CARGANDO

Tipo de búsqueda

Consumo ético Medio ambiente

La ganadería extensiva ayuda a conservar los ecosistemas

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

El actual modelo de consumo de alimentos privilegia de manera excesiva el consumo de carne. Seguir ese modelo no es saludable ni para ser humano ni para el ambiente. La ganadería extensiva es una forma de criar animales para el consumo que, no solo satisface los requerimientos nutricionales de la población sino que ofrece beneficios para los ecosistemas, los recursos naturales y mitiga las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera.

La ganadería extensiva ayuda a conservar los ecosistemas

La ganadería extensiva es la manera natural y tradicional de criar animales para el consumo. La historia de la humanidad está estrechamente ligada a la ganadería. Desde que el ser humano se asentó en el territorio buscó las maneras para valerse de los alimentos de manera segura y constante, con las especies animales, vegetales y los recursos que tenía a la mano.

Esta modalidad de ganadería aprovecha de manera eficaz los recursos con los que cuenta en el territorio y con las especies adecuadas, haciendo que la producción de alimentos sea sostenible y que genere importantes servicios medioambientales. Aunque la ganadería que más se conoce y la que más se usa es la ganadería intensiva, la forma sostenible y natural de criar ganado para el consumo es la extensiva.

Junto a la ganadería extensiva camina el pastoreo. Esta es la principal actividad de la ganadería extensiva, un noble trabajo que cumple un papel fundamental pues fortalece la relación del humano con el territorio y con la biodiversidad. El pastoreo además disminuye la cantidad de material vegetal que puede ocasionar incendios forestales.  

Mediante el pastoreo se preserva la identidad histórica, social y cultural de las regiones, lo que se traduce en una mayor cohesión y articulación territorial. La actividad pastoril crea un fuerte vínculo de la población con las áreas rurales.

Características de la ganadería extensiva

La perfecta y armoniosa integración entre humano, animal y entorno es la principal característica de la ganadería extensiva. Mientras la ganadería intensiva o industrial, modelo que prevalece en la industria de la alimentación, privilegia la rentabilidad de la actividad y busca maximizarla, la ganadería extensiva favorece la producción de alimentos de calidad para la población mientras protege el patrimonio natural, social y cultural.

Características de la ganadería extensiva
El manejo extensivo del ganado preserva la cubierta vegetal de los suelos.

La ganadería extensiva tiene entre sus principales características:

  • Uso sostenible de los recursos naturales

La ganadería extensiva es de vital importancia para mantener ciertos ecosistemas. Las prácticas tradicionales de la actividad permiten la preservación de la biodiversidad y del entorno. El manejo extensivo del ganado preserva la cubierta vegetal pues ayuda a diseminar las semillas y la materia orgánica fertiliza el suelo.

  • Alimentación natural

Los animales de la ganadería se alimentan exclusivamente de la vegetación que se encuentran a su paso. Aunque se puedan incluir otros alimentos, la dieta está sustentada en las hierbas y pastos que se encuentran en el territorio donde pastan.

  • Es una actividad modesta

La ganadería extensiva es una práctica que suele ser llevada por grupos familiares en zonas pequeñas, sin una infraestructura muy ambiciosa. El método de ganadería extensiva suele aprovecharse de zonas con poca productividad como las áreas montañosas.

  • Ganado autóctono

La mayoría de los animales empleados en la ganadería extensiva son propios de la región y los que no lo son, poseen características que les permiten adaptarse a las condiciones medioambientales.  

Ventajas de la ganadería extensiva

Aunque la ganadería de modalidad intensiva es la que predomina en la industria, la ganadería extensiva tiene ingentes ventajas tanto para el planeta como para el ser humano. Desde distintas instancias se defiende y se promueve frente al modelo de explotación ganadera que caracteriza a la industria cárnica, una de las más contaminantes.

Las ventajas de proteger esta práctica tradicional y natural, están relacionadas con lo ecosistémico, con lo social, lo cultural, sanitario y con un modelo de desarrollo sostenible. La cría extensiva de ganado es de un valor inestimable porque:

Ventajas de la ganadería extensiva
Las carnes provenientes de este tipo de ganadería se consideran productos de gran calidad.
  • Provee de alimentos de calidad

Esta es una de las principales ventajas de la ganadería extensiva. Aunque es poca la producción, las carnes provenientes de este tipo de ganadería se consideran productos de gran calidad, saludables y de alto y equilibrado valor nutricional. No son más caros si se tienen en cuenta sus múltiples beneficios para la salud humana.

  • Ayuda a preservar y restaurar los ecosistemas

Contribuye a enriquecer la biodiversidad. Gracias al ganado, los suelos se mantienen fertilizados puesto que los animales contribuyen a diseminar las semillas. La explotación racional del pasto permite una mejor utilización de los recursos que provee el suelo, pues se activa la actividad biológica de los suelos. Además, esta ganadería impide que se formen matorrales que puedan ser combustible de incendios forestales.

  • Tiene un valor cultural y etnográfico

La ganadería de modalidad extensiva conserva prácticas de gran valor cultural e histórico que acompaña a la actividad desde hace miles de años, como el uso de perros de pastoreo. La desaparición de la cría extensiva de ganado acarrearía la pérdida definitiva de un bien cultural. La ganadería extensiva además promueve la cohesión social y el arraigo a las regiones rurales.

  • Brinda un trato ético a los animales

Permite que el ganado esté en libertad, respetando sus ritmos, condiciones de vida y los comportamientos propios de sus especies. Al llevar una vida tranquila, en contacto con la naturaleza, los hace más productivos y menos dependientes de fármacos que perjudican no solo la salud del animal sino la del que consume su carne.

La cría extensiva recibe poco estímulo desde los distintos niveles de la administración pública y privada porque, según el modelo de consumo predominante, no es rentable este tipo de ganadería. Sin embargo, es necesario advertir que la ganadería y el consumo intensivo de carne no son sostenibles ni viables para el planeta. La industria cárnica es una de las que más contamina, a la par del transporte automotor global.

Evolucionar hacia otros estilos de alimentación y consumo, más conscientes, menos intensivos, más enlazados y comprometidos con el ecosistema, es una tarea urgente que la ganadería extensiva puede ayudar a concretar, de cara a un futuro sostenible.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas:

A continuación