.

Y a la vuelta de 10 años estará en manos de un número mayor de personas, con las sustanciales mejoras en la calidad de vida que eso supone.

Usos de la Inteligencia Artificial en los cuidados del medio ambiente

La IA no es solo un concepto o una definición. La Inteligencia Artificial son procesos que emplean miles de datos para darle respuesta a una necesidad o a una inquietud. La IA aplicada al medio ambiente puede ser usada en las siguientes actividades, aunque son solo una mínima parte de un amplio abanico. El desarrollo apenas comienza.

Con el uso de simuladores se pueden hacer proyecciones de cómo será utilizada el agua en determinada región, determinando oferta y demanda y de esta manera se puede llegar a tomar la mejor decisión.

Optimizar la producción de energía eléctrica a partir de recursos renovables, pasa por conocer los patrones de uso en los hogares o en las industrias. Los algoritmos de la inteligencia artificial son capaces de procesar una gran cantidad de datos y de hacer predicciones.

Joseph Cook, científico y explorador de National Geographic, está utilizando IA para analizar los datos provenientes de los satélites y observar cómo varían en el tiempo.

En la ciencia es vital crear o descubrir nuevos materiales con distinto fines. Uno de ellos es para almacenar o producir energía. No obstante esto puede resultar un proceso largo y lleno de incertidumbres. Con la IA se pueden diseñar y probar estructuras químicas y físicas de manera simultánea.

Gracias a la IA, los drones y las imágenes de satélite es posible que los bosques puedan ser vigilados de manera permanente y en toda su extensión. De esta manera se pueden frenar acciones de talas ilegales.

inteligencia artificial en el cuidado del medio ambiente
En la agricultura la IA permite diversificar los cultivos.

El proceso de enviar productos a escala global es muy ineficiente, debido a problemas inherentes a la misma actividad, como diferencia en destinos, diferencias en transporte y de mercancías. Con la IA se puede agrupar el mayor número de pedidos y reducir el número de viajes. Eso reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero.

En la actualidad, la agricultura se basa en monocultivos porque es más complejo tener en un solo terreno distintos cultivos con necesidades distintas que uno solo. Con la IA se podría predecir el comportamiento de las plantas y de esta manera poder variar los cultivos y reducir el uso de fertilizantes.

geoingeniería
Geoingeniería: ¿aliado o verdugo contra el cambio climático?

Para saber más, haz click sobre la imagen

El desarrollo de la Inteligencia Artificial aplicada al medio ambiente apenas empieza pero es deber de los gobiernos y las organizaciones promover su investigación y su uso para la protección de los recursos naturales, los ecosistemas y la biodiversidad.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: