CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación Contaminación de los ríos Contaminación marina

La contaminación en el Mar Negro es grave, pero puede ser revertida

Algunas voces lo han calificado como el “basurero” del sureste de Europa. Quizá su ubicación, rodeado por seis países de Europa y Asia, haya agravado la crisis de contaminación que actualmente vive el Mar Negro.

Contaminación en el Mar Negro

La situación de contaminación marina en esta región es conocida y divulgada desde hace años. Ya a mediados de la década de los 80, las autoridades políticas y medioambientales advertían de la creciente degradación de este importante cuerpo de agua salada.

Es tan grave la afectación ecológica en el Mar Negro que algunos científicos hablan de grandes extensiones completamente muertas. Son unos 40.000 kilómetros cuadrados de mar donde los bajos niveles de oxígeno hacen imposible que la vida prospere.

El Mar Negro une por vía marítima a seis países de la región euroasiática que se distribuyen de la siguiente manera. Al sur de sus aguas está Turquía. Bulgaria y Rumanía al oeste, Ucrania al norte y Rusia y Georgia se ubican al este.

Esta localización ha favorecido que al Mar Negro lleguen, por vía de los ríos que desembocan en él, una cantidad enorme de desechos agrícolas e industriales del sureste de Europa. En concreto, son tres los ríos que vierten en el Mar Negro toda la contaminación que arrastran en sus aguas:

  • El Dniéper, que nace en Rusia y fluye a través de Bielorrusia y Ucrania
  • El Dniéster, que discurre entre Moldavia y Ucrania
  • El Danubio, que recorre diez países de Europa antes de tributar en el Mar Negro

Este último, es su principal verdugo. El Danubio es uno de los ríos más contaminados del mundo. Atraviesa unos 2.800 kilómetros de extensión desde el sur de Alemania, donde nace, y en su recorrido va recibiendo y arrastrando los vertidos de granjas, fábricas y grandes capitales de Europa.

La avalancha de desechos

Durante más de medio siglo, el Mar Negro, a través de los ríos, ha estado recibiendo un flujo constante de material contaminante. Aunque se comunica con el Mediterráneo a través del estrecho del Bósforo, es muy poca el agua salobre fresca que recibe. En cambio, es abundante el agua dulce que recoge de los ríos que le tributan.

El Mar Negro tiene más basura que el Mediterráneo
La basura que se observa en el Mar Negro es mayor que la del Mar Mediterráneo.

Según el Banco Mundial, a partir de la década de los 60, el uso de fertilizantes hechos a partir del nitrógeno se quintuplicó. Esto provocó que se desencadenara un proceso de eutrofización.

La escorrentía cargada de nutrientes de las granjas, así como las aguas residuales de las ciudades, es la principal causa de la eutrofización que se da sobre la plataforma noroeste del Mar Negro. Este es uno de los procesos de contaminación más importante que sufren los ríos, lagos, balsas y embalses.

Se inicia cuando el agua se llena de un exceso de nutrientes, principalmente fósforo y nitrógeno, procedentes de actividades desarrolladas por los humanos como la agricultura o la ganadería. La abundancia de nutrientes provoca el crecimiento plantas y microorganismos que, en su etapa de crecimiento y putrefacción, demandan una gran cantidad de oxígeno y aportan igualmente una buena cantidad de fango.

A todo este panorama también se suma la contribución de otros ríos locales. Estos transportan la contaminación de vertederos que se encuentran próximos al Mar Negro. Tal es el caso de Batumi, un inmenso basural que está ubicado al oeste de Georgia, a tan solo unos 300 metros de la costa.

En el año 2019, un grupo de científicos pertenecientes a Emblas Plus, un proyecto que vigila de manera permanente las aguas del Mar Negro, advertía que la cantidad de desechos flotantes por kilómetro cuadrado era casi el doble de la que se observa en el Mediterráneo.

Sanar el Danubio para salvar al Mar Negro

A pesar de su idealización en un conocido vals de Strauss, el Danubio no es azul y es uno de los ríos más contaminados del mundo. Antes de fundirse con el Mar Negro, el río y sus afluentes atraviesan 17 países que vierten residuos en sus aguas. Por este motivo, desde hace dos décadas, el icónico río es objeto de un intenso programa de limpieza y recuperación.

Con la caída Muro de Berlín en 1989, y la posterior disolución del bloque soviético, fue más sencillo articular estrategias medioambientales que antes, por razones políticas, no podían materializarse.  

Gracias al esfuerzo de distintos colectivos y organismos multilaterales se ha logrado invertir una importante cantidad de recursos, destinados, principalmente, a plantas de tratamiento de aguas residuales a lo largo del Danubio. En este proyecto de rescate intervienen el Banco Mundial, la Unión Europea y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Un ejemplo es la planta de tratamiento de aguas servidas que funciona en Budapest, Hungría. Tal como lo reseña BBC, hasta el año 2010, todas las aguas servidas se vertían directamente al Danubio sin ningún tipo de tratamiento. Luego de la construcción de la planta de tratamiento, cerca del 95% de las aguas residuales se tratan biológicamente antes de enviarlas al cauce fluvial.

Una lenta recuperación

Según la Comisión Internacional para la Protección del Danubio, la Unión Europea ha jugado un papel clave en la recuperación del extenso río. Las normas de la organización europea vinculan el otorgamiento de recursos financieros a los nuevos estados miembro con el cumplimiento de medidas ambientales.

De esta manera, se ha logrado que el Danubio muestre signos de recuperación.

El rio Danubio contamina el Mar Negro
Sanear el Danubio a lo largo de todo su recorrido, es fundamental para salvar la vida en el Mar Negro.

Buzos que llevan a cabo incursiones en la plataforma noroccidental del Mar Negro aseguran haber visto algunas señales del regreso del alga roja. Esta especie de alga, fundamental en la recuperación de la vida marina, solía ser muy abundante en el Mar Negro. Hoy en día, al menos en lo visual, se observa más presencia del alga.

Aunque hay motivos para creer en la recuperación, todavía en muy pronto para hablar de un éxito definitivo. Los expertos se muestran cautelosos con los avances. La contaminación en el Mar Negro aún persiste y los ecosistemas están seriamente afectados, por lo que advierten que los esfuerzos que se han venido haciendo por la recuperación deben ser reforzados.

Etiquetas: