CARGANDO

Tipo de búsqueda

Biodiversidad Medio ambiente

La Cuenca del Congo, una gran y valiosa desconocida

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on reddit
Share on telegram

En el corazón del África Central se encuentra ubicado lo que ha sido denominado como “el segundo pulmón del planeta”. Bañada por el río Congo, la Cuenca del Congo está considerada como un reservorio de biodiversidad de importancia vital para la vida en el planeta.

Nueve países comparten este tesoro: República Democrática del Congo, República del Congo, Angola, Burundi, Camerún, República Centroafricana, Ruanda, Tanzania y Zambia.

La Cuenca del Congo es una enorme y valiosa reserva de biodiversidad

La Cuenca del Congo está catalogada como el segundo macizo de bosques tropicales más importantes del mundo, antecedido solo por la gran selva amazónica. Junto a la Amazonía, la Cuenca del Congo es una poderosa arma para combatir el cambio climático por la cantidad de CO2 que absorbe y almacena en sus bosques.   

Sus 200 millones de hectáreas de extensión constituyen el principal recurso forestal del continente africano. Su biodiversidad es de una riqueza inestimable para el desarrollo de esa parte del mundo, aunque sus servicios son fundamentales para toda la Tierra.

El inventario hasta ahora levantado de su diversidad biológica está compuesto por 10.000 especies de plantas superiores, de las cuales 3.000 son endémicas; 600 especies de árboles para madera de construcción; 1.000 especies de aves; 900 especies de mariposas; 280 especies de reptiles y 400 especies de mamíferos, entre los que se encuentran varias especies amenazadas de extinción como los grandes gorilas de los llanos y los chimpancés.

La escasa prensa de la Cuenca del Congo

Toda esta riqueza y su importancia para la supervivencia de la vida en el planeta a menudo son ignoradas. A mediados de 2019, mientras ardía el Amazonas y los Gobiernos de Bolivia y Brasil estaban en la primera línea informativa, los satélites de la NASA mostraban que en el África central había un mayor número de incendios. Fue muy poca la audiencia para esa realidad. La cuenca del Congo es la gran desconocida de la biodiversidad.

La biodiversidad de la Cuenca del Congo es muy valiosa
La riqueza de diversidad biológica de la Cuenca del Congo incluye varias especies en peligro de extinción.

Muchos especialistas aseguran que los incendios de la Amazonía y los del Congo no son comparables pues obedecen a razones distintas. Que los incendios forestales en África sean más numerosos no quiere decir que sean más graves. Aseguran quienes observan este fenómeno, que los incendios en las selvas del Congo son controlados y que no se dan necesariamente en los bosques húmedos, muchos son en los grandes pastizales de la zona y tierras de cultivo.

Los que alegan que los incendios del Congo no deberían ser motivo de alarma afirman que son casi “tradicionales”. Se observan todos los años antes del período de lluvias y son provocados por los mismos agricultores para preparar los terrenos para la siembra. El método de tala y quema para la siembra tiene muchos adeptos pues es económico, ayuda a eliminar posibles plagas y las cenizas que quedan son fuente de nutrientes para los cultivos nuevos.

Incluso las autoridades gubernamentales de algunos países que tienen jurisdicción sobre la Cuenca del Congo advierten que no se debe crear alarma con los incendios que se producen en los bosques de la selva ecuatorial. El gobierno de Angola emitió un comunicado donde advertía que hacer comparaciones con los incendios del Amazonas podría incentivar una tergiversación de la realidad.     

Sin embargo, muchos ambientalistas y organizaciones de dilatada trayectoria han levantado su voz de alerta para que la Cuenca del Congo sea un tema que ocupe las agendas medioambientales más urgentes.

La masa de diversidad biológica que albergan las selvas, montes y bosques del pulmón vegetal africano son fuente de riqueza económica y medioambiental, no solo para el África sino para la humanidad en su conjunto. La Cuenca del Congo es un gran regulador de las temperaturas y sin sus servicios ecosistémicos la lucha contra el cambio climático sería inviable.

La Cuenca del Congo tiene quien la defienda

Diversa organizaciones como Greenpeace o el Centro para la Investigación Forestal Internacional (CIFOR), junto a expertos científicos y ambientalistas financiados por la Unión Europea, tiene muy claro el rumbo que deben tomar las acciones en defensa de los grandes bosques del África Central. La vida de las comunidades que se encuentran asentadas en esos territorios, la biodiversidad y la vida del planeta dependen de acciones urgentes.

Cómo preservar la cuenca del Congo

Las causas por las que se pierden grandes extensiones de bosques y de biodiversidad en la Cuenca del Congo son varias. En primer lugar, la tala de orden industrial para exportar especies madereras hacia grandes centros industriales en Europa y Asia. Luego, las poblaciones locales también llevan a cabo talas para conseguir carbón, principal fuente de combustible del África subsahariana. Al final, la industria alimentaria y pequeños agricultores aplican el sistema de tala y quema para el cultivo de alimentos y productos para la industria como la palma aceitera.

Hay que resaltar el hecho de que, según fuentes de Greenpeace, la mayoría de la explotación forestal que se lleva a cabo en las selvas del Congo es ilegal. Algunas veces la actividad relacionada con los bosques se lleva a cabo en un contexto de violación de leyes, explotación laboral, violación de derechos humanos, corrupción y conflictos bélicos.

Ofrecer soluciones a una realidad tan variopinta, tan heterogénea, no es sencillo. Además, el factor geográfico es determinante. Son extensiones de territorio que abarcan varios países, cada uno con sus particularidades.

Sin embargo, algunas organizaciones ambientalistas han ofrecido algunas premisas que pudieran aliviar la inmensa presión que se ejerce sobre este tesoro medioambiental.

  • Declarar amplias zonas de la selva como áreas protegidas.
  • Obligar a las empresas a no importar madera proveniente de la explotación ilegal.
  • Involucrar a las poblaciones locales en la gestión de las zonas protegidas.
  • Involucrar y comprometer a las grandes empresas de alimentos que utilizan el aceite de palma para desarrollar cultivos sostenibles.
  • Promover entre las industrias manufactureras la necesidad de no comprar materia prima procedente de la deforestación.
desertificación del suelo
Causas y Consecuencias de la Desertificación

Para saber más, haz click sobre la imagen

La escasa difusión de la realidad ambiental en la Cuenca del Congo también atenta contra su integridad. Desde algunas organizaciones ambientalistas y entes gubernamentales se hacen estudios y monitoreo de las zonas en peligro, pero poco se conoce. Es necesario correr el velo para que el mundo, principal beneficiario del segundo pulmón vegetal, se vuelque hacia el África Central.

Más Artículos Interesantes

Etiquetas: