CARGANDO

Tipo de búsqueda

Contaminación Contaminación marina Microplásticos

La contaminación con plástico no se detiene y urge mejorar su manejo

Es un material omnipresente. No hay sitio donde no esté. Incluso, gracias a la acción de los seres humanos, está presente en la naturaleza, donde produce estragos. La contaminación con plástico no se detiene, muy por el contrario, estamos lejos, y mucho, de ponerle fin a la presencia de los polímeros en los océanos y en sus ecosistemas.

La contaminación con plástico no se detiene

El plástico supuso un invento muy importante porque su versatilidad, su comodidad y su precio, lo convirtieron en el favorito de la industria de productos de todo tipo. Lamentablemente no se previó la forma en la que se gestionaría su disposición al final de su vida útil.     

Aunque se observan ciertos avances, y los gobiernos y empresas anuncian y exhiben serios compromisos para eliminarlo, la guerra contra el plástico se está perdiendo. Se calcula que cada año, 11 millones de toneladas métricas de plásticos llegan a los océanos.

Un informe de finales del año 2020, elaborado por la organización PEW Trusts, denominado Rompiendo la Ola de Plástico, reveló que con las actuales políticas y medidas en contra del plástico, para el año 2040 solo se logrará reducir un 7% el volumen de plásticos que recalarán en las aguas marinas y sus ecosistemas. Una noticia, sin dudas, desalentadora.

¿Qué se puede hacer frente a este escenario? Los autores del estudio afirman que es necesario abordar cambios sustanciales, de orden sistémico. La respuesta al problema del plástico no puede ser solo la eliminación o el reciclaje. Se hace urgente dar un paso más audaz. Hay que eliminar gradualmente su uso y su producción, que se tiene previsto que aumente en los años que están por venir.

Un problema de múltiples aristas

En las conclusiones del estudio, los autores aclaran que abordar la contaminación por plástico no es una vía unívoca. Si se llegara a reducir el uso de plástico de manera radical, se corre el riesgo de aumentar la producción de otros materiales como papel o vidrio, que también tienen un costo medioambiental, sobre todo en emisiones de CO2, que no se debe despreciar.

El plástico sigue llegando a los mares
A pesar de que se recicla, el plástico seguirá llegando al mar porque hacen falta medidas más audaces.

Es necesario hallar un punto de equilibrio que consiga mejorar el reciclaje, ampliar la recolección de residuos y optimizar las plantas de eliminación para que no ocurran fugas de plástico. El sistema de clasificación de residuos también debe ser repensado y redimensionado porque hasta ahora no ha dado los resultado que se esperan de él.

El proceso de clasificación es muy importante pero es tan solo una parte de la solución a la contaminación con plástico. Se debe ir un poco más allá de clasificar los desechos según el polímero o si es adecuado para alimentos o no, si lo que queremos es mejorar la gestión de los materiales de corta duración.

Es urgente que se fabriquen productos que sean sencillos de reciclar para las empresas que se encargan de esa labor. Para que eso sea posible, hay que dejar de lado los envases considerados difíciles de reutilizar. De igual manera, es conveniente que se optimice la composición del plástico, eliminando pigmentos y favoreciendo el uso de adhesivos y etiquetas fácilmente removibles.

No basta con clasificar

Independientemente de que se afinen los procesos de clasificación, es necesario que el plástico se pueda reutilizar de manera adecuada. Para tal fin, se requiere que la tecnología para la compresión, filtración y descontaminación del plástico sea de vanguardia.

Para hacer un mejor uso de los residuos de plástico, es importante que se puedan transformar en monopolímeros reciclados de alta calidad, para de esta forma, usarlos en la industria. Por ejemplo, las marcas y pequeños comerciantes de alimentos necesitan del plástico reciclado para sus productos.

¿Por qué? Porque las futuras leyes en materia ambiental, en distintas partes del mundo, van a penalizar férreamente el uso de plástico virgen o el plástico de un solo uso. Para que las empresas puedan cumplir con las nuevas normativas, será necesario que cuenten con plásticos reciclados aptos para alimentos, como el PET, el HDP y el polipropileno.

Esto debe hacerse ya

Los responsables del estudio advierten con insistencia que las medidas que sugieren no admiten dilaciones. El momento en ahora. Si se retrasa cinco años más la toma de medidas, para el año 2040 llegarán unas 80 millones de toneladas adicionales de plásticos a los océanos, de las que se tienen ya previstas, que serán unas 248 millones de toneladas.

Es necesario mejorar el manejo de los residuos pláticos
No es posible gestionar el plástico con medidas aisladas, es un problema que compete a muchos actores.

Para que el fondo marino no siga siendo el vertedero del plástico de las industrias, es necesario hacer lo que los investigadores del estudio llaman Un Cambio de Sistema. Esto se logra aplicando la tecnología y las soluciones que ya existen, de manera concertada, ambiciosa e inmediata.

No existen recetas que funcionen de manera aislada. Todas las propuestas deben formar parte de un conjunto más complejo. Es necesario reducir el uso del plástico, ampliar y reforzar la recogida de los residuos del material, así como mejorar el reciclaje, usar materiales biodegradables e incentivar a los consumidores a reutilizar materiales.

Hacer un abordaje audaz de un cambio en el sistema de manejo del plástico traerá beneficios sociales y económicos que son necesarios. Se crearán unos 700.000 puestos de trabajo en todo el mundo y mejorará la salud de millones de trabajadores de la recolección y el reciclaje de residuos, sobre todo en los países más pobres.

La contaminación con plástico no se detiene y es urgente que se cambie el paradigma desarrollista y derrochador del actual sistema. Lograr que se reduzca en un 80% la cantidad de plástico que se desecha en los océanos, requiere que el sector empresarial y económico, así como los políticos y sus gobiernos remen en un mismo sentido.

Etiquetas: